El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE EL CINE EN LISTAS PALOMITRÓN COMPROMETIDO REDACTORES

15 SECUNDARIOS LGTB QUE MERECEN SU PROPIA PELÍCULA

El próximo 28 de junio es el Día Internacional del Orgullo LGTB y, para celebrarlo, en El Palomitrón hemos querido recopilar los 15 secundarios LGTB que merecen su propia película. Los comienzos fueron tardíos y complejos pero a partir, sobre todo, de los años 90 la aparición de personajes LGTB (mayoritariamente hombres gays) en el cine fue siendo cada vez más común. En la actualidad, esa representación se ha diversificado y la visibilidad es mayor, aunque aún insuficiente y de dudosa calidad (véanse los casos de La bella y la bestia (2017) o Vengadores: Endgame). A pesar de ello, todo indica que Hollywood, y el cine en general, va por el buen camino y prueba de ello son algunos de estos grandes personajes secundarios LGTB del cine que, por un motivo u otro, se han quedado en nuestra cabeza y son motivo de celebración.

ERICH. EL EXPRESO DE MEDIANOCHE (ALAN PARKER, 1978)

El cine de los años 70 comenzó a realizar, todavía de forma muy velada, concesiones al público LGTB con personajes gays. La década empezó con la película Los chicos de la banda, la primera producción con personajes homosexuales que no terminaba con desenlace fatal para ellos ni pagaban consecuencias por su orientación sexual, como era y seguiría siendo habitual en el cine americano durante las décadas siguientes. Otras películas canónicas del cine de los años 70, tan pegado a la realidad como sabemos que era, también optaron por incluir (en las subtramas) personajes o secuencias en las que el foco se ponía en personajes gays, como Cabaret, All That Jazz o, de la que venimos a hablar, El expreso de medianoche.

En esta película, cuyo guion firma Oliver Stone basado en la autobiografía de Billy Hayes, el protagonista y su compañero de prisión Erich comparten una única escena en la que los besos casi se tienen que intuir tras una pantalla de vapor. En los momentos finales de dicha escena, Billy rechaza seguir con la relación (el verdadero Billy Hayes reconoció que sí existió una relación consentida, pero los estudios declinaron mostrarlo en pantalla) y lo siguiente que sabemos es que Erich consigue su ansiada libertad. ¿Qué sería de él después de salir de aquella prisión en esos años? Erich es el primer gran secundario LGTB que consideramos merecer su propio spin-off.

IDGIE Y RUTH. TOMATES VERDES FRITOS (JON AVNET, 1991)

Tomates verdes fritos 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

Está bien, sabemos que en Tomates Verdes Fritos no se reconoce en ningún momento la relación lésbica entre Idgie y Ruth, pero tampoco se confirma en ningún momento el canibalismo en la película y bueno… el secreto está en la salsa, ¿no? La realidad es que sí mantuvieron un romance las dos jóvenes de la película, absolutamente explícito en la novela en la que se basa y camuflada en el film con una pelea de rebozados en la cocina. La autora de la novela, Fannie Flagg, y las dos actrices, Mary Louis Parker Mary Stuart Masterson, trataron de presionar al director y a los productores para que se evidenciara mucho más el amor que había entre ellas, pero terminaron por no ceder.

Nos encantaría poder ver una película propia de los dos personajes (o al menos de una de ellas, Idgie) y poder decir una vez más ese grito de guerra y de empoderamiento que ya es historia del cine: ¡TOWANDA!

SIMON. MEJOR… IMPOSIBLE (JAMES L. BROOKS, 1997)

Greg Kinnear 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

Llega 1997 y consigo, el primer personaje secundario LGTB “de tres dimensiones” y alejado de estereotipos. Simon de Mejor… Imposible supone el primer acercamiento real de Hollywood a la representación de hombres gays y permitirles hablar al gran público de los problemas que les toca vivir. Simon, al que da vida un impresionante Greg Kinnear, no se libra de la tragedia común de personajes similares dentro del cine. Tiene que ver cómo, tras sobrevivir a una desgracia que le pasa factura física y económicamente, se ve obligado a regresar a casa de sus padres para pedirles dinero. El viaje que emprende junto a los protagonistas de la película, Jack Nicholson y Helen Hunt, será una de las mayores delicias que nos ha dejado el género de la comedia romántica. No nos importaría, en absoluto, que Greg Kinnear (que recibió una nominación al Oscar por su interpretación de Simon) volviera a ponerse en la piel del entrañable pintor para rodar una película en solitario y robar nuestros corazones una vez más.

GEORGE. LA BODA DE MI MEJOR AMIGO (P.J. HOGAN, 1997)

Julia Roberts 15 secundario LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

Se tuvo que esperar hasta el año 1997, pero por fin ocurrió. La comedia romántica protagonizada por Julia Roberts nos regaló al primer personaje gay de una producción de Hollywood al que las cosas le iban bien. A finales de la década de los 90, el cine hizo un pequeño paréntesis en la representación de la homosexualidad dentro de la marginalidad, la homofobia y la profunda crisis del sida del momento, y nos dio a Rupert Everett en la piel de George, el amigo gay de la protagonista que se adueñó de la película.

El personaje gustó tanto en los pases de prueba, que los espectadores pedían más escenas suyas. Finalmente se les concedió y hasta se cambió el final original de la película por el que conocemos en la actualidad.

AGRADO. TODO SOBRE MI MADRE (PEDRO ALMODÓVAR, 1999)

Antonia San Juan 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El palomitrón

“(…) Porque una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”. Eso fue todo lo que necesitó Agrado para pasar a la historia del cine, un precioso y divertido monólogo sobre su vida que Pedro Almodóvar basó en un experiencia personal real. Antonia San Juan interpretó a esta mujer transexual de la obra maestra del realizador manchego con una humanidad, un sentido del humor y una verdad que raramente se ven en el cine. Aún nos rasgamos las vestiduras al recordar la decisión de la Academia de cine español de ignorar una interpretación  y un personaje tan adelantados a su tiempo.

CRISTINA Y MARÍA ELENA. VICKY CRISTINA BARCELONA (WOODY ALLEN, 2008)

Penélope Cruz 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

¡Cómo lo sabíamos, cómo lo sabíamos! No nos podíamos olvidar de la representación de la bisexualidad que hace Woody Allen en Vicky Cristina Barcelona. En esta loca historia de amor y relaciones abiertas, María Elena (Penélope Cruz en un personaje ya legendario) y Cristina (Scarlett Johansson) son las encargadas de dar la visibilidad en una película que, si bien no es del todo redonda, resulta imprescindible incluir en este listado y entre lo mejor de Allen en el nuevo siglo.  El apasionado romance con Juan Antonio (Javier Bardem), la sensual escena en la sala de revelado y los desvaríos varios del personaje interpretado por Penélope Cruz al grito de “¡Niñata de mierda!” aún resuenan en nuestra cabeza.

WALLACE. SCOTT PILGRIM CONTRA EL MUNDO (EDGAR WRIGHT, 2010)

Michael Cera 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

Si has visto Scott Pilgrim ya conocerás a Wallace Wells, el amigo y compañero de piso del protagonista de la película de Edgar Wright. Estamos ante un robaescenas de manual, con los mejores gags y, aunque breves, los mejores momentos de la película. Por supuesto que nos encantaría ver una película entera dedicada a este pintoresco donjuán, incluso una serie de varias temporadas, y si puede ser con la aparición especial de Scott Pilgrim pues mucho mejor. El tándem que forman estos dos nos ofreció momentos desternillantes. La escena en la que Wallace trata de cubrir al protagonista mientras que este escapa por la ventana es un prodigio de la comedia que debería reivindicarse mucho más.

LILY. CISNE NEGRO (DARREN ARONOFSKY, 2010)

Mila Kunis 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

Ya fuese realidad o una fantasía dentro de la cabeza de la protagonista de la gran obra de Darren Aronofsky, el caso es que no podíamos dejar de incluir en nuestro artículo a Mila Kunis en la piel de Lily. Aunque el personaje y sus motivaciones se desarrollan perfectamente en el asombroso guion del cineasta, la verdad es que sería una maravilla poder conocer la historia completa de Lily, cuya bisexualidad en pantalla podría ser un regalo en relación a la representación en el cine.

PATRICK. LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO (STEPHEN CHOBSKY, 2012)

En unos años en los que el cine adolescente había encontrado su lugar seguro (y rentable) en franquicias de género fantástico, relativamente inocentes y superficiales como Harry Potter, Los Juegos del Hambre y, sobre todo, la saga Crepúsculo, de repente aparece una pequeña película llamada Las ventajas de ser un marginado… y nos da un guantazo de realidad. La dureza de esta película protagonizada por Logan Lerman (aún resulta increíble que a este actor no le den más trabajo en cine después de su interpretación de Charlie) sorprendió a muchos. Parecía que las películas sobre adolescencia y coming-of-age podían regresar a su máximo esplendor como lo habían hecho con John Hughes en los 80.

La película, basada en el libro de Stephen Chobsky (también guionista y director), nos regala a uno de los personajes LGTB más importantes del cine contemporáneo: Patrick, interpretado por Ezra Miller (actuación que le valió más de un premio). Hay muchos motivos para querer una película del Patrick de Las ventajas de ser un marginado: es uno de los pocos hombres gays representados por el cine mainstream que se aceptan como son, está orgulloso de ser quien es y no es castigado por ello. No se salva, eso sí y desgraciadamente, de peleas en el instituto comenzadas precisamente por Brad, su pareja aún en el armario, que es la persona que realmente le corta las alas y le impide ser plenamente libre.

Ojalá más personajes como Patrick en el cine adolescente y en el cine comercial. Películas como esta o Con amor, Simon pueden ayudar a conseguir un cambio y a marcar una diferencia muy importante.

RAYON. DALLAS BUYERS CLUB (JEAN-MARC VALLÉE, 2013)

Desde el primer instante en que descorre la cortina de la habitación de hospital para hablar con Ron Woodroof, todos caímos rendidos al carisma y la presencia de Rayon, la mujer trans que acompañará al protagonista en su lucha por encontrar un fármaco que actúe contra el virus del VIH. Jared Leto recibió todos los premios habidos y por haber por interpretar a este inolvidable personaje, incluyendo el Oscar a Mejor Actor de Reparto, uno de los más incontestables de los últimos años. Tanto la secuencia del encuentro con su padre como su última escena en la película nos siguen poniendo los pelos de punta.

ABBY. CAROL (TODD HAYNES, 2015)

Sarah Paulson 15 secundarios LGTB que merecen su propia película - El Palomitrón

En la extraordinaria película de Todd Haynes, Sarah Paulson interpreta a Abby, la mejor amiga y confidente del personaje que da nombre a la cinta y que da vida Cate Blanchett. Abby, una especie de Pepito Grillo de Carol, le escucha y aconseja sobre su situación con su marido y su reciente romance con la joven Therese en una época donde su amor estaba tristemente prohibido. Paulson reconoció en su momento que las apariciones de Abby en la película eran escasas, pero que la fuerza y la importancia del personaje eran tan grandes que podía llegar a descubrir mucho de sí misma si decidía entrar a formar parte de ella. Y menos mal. Ahora puede que sea el momento adecuado para contar la historia completa de Abby y darle al personaje lo que realmente se merece.

GILES. LA FORMA DEL AGUA (GUILLERMO DEL TORO, 2017)

Giles, el hombre que nació demasiado tarde o demasiado pronto para vivir su vida. En la película ganadora del Oscar de Guillermo del Toro, este entrañable anciano es el encargado de ayudar a su vecina y mejor amiga Elisa a salvar al amor de su vida, una criatura marina cautiva. Richard Jenkis es el encargado de dotar de una impresionante humanidad a Giles y contarnos con apenas presencia en pantalla la historia completa de este secundario. Un hombre homosexual, ex alcohólico y dibujante de profesión, que está todavía en el armario y que encuentra demasiadas dificultades en su entorno para conseguir alcanzar la felicidad que se merece. Giles, que es el narrador de esta relectura de La Bella y la bestia, es sin duda uno de esos personajes secundarios que, no solo se merecerían su propio film, se merecerían una saga entera de películas.

MILAGROS. LA LLAMADA (JAVIER AMBROSSI Y JAVIER CALVO, 2017)

Desde el convento de Entre Tinieblas de Pedro Almodóvar, el cine no había visto unas monjas iguales hasta que llegó La Llamada. En la película de Javier Calvo y Javier Ambrossi, Milagros, el personaje interpretado por Belén Cuesta, descubre su verdadero camino en la vida cuando las cuatro protagonistas del film se quedan solas en el campamento La Brújula y Dios comienza a aparecerse cantando por Whitney Houston.

TULLY (JASON REITMAN, 2018)

Ya, ya sabemos lo que estáis pensando: “¿Tully? ¿Secundaria? Pero si el título de la propia película lleva su nombre…”  Al incluir aquí al personaje de la cinta de Jason Reitman, no nos estamos refiriendo al interpretado por Charlize Theron, sino a la Tully adolescente que da vida Mackenzie Davis. En el film, hasta llegar al esperado desenlace, se nos van dando pistas sobre quién es la niñera que acude al rescate de Theron para cuidar a sus hijos y salvarla a ella de la profunda depresión en la que se encuentra. La bisexualidad del personaje y su relación con el presente son unas de las pocas alegrías que el cine nos ha dado en referencia a la B de LGTB.

JACK. ¿PODRÁS PERDONARME ALGÚN DÍA? (MARIELLE HELLER, 2018)

Richard E Grant 15 secundarios que merecen su propia película - El Palomitrón

Quizá sea el último gran secundario LGTB que nos ha dado la pantalla grande. Jack Hock, un bohemio charlatán y caradura que, a pesar de provocar una cierta antipatía al espectador, logra igualmente transmitir compasión hacia él. Se trata de un hombre enfermo de sida que se encuentra en la última etapa de su vida y que, junto a la protagonista de ¿Podrás perdonarme algún día? Lee Israel (gloriosa Melissa McCarthy, también en un papel LGTB), intenta (sobre)vivir dignamente, cueste lo que cueste.  Richard E. Grant da vida a este singular personaje y es el responsable de las lágrimas derramadas por todos nosotros en su magnífica última escena del film.

Estos son solo algunos de los grandes secundarios LGTB que merecen su propia película. Nos dejamos en el tintero personajes icónicos de los que nos hubiera gustado saber más como Steve Carell en Pequeña Miss Sunshine, Ed Harris en Las Horas, Andrew Scott en Pride, Lucas Hedges en Lady Bird, André Holland en Moonlight, Damian de Chicas Malas, varios secundarios de El diario de Bridget Jones, “Blue” de Con amor, Simon… Haciendo balance, queda mucho por hacer en cuanto a representación LGTB en el cine, en comparación con la de las series de televisión, por ejemplo. La que hay en cine es escasa, mayoritariamente negativa y desigual, quedándose los personajes lésbicos, trans y bisexuales muy por detrás de los gays. Con esta reflexión hecha, no nos vamos a quedar con mal sabor de boca. Celebremos los grandes secundarios que ya tenemos y confiemos con esperanza en que el cine nos tiene preparados muchos más personajes e historias de representación y visibilidad.

Víctor Vargas

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.