El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

Maratón de series - El Palomitrón
DOSSIER SERIES REDACTORES SERIES

ESTRENO SEMANAL O MARATÓN DE SERIES: ¿CUÁL ES LA MEJOR ESTRATEGIA?

¿Solo están los dos primeros episodios? Me espero a que esté completa. Probablemente hayas escuchado esta expresión de tu propia voz o en boca de alguien cercano. El “efecto Netflix“, más conocido como binge-watching (atracón de visionado o maratón de series, en este caso), ha revolucionado la forma de consumir contenidos televisivos, especialmente de ficción. En palabras de Elena Neira, autora del libro Streaming wars (Libros Cúpula), cuando antes éramos capaces de pasar años para averiguar quién había cometido un determinado crimen, “ahora, sin embargo, vemos temporadas completas en apenas un fin de semana, toleramos pésimamente el aplazamiento y la permanencia del programa en nuestras conversaciones y nuestra memoria es casi tan fugaz como el tiempo que destinamos a verlas“.

El concepto del fast food llevado al audiovisual parecía imponerse como modelo único ante el efervescente y aplastante dominio de la industria del streaming por parte de Netflix. Pero en los últimos años y, gracias a la llegada de nuevos actores a la industria, nos situamos cada vez más lejos de la pauta única. ¿Cuál es la mejor estrategia de emisión, el estreno semanal o el maratón de series? ¿Cómo se enfrenta la ficción española a los nuevos modelos de consumo? Y la eterna pregunta sin clara respuesta: ¿Qué futuro tiene la ficción en la televisión lineal? 

No hay modelo de éxito seguro

La casa de papel máscara Dalí

Nadie es ajeno al éxito global de series españolas como La casa de papel y Élite, ambas de Netflix y, por tanto, con todos los episodios de sus temporadas estrenados de golpe. En el caso de la primera hay cierta trampa: estrenada en primer lugar por Antena 3, su popularidad en la plataforma de Reed Hastings fue progresiva y el boca a boca fue fundamental para convertirse en el fenómeno que es hoy y empujar a Netflix a producir nuevos episodios. Con dos temporadas completas para enganchar a los espectadores y sin la presión de ser un contenido creado por la plataforma, el éxito de la serie de Álex Pina pilló desprevenida a una compañía que, según Neira, mide los datos “los siete días siguientes al estreno hasta 28 días después”. Si no enganchas rápido, acabarás diluido en ese océano de contenidos que es la interfaz de la app. Lógicamente, Netflix no es la fábrica de los huevos de oro: poca gente recordará dentro de unos años títulos como Hache o Días de navidad, e incluso la siguiente serie de Álex Pina (White lines) no pasó de la primera temporada. 

Del lado contrario, plataformas como HBO España o Atresplayer Premium apuestan mayoritariamente por el modelo de emisión semanal. En 2020 ambas han alojado dos de las grandes series-evento de los últimos años: Patria y Veneno. La primera, emitida de septiembre a noviembre, se convirtió en el contenido más visto del año en la plataforma. El caso de Veneno fue más particular: con un rodaje interrumpido por la crisis del COVID-19, entre el estreno del primer y el tercer episodio pasaron 6 meses. Lejos de despistar a la audiencia, el grupo consiguió que cada episodio en sí mismo se convirtiera en un evento. José Antonio Antón, Director Adjunto de Contenidos de Atresmedia, se refería a este asunto en la última rueda de prensa de contenidos de la plataforma: “Al no tener un volumen de contenidos salvaje, parte de nuestra estrategia es elegir muy concretamente los proyectos donde nos metemos y cuidarlos muy mucho. Cada lanzamiento, cada episodio tiene su propia promoción porque pensamos que el espectador tiene más tiempo de degustarlo, de comentarlo y de generar ese evento. Donde más lo vimos, y no fue nuestra intención (refiriéndose a las circunstancias sanitarias), fue en Veneno”. En el principio de sus declaraciones está la clave del asunto: Atresmedia no puede competir en volumen de producción con Netflix y la única forma de contar con contenidos de estreno cada semana es recurrir a la emisión semanal. Su modelo diferencial respecto al resto: elegir el domingo como día de estreno de contenidos frente al viernes. Cuando llega un nuevo episodio de Alba o La cocinera de Castamar es probable que ya te hayas tragado entera El inocente (Netflix). Las dos primeras volverán la próxima semana; la tercera, no.

Candela Peña - El Palomitrón

Otros operadores como Apple TV o Disney+ (de momento sin producción propia en España) también recurren a la estrategia de emisión semanal, no precisamente por falta de capacidad. Sus plataformas de streaming son una pieza más en su engranaje industrial: el contenido es una vía para que compres sus dispositivos o su merchandising y tengan acceso directo a tus datos de visionado. En el caso de Apple TV, el modelo de emisión consiste en el estreno simultáneo de los tres primeros episodios y, a partir de ahí, uno por semana.

Una estrategia similar es la que ha adoptado Movistar + para sus últimos estrenos: la plataforma de Telefónica ha experimentado varios cambios de modelo desde el estreno de su primer original: la serie distópica La zona. Con un episodio a la semana, la ficción de los hermanos Sánchez-Cabezudo no logró la relevancia esperada y no pasó de la primera temporada. A partir de ese momento, la plataforma estrenaba las temporadas de sus series al completo. ¿El problema? Acostumbrar al espectador a maratonear series de temporadas cortas (entre 6 y 8 episodios) en un fin de semana y dejarlo sin contenido hasta el mes siguiente. Con la pérdida de derechos de ficción internacional debido al aumento de operadores americanos en nuestro país, el catálogo de Movistar empezaba a cojear. La solución intermedia por la que apuesta actualmente es parecida a la de Apple: Estreno de los dos primeros y los dos últimos episodios a la vez y el resto semana a semana, lo suficiente para tener listo su nuevo contenido de producción propia.

Si les funciona o no es un misterio: las plataformas son muy reservadas a la hora de facilitar datos de audiencia y los medios y blogs tenemos que conformarnos con escuetas notas de prensa enviadas por las partes interesadas, en las que se habla de éxitos sin aportar cifras. En una entrevista en el programa de cine y series Ver-Mú, Candela Peña bromeaba sobre el supuesto éxito de su serie Hierro con las presentadoras: “Rodrigo Sorogoyen (Antidisturbios) me ha dicho: ‘¿A qué Domingo (Corral, Director de ficción original de Movistar+) te dice que tu serie es la más vista? Pues también me lo dice a mí”. Si la medición de audiencias en lineal a través de audímetros siempre ha generado sospechas, lo que hacemos hoy con las plataformas es dogma de fe. 

Las series en abierto, un constante dolor de cabeza

Crítica La Cocinera de Castamar reparto- El Palomitrón

Un mantra muy repetido en los últimos años es el que explica la crisis de audiencia que viven las series españolas en abierto por el maltrato a las mismas por parte de las cadenas de televisión. Nuevos hábitos de consumo, la comodidad del visionado a la carta, la ausencia de publicidad, los horarios intempestivos del prime time español… todo parece ir en contra de la ficción en la televisión lineal y, sin embargo, Antena 3 ha reunido a más de 2 millones de espectadores de domingo a miércoles y durante todo el invierno con dos series turcas. A la misma hora a la que series españolas se estrellan contra un muro llamado audiencia, una tras otra.

Esa necesidad de generar evento que José Antonio Antón mencionaba en la rueda de prensa de Atresmedia ya solo se consigue con el estreno: el primer episodio de series como Señoras del (h)AMPA o La cocinera de Castamar fue un éxito en abierto. A partir de ahí, mantenerse por encima de los dos dígitos de cuota de pantalla es una proeza. Empezando a la misma hora que Mujer, la gran revelación turca, y con una duración menor. 

Al igual que en las plataformas, parece que solo hay un camino para el éxito: ofrecer el contenido que justo está esperando tu audiencia. La dificultad radica en encontrarlo. ¿Veremos más pronto que tarde telenovelas españolas en prime time? De momento, Antena 3 ya se encuentra produciendo su segunda adaptación de un éxito turco: Madre, protagonizada por Adriana Ugarte. Llegará después de Alba, actualmente en Atresplayer Premium y que próximamente probará suerte en la principal cadena del grupo. ¿Comprarán los espectadores la copia o seguirán prefiriendo quedarse con el original?

Cuéntame cómo pasó 1992 Olimpiadas EXPO - El Palomitrón

Mientras tanto, TVE, sumergida en la peor crisis de audiencia de su historia y batiendo mensualmente récords negativos, ha respondido a las numerosas quejas de los espectadores por los horarios intempestivos adelantando sus series a las 22:00 horas y finalizando prácticamente a la vez que comienzan las de la competencia. El resultado: los peores datos de su historia para Estoy vivo y Cuéntame, que se ven superadas cada semana por El Hormiguero e incluso a veces por El Intermedio, programas de entretenimiento bastante más baratos que un episodio de ficción. 

Las series españolas se estrellan emitiéndose a las 23:00 con publicidad y a las 22:00 sin publicidad mientras que son el contenido estrella de las plataformas. ¿Sería Mujer (la original turca) en éxito en Netflix? ¿O es precisamente el público que la consume masivamente en Antena 3 aquel que se mantiene alejado del streaming? Un dato para acabar: la franja de edad en la que Mujer tiene más audiencia es en los mayores de 64 años. 

Fon López

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.