El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Toni Acosta Malena Alterio Señoras del (h)AMPA - El Palomitrón
DOSSIER SERIES REDACTORES SERIES

HABLAMOS CON LAS SEÑORAS DEL (H)AMPA: “EL ABANICO DE MADRES ES INFINITO, ASÍ COMO LAS FORMAS DE PARIR”

Amazon Prime Video, gracias a su acuerdo de emisión preferencial con Mediaset, estrena este viernes 16 de octubre la primera parte de la segunda temporada de Señoras del (h)AMPA. La comedia de Carlos del Hoyo y Abril Zamora regresa con varias incorporaciones, entre las que se encuentran Pilar CastroMariola Fuentes. Aprovechando la vuelta de la serie, hablamos con varias de sus protagonistas acerca de las nuevas aventuras de las señoras más peligrosas de nuestra ficción.

Señoras organizadas

El final de la primera temporada nos deja con Mayte, Lourdes, Virginia y Amparo dejándose de improvisaciones y pasándose al crimen organizado. Tras vivir una serie de catastróficas desdichas después de asesinar involuntariamente a Elvira Navarro con una Turbo Thunder 3000 y tropezar con los planes de la mafia de Carmona, ahora las Señoras del (h)AMPA deciden organizarse para luchas contra el crimen.

La segunda temporada comienza con un nuevo asesinato que pone patas arriba el madrileño barrio de Carabanchel. Ante la ola de crímenes, Pilar Castro (Belinda) y Ainhoa Santamaría (Anabel) confiesan el miedo a que sus personajes sean asesinados en cualquier momento. Castro interpreta a una presentadora de televisión que de la noche a la mañana es reemplazada por una compañera más joven, y ve en las señoras del (h)AMPA un filón para volver a recuperar la popularidad: “No me inspiré en nadie en concreto para construir el personaje, aunque sí pensé en cómo actuarían Ana Rosa Quintana y María Teresa Campos si les sucediera lo mismo” (la temporada se grabó antes de los últimos acontecimientos…).

Las cuatro protagonistas aprovechan su nueva asociación para ayudar a mujeres del barrio que no encuentran justicia por vías más convencionales. “Sobre este dilema moral se sustenta la serie”, comenta Mamen García (Amparo): “La inconsciencia hace que no se den cuenta del todo de las cosas que hacen”. Amparo se enfrentará a la dura realidad que viven muchas personas tras la jubilación; al dejar de considerarlos productivos, el sistema hace que los dejemos de lado. Para Mamen, su evolución personal y la de Amparo han sido paralelas. La producción adaptó sus tramas ante las cada vez más exigentes y agotadoras condiciones de un rodaje de acción, dándole así otros matices a un personaje que enfrenta la soledad alejada de su hija y nieto y con unas compañeras de asociación cada vez más frenéticas.

Temas feministas en un entorno criminal

Toni Acosta Señoras del (h)AMPA - El Palomitrón

Señoras del (h)AMPA nunca se ha cortado a la hora de tratar temas duros relacionados con la lucha feminista. El trago más duro lo sufre Virginia, interpretada por Nuria Herrero, cuyos fantasmas relacionados con el caso de abusos sexuales que sufre en la primera temporada le perseguirán en las nuevas tramas: “Si te fijas, realmente la serie nunca hace comedia cuando trata este tema, por lo que la forma natural de trabajarlo para mí era desde el drama”. 

Las protagonistas se empoderan al mismo ritmo que aumentan los delitos a sus espaldas. A nivel interpretativo, resulta todo un regalo para actrices que no siempre reciben personajes con la complejidad que les gustaría: “Es la primera vez que en una serie mi personaje no orbita en torno a un hombre“, lamenta Ainhoa Santamaría

Ellas, superheroínas de barrio, cumplen con sus obligaciones familiares y laborales además de actuar como justicieras. Esta especie de relato hiperrealista dentro del surrealismo de las tramas es lo que más atrae a las actrices: “Es el relato que había que contar ahora”, comenta Toni Acosta, cuya Maite siempre va corriendo de un lado a otro pareciendo no llegar a tiempo a nada: “Hay un trabajo de guion maravilloso detrás. Hay días que me paso grabando transiciones en las que me hacen ir corriendo por todas partes para que luego todo eso se perciba“. 

La maternidad es otro de los asuntos recurrentes que permanece obviamente en los nuevos episodios: “El abanico de madres es infinito, así como las formas de parir“, dice Malena Alterio, cuyo personaje vive el arco de transformación más profundo desde el inicio de la serie. “Ser madre ya no me basta”, le dice a su marido Vicente (Alfonso Lara) en uno de los episodios. “Ella, que siempre había soñado con quedarse embarazada y parir un hijo biológico, cuando llega el momento de vivirlo se da cuenta de que hay otros ámbitos en los que se siente más útil y desarrollada”. Superheroínas de carne y hueso y con problemas reales que, parafraseando a la propia serie, no sabemos si serán las que España merece, pero sí las que necesita.

Fon López

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.