Compartir

En pleno apogeo de los servicios VOD, conviene repasar los catálogos mensuales para intentar rescatar títulos que nos podemos haber perdido en su paso por salas. Y si una suscripción viene cargada de la talla de títulos de la talla de Call Me by Your Name, The Disaster Artist o Tres anuncios en las afueras… más nos conviene recomendarla.

Vamos a repasar qué nos tiene preparado Rakuten para este largo (y esperamos que cálido) mes de mayo, porque parece que el futuro de la plataforma pinta muy bien con la noticia hace unos días de su primera película de ficción propia, la película Hurricane, dirigida por David Blair, un Premio BAFTA que asume la responsabilidad de inaugurar una línea de producciones que verá a finales de 2018 su segunda película, y que ya es seguro será estrenada en España.

LA LIBRERÍA (desde el 1 de mayo)

Este drama nos llega precedido por el caché de su directora, Isabel Coixet, y por la sarta de premios y nominaciones que ha recogido en su paso por las principales galas de premios del país. Un repaso: doce nominaciones a los premios Goya (de las que ganó Mejor película, dirección y guion adaptado), doce nominaciones más a los premios Gaudí (de las que ganó Mejor dirección artística y Mejor música original) y tres nominaciones a los premios Feroz, incluida la de Mejor dirección. La librería es una película con grandes actuaciones de Emily Mortimer y Bill Nighy, que adapta una novela de Penelope Fitzgerald con la calidez y tacto con las que su directora trata todas sus obras.

Es la indicada para los fans de Chocolat (Lasse Hallström, 2000) y del trabajo de Isabel Coixet, con el que La librería comparte un lenguaje visual poético, aunque a veces de un ritmo algo lento.

QUÉ FUE DE BRAD (desde el 2 de mayo)

La película sigue el viaje de Brad (Ben Stiller) con su hijo (Austin Abrams) a través de la Costa Este, y construye un relato sobre la crisis de los 40 que sufre el protagonista en tono de comedia dramática. Su mayor baza son un guion que enseña pero no alecciona, y que pese a un tinte trágico nunca renuncia al humor, y un Ben Stiller en uno de los mejores papeles de su carrera. Una opción más que recomendable para aquellos que buscan algo más que un entretenimiento.

Encandilará a los amantes del cine independiente estadounidense del estilo de Pequeña Miss Sunshine (Jonathan Dayton y Valerie Faris, 2006). La cinta guarda no pocos parecidos temáticos con La vida secreta de Walter Mitty (Ben Stiller, 2013), aunque es una buena opción para casi cualquier tipo de público.

THE DISASTER ARTIST (desde el 4 de mayo)

La amistad de Greg Sestero y Tommy Wiseau es el foco principal de The Disaster Artist, un satírico experimento que explora el making of de The Room, catalogada como una de las peores películas de la historia del cine. Quizás lo más destacable de una película bastante destacable es el descontrolado James Franco, que consigue la que podría ser la actuación más icónica de su carrera como el histriónico, histérico y enigmático Tommy Wiseau. Y aunque pueda parecer una obra exclusiva, la película divertirá a todas las audiencias, independientemente de que se haya visto o no The Room.

Además de ser la ganadora de la Concha de Oro en el pasado Festival de San Sebastián, la película de James Franco es una comedia descacharrante y bastante meta sobre la pasión creativa, el éxito y la falta de talento. Funcionará sobre todo para los amantes de Ed Wood (Tim Burton, 1994), otro biopic sobre uno de los peores directores de la historia del cine.

TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS (desde el 4 de mayo)

Una madre de una ciudad de Misuri planta tres anuncios en una carretera secundaria que señalan la inacción de la policía local ante un caso aún abierto. Este es el planteamiento de una de las mejores películas de la pasada temporada de premios. Sus personajes bailan entre el desprecio y el horror: desde Frances McDormand como la madre enfadada y Woody Harrelson como policía cansado, hasta Sam Rockwell como policía racista, ninguno de ellos merece menos que arder en el infierno por sus pecados en vida. Pero esto no va de justicias divinas ni arreglos del más allá: va de seres humanos y sus pecados en vida.

Nominada a siete premios de la Academia, y ganadora de dos estatuillas (actriz principal y actor de reparto), Tres anuncios en las afueras es ciertamente una película de Martin McDonagh: una fábula sobre la ira, una exploración sobre el comportamiento del ser humano casi deshumanizado, en el que la violencia parece ser el único modus operandi y la única manera de sobrevivir en una sociedad hostil. Y que, como todas sus películas, es endiabladamente divertida y está maravillosamente interpretada. Imprescindible para los que vieron Escondidos en Brujas y Siete psicópatas (Martin McDonagh, 2008 y 2012) y se quedaron con ganas de más.

THI MAI: RUMBO A VIETNAM (desde el 4 de mayo)

Carmen Machi, Adriana Ozores y Aitana Sánchez-Gijón se embarcan en un viaje a Vietnam para adoptar a una niña vietnamita que solicitó la hija del personaje de Machi antes de morir en un trágico accidente. Patricia Ferreira y su guionista Marta Sánchez exploran la relación entre las tres amigas, y consiguen hacer funcionar varios gags que salen más de la personalidad de los personajes que de las situaciones. Su tono tragicómico, el preciosista retrato del país del sureste asiático y las actuaciones del trío protagonista son las grandes bazas de esta correcta película española.

Thi Mai es perfecta para los que buscan un cine para reír y llorar, y para los seguidores de la carrera de Carmen Machi.

EL EXTRANJERO (desde el 4 de mayo)

Tras varios tropiezos, el director de Casino Royale (2006) vuelve a la carga con un ambicioso thriller político con Jackie Chan y Pierce Brosnan. Tan disparatada es esta reunión de actores como entretenido ver las diatribas de ambos, y las habituales zurras que reparte el carismático actor asiático en sus películas (esta no es una excepción). Lo que en un inicio parece una simple película de acción encierra una complicada trama de conspiraciones políticas que triunfa más por entretenimiento alocado que por su validez histórica y política.

Para los fans de las películas de Jackie Chan o para los fans del thriller convencional.

EL INSTANTE MÁS OSCURO (desde el 9 de mayo)

La película sigue a Winston Churchill durante su primer mes como primer ministro del Reino Unido, desde su nombramiento hasta la evacuación de Dunkerque, y asistimos al baile de intereses y alianzas en uno de los momentos más turbios de la historia de la Humanidad, en plena Segunda Guerra Mundial. Joe Wright trabaja con un guion profundamente teatral de Anthony McCarten (La teoría del todo), pero gracias a las magníficas actuaciones consigue un filme que presiona alguna tecla emocional correcta y es, sin duda, entretenido. Cabe destacar por encima de todo la dirección de fotografía de Bruno Delbonnel y el equipo artístico de la película, que elevan la obra de un simple entretenimiento a un ejercicio algo más profundo.

La película no tiene miedo de señalar algunos de los claroscuros que acompañan a una de las figuras más importantes del siglo XX, ofreciendo además una sarta de discursos que con la maravillosa entrega de Gary Oldman y su inquietante parecido con el verdadero Churchill (premiados en los Oscar tanto la actuación como el trabajo de maquillaje) consiguen poner los pelos de punta. Gustará a los fans de El discurso del rey (Tom Hooper, 2010), que puede ser usada como secuela improvisada.

NOVITIATE (desde el 9 de mayo)

Ganadora del Premio especial del jurado en Sundance a Mejor director revelación para Margaret Betts, Novitiate sigue la historia de una novicia de 17 años que cuestiona su fe católica mientras recibe la formación para convertirse en monja. Situada en los años 60 en Estados Unidos, una década de cambios en la Iglesia católica del país, supone un exhaustivo análisis de la psique de los personajes interpretados por Melissa Leo y la novata Margaret Qualley, que se embarcan en un delicioso tour de force.

Seguramente les gustará a los que disfrutaron el año pasado con Silencio (Martin Scorsese, 2017) y sus divagaciones sobre la fe.

ADIÓS, CHRISTOPHER ROBIN (desde el 11 de mayo)

Biopic sobre A. A. Milne, el creador del mundo mágico de Winnie the Pooh, centrándose en su relación paternofilial con Christopher Robin, para quien escribió toda la historia. Quizás no iluminará mucho a los fans del escritor, pero es sin duda una película con cierto ingenio y unas buenas actuaciones, en la que destaca la química entre Domhall Gleeson y el pequeño Will Tilston por encima de sus compañeros de reparto.

En el currículo del director también figura Mi semana con Marilyn (Simon Curtis, 2011), así que es ya un experto en este denostado género. No se la pierdan los amantes de Descubriendo nunca jamás (Marc Forster, 2004).

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO (desde el 11 de mayo)

Con grandes actuaciones de Meryl Streep y Tom Hanks, Los archivos del Pentágono describe el trabajo de los periodistas del Washington Post y el New York Times que publicaron los Papeles del Pentágono, unos documentos encubiertos sobre la implicación del Gobierno de los Estados Unidos en la guerra de Vietnam que abarcó cuatro presidentes, y demostraron que la administración Johnson había mentido sistemáticamente tanto al público como al Congreso. Spielberg demuestra una vez más sus grandes dotes como narrador visual, y denota cierto compromiso con el momento político estadounidense. Aunque la historia se repita dos veces, que decía Hegel, y ahora nos toque vivir la farsa personificada en la administración Trump, Los archivos del Pentágono consigue capturar el éxtasis del intento de romper la cadena de eventos en favor de la justicia, además de enlazarlo con un alegato feminista siguiendo el arco del personaje de Meryl Streep.

La situación temporal de la película nos lleva inevitablemente a películas como Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976) y El desafío: Frost contra Nixon (Ron Howard, 2008), y su foco y amor por el mundo del periodismo nos hace recordar la reciente Spotlight (Tom McCarthy, 2015). Con cualquiera de ellas haría una buena sesión doble.

MAZINGER Z INFINITY (desde el 11 de mayo)

Acción espectacular, mensaje ecologista, rompecabezas temporales, lecturas políticas… todo redondeado con el rejuvenecedor aroma de la nostalgia. Confeccionada para conmemorar el 45 aniversario de la legendaria serie de animación japonesa, la película se sitúa diez años después de los eventos de esta y enfrenta al doctor Hell con uno de nuestros robots animados favoritos. No hace falta saber demasiado más, así que… ¡puños fuera!

La película apela a esos espectadores nacidos en los setenta, que protegidos por el calor del núcleo del hogar, sintieron en el apogeo de la infancia el poder del héroe metálico. A ellos va dirigida Mazinger Z Infinity.

EL CORREDOR DEL LABERINTO: LA CURA MORTAL (desde el 18 de mayo)

Episodio final de la saga iniciada en 2014 con la historia de esos adolescentes encerrados en un laberinto maldito. Dylan O’Brien, Kaya Scodelario, Will Poulter y Thomas Brodie-Sangster vuelven al ruedo para rescatar a los secuestrados por la organización CRUEL en la pasada entrega, y todo deviene en una orquestada sinfonía de la destrucción del statu quo y la victoria del bien por encima del mal. Aunque salieron de su reclusión laberíntica hace ya una película entera, la saga no ha parado de ofrecernos giros de guion locos, y ha funcionado a modo de escaparate para la nueva generación de actores que vamos a empezar a ver con asiduidad dentro de unos años. La cura mortal ofrece acción desmesurada y poca sustancia, pero ¿a quién no le apetece de vez en cuando desconectar y lanzarse a los placeres de la vacuidad y el sinsentido?

Resulta obligada para los fans de la saga de El corredor del laberinto, o de otras adaptaciones de novelas distópicas juveniles como Los juegos del hambre o Divergente.

C’EST LA VIE! (desde el 18 de mayo)

La organización de una boda de lujo en un castillo francés del siglo XVII desde el punto de vista del personal del catering, el fotógrafo y el DJ en la que reinan el descontrol y la tendencia al screwball es, sin duda, un buen punto de partida. Y si además se aliña con unos personajes sorprendentemente bien definidos… la nueva película de los directores de Intocable (2011) es la comedia francesa del año.

Para los que desean enfrentarse a los problemas de la vida con una sonrisa, y para los que ya disfrutaron con la sensibilidad y el arrojo de Intocable.

EL PASAJERO (desde el 18 de mayo)

Es un gozo ver dirigir a Jaume Collet-Serra. Sus películas, aunque funcionan de forma exclusiva por el vicio al entretenimiento, acostumbran a ser un absoluto desenfreno de ritmo, acción y movimientos de cámara. El pasajero podría ser una más del género de “películas de Liam Neeson”, todas ellas tan clónicas como inusualmente entretenidas (y ¡lo es!), pero aunque esté atada a una fórmula gastada, es un vehículo a la espectacularidad y todo parece un poco nuevo.

¿Te gustaron Non-stop (Sin escalas), Una noche para sobrevivir y Sin identidad? Si simplemente disfrutas de un entretenimiento pasajero que lleva un paso más allá la técnica, El pasajero es para ti.

LOVING VINCENT (desde el 22 de mayo)

Mientras parecía que todos los formatos y texturas del cine estaban explorados, en Polonia se fraguaba un experimento titánico. Loving Vincent es una película de animación pintada al óleo. Esto no se había hecho nunca antes, y parece claro el porqué: sus ochenta minutos de duración están compuestos por 56800 fotogramas pintados al óleo, ¡al óleo!, pintados por diferentes artistas a lo largo de los años e imitando el estilo de Van Gogh. Es una maravilla técnica en las que merece la pena perderse. 80 minutos de luz y color que nos hacen olvidar un mundo que a veces nos puede parecer gris y apagado: el nuestro.

No se la pierdan. No hay excusa.

PLAN DE CHICAS (desde el 23 de mayo)

Cuatro amigas de la infancia se encuentran en Nueva Orleans después de años sin verse, y durante el viaje se reavivará una amistad a golpe de comedia cachonda, salvaje y bailonga. Aunque sea una película que ya hemos visto, lo nuevo del director de Scary Movie 5 es una comedia con algunos buenos gags y una gran actuación de Tiffany Haddish, bastante mejor que Una noche fuera de control (Lucia Aniello, 2017). Para pasar el rato.

Los amantes del humor gamberro disfrutarán con Plan de chicas.

CALL ME BY YOUR NAME (desde el 23 de mayo)

Es, no cabe duda, una de las mejores películas del año. Poco se puede decir que no se haya dicho ya de ese guion de James Ivory que tanto recuerda a Rommer; de la dirección fluida de Guadagnino; de las maravillosas actuaciones de Armie Hammer y Timothée Chalamet; de la luz que emana de la pantalla en cada plano, una luz que casi se puede tocar; de las emociones que despierta y las teclas que toca; de la sensación que deja en el cuerpo la película cuando termina, y de la increíble excelencia de todo el conjunto. Es una historia de amor, una fábula sobre el paso de niño a hombre, sobre la naturaleza del recuerdo y sobre la pasión más irremediable. Un cuento de verano de esos que tanto evocan.

El cierre perfecto a la “trilogía del deseo” de Luca Guadagnino que se completa con Yo soy el amor (2009) y Cegados por el sol (2015). No se la deben perder los aficionados al BUEN cine. Ese que toca. Ese que vive. Y ese que se recuerda.

Pol Llongueras

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.