El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS REDACTORES

ESPEJO, ESPEJO

Historias para no contar

ANTECEDENTES

El nombre de Marc Crehuet es un nombre ligado principalmente a su película más conocida, El rey tuerto (2016), historia de dos polos opuestos en la España de la crisis con la que hace unos años nos heló la sangre precisamente a causa del tremendo contexto socioeconómico que vivíamos, pero sus trabajos engloban también la serie Benvinguts a la familia (2018-2019) y Apolo. La juventud baila (2018), además de un acerado trabajo como guionista de El vecino (2021) y de todos sus trabajos, incluida la reciente película que nos ocupa, Espejo, Espejo, película de inauguración del festival con la que empezamos nuestro ciclo del BCN FILM FEST 2022.

LA PELÍCULA

La comedia española de los últimos años no ha podido escapar del influjo de la situación social que hemos vivido en la última década. Si bien Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez Lázaro, 2014) marcaba las eternas divisiones norte-sur que tan bien conocemos en nuestro país y que se acrecentaron con su secuela Ocho apellidos catalanes (Emilio Martínez Lázaro, 2015), algunos títulos como Sevillanas de Brooklyn (Vicente Villanueva, 2021) nos remitían al eterno imaginario del barrio español cada vez más expuesto a la globalización. El año pasado se estrenaba en el mismo BCN FILM FEST Poliamor para principiantes (Fernando Colomo, 2021), donde se recogía esta última oleada de formas diversas de amar y que tantos quebraderos de cabeza están trayendo a mucha gente.

Espejo, espejo es la historia de cuatro personajes diferentes atrapados en sus distintos bucles identitarios. Alberto (Carlos Areces) debe lidiar con un físico no normativo y un enamoramiento no tan platónico de su compañera de trabajo Paula (Natalia de Molina), quien ansía llegar hasta lo más alto sin dejar de ser ella misma. En la misma oficina trabaja su hermana Cristina (Malena Alterio), quien oculta un pasado que constantemente hace por salir a la luz y romper todas las costuras de su vida conocida hasta ahora. El jefe de todos ellos es Álvaro (Santi Millán), un galán pasados los cincuenta que teme pasar desapercibido en la vida. Todos ellos deben afrontar el 50 aniversario de la empresa de cosmética donde trabajan, pero sus yos más interiores harán por salir a la luz mientras las tensiones y contradicciones con ellos mismos no dejarán de avanzar en una trama que los llevará a tener que poner punto final a todos sus miedos.

Espejo, espejo es un trabajo solemne de interpretación actoral donde el peso de toda la trama recae en los hombros de los cuatro actores y actrices principales con sus respectivos personajes. Con una puesta en escena que nos remite al teatro original del que tanto bebe Crehuet, la película es una magnífica narración de cómo lidiar con nuestros miedos, fobias y obsesiones en un contexto donde todo se nos ha vuelto líquido, y es que la mayor baza de la película es este trabajo laborioso de personalidades que tan bien quedan esculpidas gracias al trabajo de sus actores y actrices principales.

La película merece la pena no sólo por el trabajo de sus actores y actrices y las labradas personalidades de un guion que camina solo, sino que supone un acercamiento a una nueva realidad social donde la cultura pop, el inglés como lengua mundial, el feminismo, la ruptura de todos los armarios y el cuestionamiento de las viejas vacas sagradas de nuestra sociedad entroncan con nuevas voces que narran realidades distintas con pequeñas pinceladas de fantástico, una película que, sin duda, bebe mucho de nuestra propia época y que ayuda a entender cómo hay personas cuyos miedos todavía no logran ser encauzados.

ELLOS Y ELLAS

A la presencia casi totémica de Carlos Areces, Malena Alterio, Natalia de Molina y Santi Millán se suman los personajes de Ernesto (Carlos Bardem), un tigre de la empresa que hará lo que sea por contentar a su nueva directora, Susana (María Adánez), pero también al personaje amigo interpretado por Santi Millán. La aparición de la psicóloga de Cristina en la piel de Loles León será también un agradable encuentro que se suma a María (Toni Acosta), la secretaria de la empresa cuya presencia amenizará parte de la velada en la oficina. Antonia (Betsy Túrnez), la recepcionista de la empresa, será el personaje que ayudará finalmente a llevar la película al puerto correspondiente.

LA SORPRESA

Encontrar por última vez en la pantalla grande a la grandísima Verónica Forqué, una aparición póstuma que el público sin duda agradecerá y que muchos añorarán. Como siempre, espléndida, espontánea, llena de vida y con una sonrisa mítica que hace que la echemos más de menos todavía si cabe de lo que ya lo hacíamos.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Cuando los personajes toman decisiones que dan rienda suelta a su verdadero ser, ese momento en que se despiden de su otro yo en el espejo o se liberan de sus ataduras y son quienes realmente quieren ser.

TE GUSTARÁ SI…

  • Te gustan las comedias ligeras, pero ligadas a la realidad de nuestro tiempo.
  • Amas a reyes y reinas de la comedia como Malena Alterio o Carlos Areces.

LO MEJOR

  • Un toque ligero que nos lleva de la mano de principio a fin de la película.

LO PEOR

  • El final puede llegar a ser demasiado abrupto tras una montaña de sensaciones y emociones que nos permiten estar riéndonos, en realidad, de nosotros mismos.
  • El argumento a ratos parece no llegar a arrancar.

Javier Alpáñez

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.