El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

FERNANDO COLOMO - EL PALOMITRÓN
CINE DOSSIER CINE HISTORIA DEL CINE NUESTRO CINE REDACTORES

LA COMEDIA DE FERNANDO COLOMO

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de poder entrevistar a Fernando Colomo, uno de nuestros directores más importantes, con motivo del estreno de su última película, Antes de la quema, en cines desde primeros de junio. Allí nos estuvo comentando algunos aspectos que destacan en todas sus películas siendo uno de los principales el humor y, más concretamente, la ironía. Dos piezas fundamentales a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a su filmografía.

Empezó su carrera cinematográfica a principios de los 70. Entró en la Escuela Oficial de Cine donde estudió Decoración, aunque antes había estudiado arquitectura. Al tiempo que fue decorador para diversos proyectos empezó a rodar sus primeros cortometrajes (en Super8, 8 y 35 mm). Destacó en tres títulos que se anticipaban al estilo que desarrollaría después: En un París imaginario (1975), Usted va a ser mamá (1976) y Pomporrutas imperiales (1976). Rápidamente debutó en el largometraje con Tigres de papel (1977) y a partir de ahí su carrera despuntó y llega hasta nuestros días.

Siempre es buena excusa para comentar la abundante trayectoria cinematográfica de este cineasta, pero aprovechando que su última película es una comedia os dejamos con el ranking de sus mejores títulos cómicos, desde sus inicios hasta la actualidad.

TIGRES DE PAPEL (1977)

La ópera prima de Fernando Colomo supuso un relevo generacional para el cine español ya que todos los integrantes del proyecto eran novatos, no habían hecho cine anteriormente. Carmen Maura y Miguel Arribas, dos de los protagonistas, ya habían aparecido en Pomporrutas imperiales, y en algún que otro proyecto, pero se podría decir que debutaron como protagonistas en el largometraje con Colomo.

La película trataba sobre un matrimonio (Carmen Maura y Joaquín Hinojosa) que está separado y aún así tienen muy buena relación y un hijo en común. El filme supone un relevo generacional porque se establecen una serie de temas que no solían aparecer en las películas de la época: por ejemplo, no era lo más común, dentro del cine español, que unos personajes hablaran de política. Pese a ello, tampoco se trata de una película de política sino que la pieza principal son los grandes diálogos cargados de ironía y humor.

Fernando Colomo nos recordó en la charla que mantuvimos con él que, pese a ser considerado uno de los máximos exponentes de lo que se llamaría la “comedia madrileña” junto a cineastas como Fernando Trueba, él no pretendía realizar una comedia con Tigres de papel. Sobre este tema el director contaba una anécdota de cuando presentaron la película en el Festival de San Sebastián. Durante el pase de prensa la gente empezaba a reírse y Carmen Maura, extrañada, le dijo a Colomo: “¿Por qué se rien?” a lo que este contestó: “Tú cállate y vamos a decir que es una comedia”.

LA MANO NEGRA (1980)

LA MANO NEGRA - EL PALOMITRON

Tras el éxito que había obtenido con sus dos primeras películas (Tigres de papel y ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?) se asoma al género del cine negro en La mano negra donde tampoco se oculta la comedia.

Escrita junto a Fernando Trueba y Manolo Matji, la película relata el reencuentro de dos viejos amigos del colegio. Manolo (Iñigo Gurrea) es un hombre sin trabajo que vive con sus padres y su amigo Mariano (Joaquín Hinojosa) un escritor de novela policiaca de gran éxito en Estados Unidos. El reencuentro va unido a un peligroso asunto en el que se ven envueltos.

Dentro del reparto destaca Antonio Resines, que meses atrás (en abril de 1980) había estrenado Ópera prima (producida por Fernando Colomo), su primera película. Curiosamente el papel que interpreta Resines se lo había ofrecido Fernando Colomo a Óscar Ladoire, el protagonista del debut de Fernando Trueba, pero ante la negativa de este (ya que no querían ser actores en aquel entonces) acabó haciéndolo Resines.

Aquí se consolida su estilo, aunque con apariencia de película de serie negra. Habla sobre la inmadurez sentimental y profesional de un treintañero que vive dependiente de sus padres. Colomo lo definió, en su día, así: “Es una especie de Peter Pan, que se resiste a aceptar responsabilidades”. La película es autobiográfica ya que parte de ideas y cosas que le pasaron al propio Colomo, a Fernando Trueba y demás amigos. Hay muchas referencias cinematográficas incluso a personas de su entorno: se llega a mencionar a Carlos Boyero que, por aquel entonces, ya escribía críticas de cine. El reparto está lleno de rostros conocidos de su cine como Marta Fernández Muro o Fernando Vivanco.

ESTOY EN CRISIS (1982)

ESTOY EN CRISIS - EL PALOMITRON

Después del fracaso comercial que supuso La mano negra, Fernando Colomo decide volver a sus orígenes y a los arquetipos que ya mostraba en Tigres de papel pero dándole un poco la vuelta y planteando la siguiente reflexión: ¿qué hubiera sido de esos típicos personajes progres si hubiesen tenido éxito profesional?

Plantea así la historia de Bernabé, un empresario de éxito (José Sacristán) que sufre una crisis vital y matrimonial mientras vive una aventura intergeneracional con una chica (Cristina Marsillach). Se pueden intuir dentro del filme ciertas referencias a A contratiempo, la ópera prima de Óscar Ladoire, en la que se establecía una historia de amor entre un hombre maduro y una joven menor de edad. Una película que se incluía dentro de la llamada “comedia madrileña”.

Colomo definió al personaje de José Sacristán como un “cínico absoluto incapaz de asumir sus propios errores”. El director tenía muy claro que Sacristán debía ser el protagonista de esta historia que supuso un gran éxito en taquilla (recaudó más de medio millón de euros) y donde el actor pudo demostrar un registro totalmente diferente al que había demostrado anteriormente. El filme estuvo en el Festival de Venecia y recibió muy buenas críticas por tanto del público pero no tanto de la crítica especializada.

LA LINEA DEL CIELO (1983)

LA LINEA DEL CIELO -EL PALOMITRON

Supuso un antes y un después en la carrera de Fernando Colomo y en la de su protagonista, Antonio Resines. El protagonista de la película es Gustavo, un fotógrafo español que viaja a Nueva York en busca de triunfo profesional y se encuentra con múltiples problemas: el idioma, los amigos norteamericanos a los que no entiende y el amor desesperado por una chica.

El origen de esta película se basa en una estancia del propio director en Nueva York mientras estaba escribiendo un proyecto. No se adaptó a ese ambiente y volvió a España aprovechando esa experiencia autobiográfica para rodar La línea del cielo, contando la historia desde el punto de vista de que el sueño americano no es tan idóneo como él mismo se pensaba. Pese a basarse en su propio viaje a Nueva York, la película no es autobiográfica y guarda cierta distancia entre la realidad que vivió Colomo y lo que escribió para el personaje de Gustavo, interpretado por Antonio Resines.

“Se me ocurrió contar una historia que era la que no nos habían contado en otras películas americanas. O sea cómo era un poco Nueva York, el Nueva York que yo estaba viendo, que era un poco distinto (…) realmente es un documental en forma de ficción” contó en su momento el propio Colomo. La película no funcionó tan bien como la anterior, Estoy en crisis, pero aún así 170.000 espectadores acudieron a las salas.

LA VIDA ALEGRE (1987)

LA VIDA ALEGRE - EL PALOMITRÓN

Reconoce el propio Colomo que, después del fracaso de El caballero del dragón (1985) que fue uno de sus proyectos más ambiciosos a la vez que fallidos, rápidamente se propuso hacer una comedia para cubrir todas las deudas que el anterior proyecto le habían generado (lo consiguió ya que recaudó 1 millón y medio de euros). Pese a que está considerado uno de los impulsores de esa comedia urbana o comedia madrileña, asegura que fue con La vida alegre la primera vez que se propuso hacer una comedia, antes no.

La protagonista de la historia es Ana (Verónica Forqué) que trabaja como médica en un centro de enfermedades de transmisión sexual con la oposición de su marido Antonio (Antonio Resines), médico y asesor del ministro de Sanidad. En el centro el personaje de Ana se ve rodeado de una serie de personas marginales que acuden en su ayuda.

Una de las características del cine de Colomo, desde sus primeros largometrajes hasta sus últimas películas, es ese don que tiene para estar pegado a la actualidad. En el caso de esta película se habla de homosexualidad, de enfermedades de transmisión sexual, de machismo encarnado en los personajes de Antonio Resines y Miguel Rellán que son la antítesis del nuevo hombre, un concepto que circula por la película y que vendría a ser lo que después se llamaría el hombre metrosexual. Es decir, está muy pegado a la actualidad de aquella época y a personajes que en aquellos años estaban despuntando como El Gran Wyoming o Javier Gurruchaga. Incluso se atrevió a darle unos papeles cómicos a Ana Obregón y a Massiel, la cual demostró tener una gran vis para la comedia.

Pero si hay una actriz que sobresale en comparación con el resto esa es Verónica Forqué. Supuso el primer papel protagonista para Forqué y ya no pararía: un año después protagonizó Bajarse al moro y tardaría poco para que Pedro Almodóvar le diera un protagonista en Kika. Colomo nos comentó que la propia actriz no estaba segura de su interpretación: “El último día de rodaje va y me dice: ‘Ay Colomo, que no sé si me he equivocado porque esto es una comedia y yo lo he hecho todo en serio’ y le digo: ‘no, no, que lo has hecho fenomenal’. Fíjate si lo hizo tan fenomenal que le dieron el Goya”.

BAJARSE AL MORO (1989)

BAJARSE AL MORO -EL PALOMITRON

A mediados de los 80 el director teatral y guionista José Luis Alonso de Santos escribió Bajarse al moro y supuso una de las piezas fundamentales en el teatro de aquellos años. Al poco tiempo, Fernando Colomo se dispuso a adaptarla al cine y perfiló un guion, con la ayuda del propio Alonso de Santos y de Joaquín Oristrell, donde se intentó huir del teatro filmado y pasar la acción a la calle, al barrio de Lavapiés, al ambiente del Rastro madrileño y a las escenas donde el personaje de Verónica Forqué baja al “moro” a por drogas blandas. La historia se centra en el personaje de Forqué, Chusa, que intenta por todos los medios bajar al “moro” y conseguir drogas más baratas y volver sin que la pillen.

Del reparto teatral tan solo se quedó Verónica Forqué y se eligió un casting lleno de rostros muy populares pero que en aquellos momentos estaban empezando a despuntar: es el caso de Aitana Sánchez Gijon y Juan Echanove junto con rostros como Chus Lampreave o Antonio Banderas que ya habían destacado años antes. Colomo nos contaba que él siempre se ha empeñado por buscar a los actores ideales para cada papel y pone el mismo empeño en buscar a los protagonistas que a actores con menos recorrido en la película: “Siempre he peleado mucho por los papeles pequeños, por que lo hicieran los actores adecuados. En España, hemos tenido y tenemos grandes secundarios y cuando están bien es señal de que todo funciona”.

ALEGRE MA NON TROPPO (1994)ALEGRE MA NON TROPPO - EL PALOMITRON

En los años 90 ya se evidencia un cambio en las películas de Fernando Colomo, eran los años de las comedias de vodevil de Manuel Gómez Pereira y ese estilo se intuye como influencia en Alegre ma non troppo, una de sus comedias más musicales. Otro elemento evidente es que Joaquín Oristrell (con el que ya había trabajado en el guion de Bajarse al moro), colaborador habitual de Gómez Pereira, firmó el guion junto con Colomo.

El filme cuenta la historia de Pablo, interpretado por Pere Ponce, un joven músico que se cuestiona su homosexualidad y empieza a tontear con una chica, interpretada por una jovencísima Penélope Cruz. El triángulo amoroso surge cuando el padre de Pablo, interpretado por Óscar Ladoire, comienza un romance con el personaje de Cruz. Para rematar este enredo, Rosa María Sardá en el papel de la madre del protagonista. Es un acierto la combinación de los enredos amorosos con las escenas musicales donde los actores profesionales se rodearon de músicos de verdad añadiendo, así, un plus a la comedia.

Después de rechazar su participación en La mano negra, 14 años después Óscar Ladoire colaboró en esta película cuya interpretación le valió estar nominado a mejor actor de reparto en los Premios Goya. Es una película de personajes donde todos están geniales en su papel. Se fusiona muy bien la veteranía de Sardá y Ladoire con la juventud de Pere Ponce y Penelope Cruz, al tiempo que Colomo (siempre empeñado en incluir personajes secundarios) otorgó papeles pequeños a jóvenes promesas como Jordi Mollá o Javier Cámara, en una de sus primeras colaboraciones con Colomo aunque ya había debutado con él en Rosa Rosae (1992).

EL EFECTO MARIPOSA (1995)

EL EFECTO MARIPOSA - EL PALOMITRON

Luis (interpretado por Coque Malla) es un veinteañero que se marcha a Londres con su madre Noelia (Rosa María Sardá) para estudiar un máster de Economía. En Londres vive la hermana de Noelia, Olivia (interpretada por María Barranco), casada con un actor en paro. Tras un tiempo en Londres la madre de Luis vuelve a España pidiendo a su hermana que cuide de su sobrino. A partir de ahí surge el conflicto y el amor.

Uno de los temas principales de la película es la multiculturalidad. Colomo quería retratar a una sociedad abierta en la que pueden convivir culturas muy distintas como pueden ser la española, la francesa o la británica. Se trataba de demostrar lo duro que puede ser para un español vivir y mantenerse en Londres a base de trabajos basura. Ese choque cultural que ya planteaba en La línea del cielo lo vuelve a plasmar en esta película que fue una coproducción entre España, Reino Unido y Francia, otro motivo para que el casting fuera internacional.

Del reparto español hay que destacar las interpretaciones de María Barranco, Rosa María Sardá y Coque Malla. Malla había debutado poco tiempo atrás en la película de Álvaro Fernández Armero, Todo es mentira (1994) y ya había demostrado que tenía cierta vis cómica para el cine. Rosa María Sardá siempre es un valor seguro para la comedia y María Barranco, que había sorprendido años atrás en películas de Pedro Almodóvar, más de lo mismo.

RIVALES (2008)

RIVALES - EL PALOMITRÓN

El Deportivo Madrileño y el Atlético Barcelonés son dos equipos de fútbol juvenil que se preparan para la gran final que se celebra en Sevilla. Con motivo de esta celebración se desarrolla, durante el viaje a Sevilla, una serie de problemas cotidianos entre padres e hijos, entre parejas y, en definitiva, entre todos los personajes mostrando así las diferencias para establecer relaciones sociales.

Colomo plantea, después de estar muchos años alejado de la comedia y optando por filmes más dramáticos como Los años bárbaros (1998) o Al sur de Granada (2002), una comedia coral, con el fútbol como temática de fondo, donde se demuestra que no hay tanta diferencia en las relaciones sociales entre adultos y niños. Para esta comedia que, sin ser de sus mejores títulos, contiene momentos verdaderamente cómicos Colomo escogió a un casting que no falla: Ernesto Alterio, Gonzalo de Castro, Jorge Sanz, María Pujalte, Santi Millán, Rosa María Sardá o Juanjo Puigcorbé. Con este reparto es imposible que las risas no estuvieran aseguras y lógicamente Colomo consiguió hacer, una vez más, una buena comedia.

Recientemente Colomo volvió al tema sobre las disputas entre aficionados a distintos equipos de futbol en el cortometraje Romeo y Julio donde una pareja gay decide dar el paso de casarse y se encuentra con el dilema de que sus respectivos padres no son del mismo equipo: uno es del Betis y otro del Sevilla. Colomo demuestra en ese corto ese dominio para reflejar esas discusiones tan cotidianas y tan absurdas.

ISLA BONITA (2015)

ISLA BONITA -EL PALOMITRON

Junto con La línea del cielo, Fernando Colomo considera que Isla bonita está dentro de sus mejores títulos, dentro de las películas excepcionales de su carrera. “Las dos están hechas sin un guion previo, con una libertad enorme y hechas sin saber si se iban a terminar”.

Cuando rodó La línea del cielo Colomo no se atrevió a protagonizar la cinta y le otorgó a Antonio Resines el papel, que era un álter ego del propio cineasta. En 2015, más de veinte años después, Fernando Colomo tuvo valor y decidió protagonizar Isla bonita que es uno de sus títulos más personales donde vuelve a ese humor del principio de su carrera.

Fer es un veterano y enamoradizo director publicitario en horas bajas. Su amigo Miguel Ángel (Miguel Ángel Furones) lo invita a la isla de Menorca. El problema surge cuando su amigo no puede acogerlo en su casa y lo coloca en casa de una atractiva escultora antisistema (Nuria Román) que tiene un conflicto con su hija adolescente (Olivia Delcán). Leyendo la sinopsis es imposible no pensar en el Colomo de sus inicios, en Tigres de papel o en La línea del cielo. Películas que retrataban problemas comunes de la gente de a pie y que se rodaban sin un guion fijo y basándose mucho en la improvisación para conseguir así toda la verdad posible.

Lo que no se esperaba el propio Colomo es que, después de hacer una cantidad grande de cameos en sus propias películas o en filmes de otros cineastas, iba a estar nominado en los Premios Goya como actor revelación.

Después de este repaso recordamos que Colomo sigue viviendo un gran momento profesional. Después de estrenar a primeros de junio Antes de la quema, el cineasta se prepara para su próxima película que se ubicara en Madrid. Antes de esta idea le surgió la curiosidad de realizar una película sobre el mundo del claqué, “incluso me apunté a unas clases de claqué, pero al final eso ha pasado. Voy a hacer otra comedia y va a ser en Madrid”.

 

 Javier Valera

 

 

 

 

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.