El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

ANIME / MANGA REDACTORES RESEÑAS

BIBLIOTECA: QUÉ TORPE ERES, UENO #1

Ediciones Babylon se ha sumado al plantel manga nacional con una importante puesta en escena. Pese a contar ya con una gran base de obras en lo referente al cómic, la editorial se ha puesto manos a la obra con una apertura al manga que se daba el pasado XXIV Salón del Manga de Barcelona con una sonora Mi querido Himejima.

Sin embargo, si algo ha hecho sonar su potencial durante los últimos días ha sido la campaña de marketing referente a la licencia de nada más ni menos que Fate/Grand Order: turas réalta, siendo pioneros en atreverse con la adaptación de la obra de TYPE-MOON. Con todo, entre uno y otro lado nos encontramos con una obra tan simpática como atrayente. Una que tiene por nombre Qué torpe eres, Ueno #1 y que —pequeño adelanto—, no tiene nada que envidiar al resto de licencias.

Reseña de Qué torpe eres, Ueno #1


El que sentimos y cómo lo sentimos suele entenderse como algo tan complejo como abstracto. A veces incluso tan ajeno que nuestros propios sentimientos se escapan de nuestro conocimiento y entendimiento para generar las dudas que nos dan caza y provocan que el suelo firme deje de serlo. Un punto que hemos vivido de cientos de formas a través de la ficción. No importa si hablamos de drama, de romanticismo o de cualquiera de sus derivados.

No dudo, por supuesto, que no se haga lo propio desde la faceta más cómica posible. Tampoco pretendo dudar que Qué torpe eres, Ueno #1, no sea el primer manga en construir esta visión introspectiva bajo un entorno tan humorista como el que propone. Pero incluso así, tampoco dudo que sea una de las más grandes y divertidas experiencias que proponen las estanterías de obras con las que contamos en nuestro territorio.

Una obra que se mueve por el más clásico Slice of Life escolar y que reduce todos sus puntos al más pequeño exponente para exponer una comedia que brilla en su minimalismo. En un escaso plantel de actores y actrices con la capacidad de bordar su papel al máximo y una puesta en escena que, rozando lo bizarro, nunca cae en impresiones burdas, sino que aborda el amor de la forma más efectiva posible.

Y es que su historia se reduce, como su arte, en el desesperado intento de Ueno por declarar su amor a Tanaka a través de una serie de descabellados gags que pasan siempre por la increíble capacidad de la chica a la hora de desarrollar inventos totalmente innovadores y capaces de revolucionar parte de nuestra vida corriente pero que siempre acaban reducidas a pequeñas tretas para mostrar el afecto del chico — algo que, como indica su propio título, no ocurre jamás.

En su más reducido núcleo, Que torpe eres Ueno guarda grandes paralelismos con el desarrollo de Haruhi Suzumiya en una relación de personajes especialmente soñada donde es la chica quien ocupa un papel protagonista basado en la más pura distensión, mientras que es el chico quien, entre comillas, sufre las consecuencias de la fuerza con la que la narrativa de la obra dota a su protagonista. Un sentido, insisto, especialmente simple que hace de cada situación un gag en sí mismo, apostando por un romanticismo espinado que florece a través de la comedia.

Con todo, el papel de Ueno es uno puramente soberbio, destacando en especial su afilada inteligencia en contraposición a la torpeza que la representa y las alocadas situaciones a las que da lugar con inventos con capacidades tan abstractas como purificar orina para obtener una substancia tan inodora como insípida o crear un campo de materia oscura que oculte la ropa interior bajo la falda.

Situaciones especialmente alocadas y que, sin excepción ninguna, acaban por salirse de sus propias convicciones para generar así un importante enfoque sobre el apartado tsundere que tanto enmarca a su protagonista y que da forma a una valiente estructura que acaba dejando cierto sentimiento cálido tras sus páginas, con una ligereza muy notable que hace de la obra una lectura de cierto tono casual con un atractivo innegable.

Algo a lo que se suma su puesta en escena sobre el papel, que resulta tan recursiva como coherente al repetir los puntos ya citados y funcionar bajo una enorme simpleza que apoya su línea narrativa con un desenfadado dibujo que hace delicias con dichas situaciones cómicas. Tugeneko dedica su atención a mantener este estilo tan desenfadado como propio que hace de Qué torpe eres, Ueno #1, una entrega—si bien, sobre un apartado, insisto, simple— única y vistosa, que se apoya sobre una composición muy básica, recurriendo a las líneas comentadas una vez más y convirtiéndola en una especialmente fácil de leer.

Cómo es la edición de Qué torpe eres, Ueno #1


Nada nuevo en lo referente a su edición. Y es que, siento ser recursivo, Tugeneko apuesta todas sus cartas a una simplicidad distendida que brilla en todos los puntos de la obra, convirtiéndolo en su propio sello distintivo. Así Qué torpe eres, Ueno #1 destaca por su absoluta simplicidad, al suponer a su protagonista en ese tono tsundere clásico pero decidido sobre un fondo básico, respetando al máximo la portada original japonesa.

Por otro lado, nos encontramos ante una portada rústica con sobrecubierta clásica como presentación en un formato de 13 x 18,2 cm y un total de 144 páginas en blanco y negro. Por último, no olvidar el trabajo de Luis Alis, quien se ha encargado de una impecable traducción —destacando algunos términos esenciales para el apartado cómico de la obra— a cargo de Nagareboshi.

Óscar Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.