El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS NUESTRO CINE REDACTORES

PADRE NO HAY MÁS QUE UNO

LOS ANTECEDENTES

Santiago Segura regresa a la pantalla grande para ponerse, otra vez, delante y detrás de las cámaras con Padre no hay más que uno, una nueva comedia familiar con la que pretende ganarse la taquilla española de este verano a golpe de chiste fácil, cliché y nombres propios. Segura se une a la vorágine actual de remakes que azota nuestras salas al intentar adaptar la historia de la película argentina Mamá se fue de viaje, de Ariel Winograd. Después de Sin Rodeos, su primer acercamiento a un nuevo cine más allá de José Luis Torrente, Segura se ha querido mantener en la comedia tradicional y, tal y como comentaremos en nuestra crítica de Padre no hay más que uno, no termina de convencer. 

LA PELÍCULA

En Padre no hay más que uno, que llega a los cines de la mano de Sony Pictures, Javier, el personaje interpretado por Santiago Segura, se ve obligado a hacerse cargo de sus cinco hijos e hijas por primera vez cuando su mujer, a la que da vida Toni Acosta, se va con su peculiar cuñada (Silvia Abril) de viaje solas, sin niños ni preocupaciones. Por primera vez, Javier se dará cuenta de la mastodóntica tarea que lleva esquivando y dando por hecho durante toda su vida a causa de su adicción al trabajo. Grupos de WhatsApp del colegio, actividades extraescolares, preguntas que todo padre teme que le hagan sus hijos, la pesadilla de las comidas… serán solo algunos de los retos cotidianos que deberá hacer frente en la película.

Desde la premisa hasta el final de esta comedia, la sensación y la pregunta fundamental que queda en el espectador es la siguiente: ¿Cuánto de necesaria es esta película? En la época del #MeToo, en un cine en el que la inclusión y el papel de la mujer es cada vez más diverso, rodar un film en el que toda la gracia está en que el hombre es un desastre que ni siquiera conoce a sus hijos porque es la madre la que se ocupa de absolutamente todo… quizá no es lo más necesario. Sobre todo teniendo en cuenta que, seguramente, la misma historia protagonizada por una mujer sería recibida como un drama social.

El mensaje está claro y es, por supuesto, positivo: el reparto de tareas es imperativo, el trabajo nunca debe estar por encima de la familia, etc. Simplemente, la forma elegida para transmitir ese mensaje parece sacada del cine que se estrenaba hace 15 ó 20 años y no tanto de las historias con trasfondo feminista que se están contando en la actualidad, algo de lo que también, si queremos comparar (y salvando las distancias), se le achacó a Green Book en cuanto al tratamiento del racismo en pantalla.

Más allá del mensaje y de las buenas intenciones que pueda tener, en nuestra crítica de Padre no hay más que uno (también pueden haber dos padres, no haber ninguno…) debemos destacar lo más importante de la nueva película de Santiago Segura: el humor. Los chistes y situaciones cómicas impregnan la cinta desde el minuto uno. Muchos de ellos funcionan, sobre todo los que defiende Toni Acosta, pero desgraciadamente la mayoría se quedan por el camino. En parte, por unas interpretaciones que no logran dar el brillo, la gracia ni el ritmo que necesita una comedia de este tipo.

Santiago Segura Crítica de Padre no hay más que uno - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Santiago Segura dirige e interpreta, pero tenemos claro que el corazón de Padre no hay más que uno es Toni Acosta, la matriarca de esta peculiar familia. La actriz consigue equilibrar la mezcla de realidad y humor que, en general, le falta a este remake. Junto a ella, Silvia Abril, interpretando a la cuñada, vuelve hacer alarde de su magnetismo cómico y de su capacidad para robar cualquier escena en la que aparece. Eso sí, esta vez su personaje resulta más repelente que otra cosa. Otras caras archiconocidas de la comedia española como Leo Harlem y Anabel Alonso tienen también papeles destacables, pero menos jugosos que los anteriores, dando vida al tío (muy cuñado) de la familia y la directora del colegio de los niños, respectivamente.

LA SORPRESA

Aunque no los desvelaremos, tal y como es habitual en las cintas de Santiago Segura hay algunos cameos muy locos que sacan sonrisas cómplices.

Santiago Segura Crítica de Padre no hay más que uno - El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

La secuencia del avión con Silvia Abril, Toni Acosta y Goizalde Núñez. Si algo se puede salvar en la crítica de Padre no hay más que uno, que sean estas tres maestras de la comedia.

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutas de una comedia familiar amable en la que puedas ver reflejado tu día a día y reírte con ello.

LO MEJOR

  • Los créditos finales
  • Aunque no todos, muchos chistes funcionan
  • La breve aparición de Goizalde Núñez

LO PEOR

  • Las interpretaciones
  • El running gag folclórico
  • Fallos importantes de montaje
  • La sensación de que nadie de los implicados se lo esté pasando bien.

Víctor Vargas

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.