Compartir

The good doctor - El Palomitrón

La ficción española en abierto vive un momento de gran incertidumbre tras la rápida implementación de las plataformas de streaming en nuestro país. Este fenómeno, que está sacando al cine y las series a marchas forzadas del prime time, está llevando a las cadenas a replantear sus estrategias de contenidos de ficción. Si bien Atresmedia está optando más por la vía de las segundas ventanas, adaptando la duración de sus series a la media internacional y produciendo con vistas a la exportación, Telecinco ha anunciado hace escasas semanas sus nuevos proyectos, que parecen reformularse más hacia lo argumental. Lo más destacado: el regreso, una década después, de las series procedimentales.

Mediaset recupera viejas fórmulas

Hospital Central - El Palomitrón

Tras años intentándolo con el thriller y dramas serializados con desiguales resultados, Telecinco vuelve a recurrir a dos géneros que le dieron bastantes alegrías en los 2000 y que siguen siendo predominantes en Estados Unidos: las series procedimentales y las comedias. Ambas comparten un elemento en común: las tramas de sus episodios son autoconclusivas y no requieren de tanta fidelidad por parte de los espectadores. Además, son más favorables a la reposición y, por tanto, muy rentables a largo plazo.

Esta decisión se ve respaldada por el inesperado bombazo de audiencias que ha sido The Good Doctor en nuestro país. Estrenada el pasado 16 de julio, el drama médico ha superado regularmente los tres millones de espectadores y el 20 % de cuota de pantalla, siendo la serie más vista en España desde su estreno por encima de todas las producciones nacionales. Su éxito se extiende también a las reposiciones posteriores al capítulo de estreno, emitidas pocas semanas después de su primer pase televisivo. Curiosamente, es la única serie procedimental que se emite ahora mismo en las tres grandes cadenas de nuestro país. Una serie estadounidense no tenía tanto éxito en abierto desde la franquicia CSI y House, ambas del mismo género.

Esta fórmula de estreno más reposición no es nueva: tras el final de Crónicas marcianas y la progresiva desaparición de los late night shows, series como El comisario y Hospital Central duplicaron sus emisiones, liderando tanto en prime time como en unas reposiciones que se alargaban más allá de la medianoche. No hablemos ya de la segunda (y tercera, y cuarta…) vida de algunas de las comedias de éxito de la cadena en FDF, que lleva años alimentándose básicamente de redifusiones de Aída o La que se avecina.

Dramas episódicos, comedias y miniseries, el arma contra la fuga de espectadores

La serie Caronte - El Palomitron

De los diez proyectos anunciados por Paolo Vasile en rueda de prensa a finales del pasado mes de octubre, tres son procedimentales (Caronte, serie de abogados protagonizada por Roberto Álamo; Madres, drama médico con Belén Rueda a la cabeza, y Desaparecidos, ficción policial con Juan Echanove y Elvira Mínguez) y dos son comedias (Señoras del (h)Ampacon Toni Acosta y Malena Alterio, y El pueblo, de los creadores de La que se avecina), además de tres miniseries (No soy un monstruo, La infiel y Después del amor) y una comedia romántica (Lejos de ti, con Megan Montaner).

Los dos restantes serían Brigada Costa del Sol (coproducción con Netflix que también podría tener tramas capitulares) y Secretos de Estado, más novelada pero anunciada meses antes que el resto de los proyectos. Es decir, de diez nuevas producciones, solo una es un claro drama serializado.

Además de Telecinco, TVE también probará suerte recuperando el género procedimental: próximamente estrenará la también serie médica Hospital Valle Norte, producida por José Frade y protagonizada por Alexandra Jiménez, José Luis García Pérez y Lucía Jiménez. 

Atresmedia sigue a lo suyo

45 revoluciones - El Palomitrón

Si Mediaset tiene a la audiencia, Atresmedia prefiere jugar en la liga del prestigio. Las series de Antena 3 no son las más vistas en sus emisiones lineales, pero sí las más reconocidas y exitosas en sus segundas ventanas de exhibición. Fariña es, junto a El día de mañana (Movistar), la serie más premiada del año en España. La casa de papel acaba de ganar el Emmy Internacional a la Mejor serie dramática y Vis a vis ha resultado un éxito para Fox.

En esta línea de producir primero para sí misma y distribuir posteriormente a través del streaming se mueve su próximo thriller Toy Boy, ya vendido a Netflix y protagonizado precisamente por María Pedraza (Élite y La casa de papel, ambos éxitos del gigante norteamericano). Además, seguirá explorando géneros poco habituales en parrilla como el musical (45 revoluciones, ambientada en los años 60) o la ciencia ficción (La valla, una distopía situada en el año 2045). Las tres, junto a lo nuevo de Allí abajo, serán las primeras en estrenar el formato de 50 minutos por episodio, mucho más favorable a la venta internacional.

Las networks americanas, un modelo para Telecinco

Blue Bloods - El Palomitrón

Salvando todas las distancias entre una industria y otra, las últimas declaraciones de Paolo Vasile restando mérito a Atresmedia por el fenómeno La casa de papel (la serie no tuvo grandes audiencias en Antena 3) y su nueva batería de proyectos de ficción le acercan al modelo de las grandes networks (cadenas en abierto) norteamericanas, cuyos mayores éxitos son, salvo excepciones, procedimentales y comedias.

En la temporada 2017/18, las diez series con mayor número de espectadores fueron The Big Bang Theory, Roseanne, This Is Us, NCIS, Young Sheldon, The Good Doctor, Bull, Blue Bloods, NCIS: Nueva Orleans y Hawaii 5-O. Excepto This Is Us (drama familiar), todas son comedias o procedimentales.

En un escenario en constante cambio y con una industria en fase de reformulación, ¿es este el camino para retener al espectador en la televisión lineal? Solo el tiempo le dará o le quitará la razón a un Vasile al que nunca le ha interesado jugar en la liga del prestigio.

 

Fon López

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.