El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Christine Baranski - El Palomitrón
DOSSIER SERIES REDACTORES SERIES

APRENDE A COMBATIR AL FASCISMO CON THE GOOD FIGHT

Pese a no ser reconocida ni por los Emmys ni por los Globos de oro, probablemente The good fight sea la mejor serie actualmente en emisión. El estado de gracia en el que permanece la ficción en la recta final de su tercera temporada no lo podíamos prever cuando se anunció este spin off the The good wife. Y mucho menos que la secuela nos acabaría gustando (aún) más que la original. Michelle y Robert King han conseguido unir lo mejor de The good wife y (la infravaloradísima) Braindead para crear este perfecto monstruo televisivo comandado por la estupendísima Christine Baranski (Mamma mía!, una y otra vez).

La serie de la era Trump

En España ni se nos pasa por la cabeza que alguna cadena o plataforma se atreva a emitir una ficción en la que se cuestionen partidos y políticos reales. La celebradísima Crematorio o la más actual y divertida Vota Juan evidencian dónde sigue delimitada la línea roja: en ambas se habla de asuntos reales y reconocibles pero representados en formaciones políticas inventadas. La falta de series (y películas) políticas en nuestro país manifiesta la fragilidad de nuestra democracia y la falta de independencia de los medios de comunicación. Veremos si acaban siendo los americanos (hola, HBO) quienes acaban por contarnos nuestra propia realidad. Mientras tanto, en otra democracia bastante golpeada como la norteamericana, The good fight nos regala secuencias como esta:

Nyambi Nyambi - El Palomitrón

Se trata del actor afroamericano Nyambi Nyamb, que rompe la cuarta pared en un momento del episodio The One Where a Nazi Gets Punched para advertirnos de que los nazis ya son algo más que una amenaza y que las tácticas políticas para acabar con ellos no están funcionando. 

Toda la tercera temporada se sustenta sobre los dilemas morales de Diane Lockart (Christine Baranski), cuyo viaje emocional desde la pasada temporada le ha llevado a asociarse a un club clandestino para acabar con Donald Trump. El presidente está tan presente en la serie que se ha convertido en el mayor y más temido antagonista de la televisión sin necesidad de aparecer en un solo plano. Diane, una mujer de ley, demócrata convencida de trayectoria intachable, comprende que solo puede combatir al fascismo con sus propias armas. Las consecuencias de sus peligrosas decisiones conforman la base argumental de los últimos episodios.

Pese a que Trump solo está presente en boca de los protagonistas, los King nos han presentado a Roland Blum como un perfecto alter ego del presidente. El personaje encarnado por Michael Sheen (Masters of sex) ha revolucionado la tercera temporada con sus excesos e histrionismo, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados desde The good wife, aunque habitualmente con apariciones más episódicas. Con clara inspiración en los políticos sin escrúpulos de la nueva ultraderecha, la interpretación de Sheen juega con los límites de la paciencia tanto del resto de personajes como del propio espectador, algo que claramente buscan provocar los King. Como si nos espetaran: “a este clase de gentuza estáis votando; vosotros sabréis”. 

The good fight ya forma parte de la discusión

The Good Fight - El Palomitrón

Y claro, una vez que el drama tiene más de político que de legal (recordemos en que The good wife las tramas políticas solían estar protagonizadas por personajes ficticios), la serie es analizada desde otras perspectivas. Se cuestiona si CBS está incitando a la violencia, la propia cadena está más pendiente del contenido de los episodios e incluso la serie se autocensura para criticar las “preocupaciones” de CBS ante el episodio en el que los King criticaban la doble moral de las empresas tecnológicas norteamericanas que censuran contenidos para penetrar en el mercado chino. 

Aunque no sepamos con seguridad si la mejor manera de combatir a los neofascistas es recurriendo a sus propias armas, sí que se agradece ver ficciones valientes que se mojan en un contexto político como el actual. Y que lo hagan con esa brillantez y sentido del humor. 

The good fight ya ha sido renovada para una cuarta temporada y se puede ver bajo demanda en Movistar +

Fon López

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.