El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

El embarcadero - El Palomitrón
DOSSIER SERIES REDACTORES REVIEW SERIES SERIES

EL EMBARCADERO: MOVISTAR VIVE SU PROPIO “AFFAIR”

FICCION MOVISTAR 2018 EL EMBARCADERO - EL PALOMITRÓN
Tras el aplauso unánime a El día de mañana, la última serie estrenada en la primera temporada de producción propia de Movistar +, la plataforma se enfrentaba al reto de mantener el nivel y corregir algunos de los aspectos que no funcionaron del todo bien en otras de sus series originales de cara a su segundo año en funcionamiento. Uno de los estrenos que más expectativas había generado de cara al nuevo curso era El embarcadero, a cargo de los responsables de La casa de papel.
 
El origen de El embarcadero lo podríamos encontrar en unas declaraciones en 2015 de Sonia Martínez, Directora de Ficción de Atresmedia y a cuyo cargo está la idea original de la serie junto a Nacho Manubens: “Mi último enamoramiento ha sido The affair. Es la serie que realmente me encantaría traer”. A Martínez le interesaba tanto la estructura narrativa de la serie de Showtime (emitida en España precisamente también en Movistar), que ha promocionado varios proyectos de Antena 3 haciéndole guiños, como sucedió con La embajada o la reciente Presunto culpable. Sin embargo, es con El embarcadero con quien más elementos narrativos comparte: la trama principal se desencadena tras un fallecimiento; la historia se narra a través de flashbacks, mostrando una misma realidad vivida a través de personajes distintos, el arco principal gira en torno a un affaire; las dos protagonistas femeninas tienen perfiles similares a las americanas (urbanita estresada frente a una pseudo-hippie que vive en una tranquila localidad) e incluso ambas series comparten elementos estéticos. Pese a todo, la producción de Atresmedia Studios y Vancouver Media consigue adquirir carácter e identidad propios.
 
Buena parte de esa identidad la imprimen Álex Pina y Esther Martínez Lobato, quienes se han encargado de crear el peculiar universo de la serie a partir de la idea de Martínez y Manubens, y Migue Amoedo, cuya preciosista fotografía ha embellecido los ya de por sí espectaculares paisajes de la Albufera valenciana. 

Drama adulto, en femenino y desprejuiciado

El embarcadero Verónica Sánchez - El Palomitrón

Aunque la serie gire en torno a la muerte de un hombre (Álvaro Morte), son dos mujeres quienes sostienen el peso argumental de El embarcadero. Precisamente en el desarrollo de los personajes de Verónica Sánchez e Irene Arcos encontramos uno de los puntos fuertes del proyecto: en lugar de perpetuar el estereotipo de mujeres enfrentadas por el amor de un hombre, los personajes femeninos son empáticos, complejos e imperfectos y unidos en relaciones de sororidad. 

La serie no juzga a sus protagonistas, que toman decisiones incorrectas e impopulares constantemente. Del adicto a los ansiolíticos a la mujer poliamorosa, los guionistas nos presentan un abanico de personajes peculiar y naturalista, tan bien desarrollado que sobrevive a algún que otro importante error de casting. 

Movistar mejora con El embarcadero dos de sus puntos débiles de la pasada temporada: la estructura narrativa y el desarrollo de personajes femeninos potentes. Se nota (para bien) la experiencia televisiva tanto de Atresmedia como de Vancouver Media en comparación con otros proyectos desarrollados para la plataforma por cineastas. 

En este período de ensayo y error propio del arranque de cualquier nuevo operador, esta historia de dobles vidas, secretos e inseguridades supone un paso más en la búsqueda de una identidad propia que haga de Movistar un referente de la ficción premium

Fon López

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.