El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

RETORNO A BRIDESHEAD PORTADA SERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA - EL PALOMITRÓN
DOSSIER SERIES REDACTORES SERIES

10 MINISERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA PARA PASEAR POR SU HISTORIA

La industria audiovisual británica se ha caracterizado durante décadas por la calidad de sus adaptaciones literarias, sobre todo cuando se trata de mostrar parte de su historia. Con Gentleman Jack, la miniserie que llega a HBO el 23 de abril, se retrata la sociedad británica en los inicios de la revolución industrial desde el punto de vista de una mujer de negocios.

Con motivo de su estreno vamos a hablar de diez miniseries británicas de época que muestran las costumbres y evolución de un país cuyo futuro no podría ser más incierto en estos momentos.

GUNPOWDER (2017)

GUNPOWDER MINISERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA - EL PALOMITRÓN

Con la era Isabelina dando sus últimos coletazos y el reinado de Jacobo I (hijo de María I de Escocia) recién proclamado, llegamos a uno de los momentos históricos británicos más conocidos: el fallido atentado hacia el regente en 1605.

El episodio ha sido adaptado en numerosas ocasiones, desde la cinta de renombre V de Vendetta hasta la miniserie menos conocida de BBC titulada Conspiración, traición y muerte. Estos últimos fueron, además, los encargados de revivir en 2017 la historia de Guy Fawkes, esta vez junto a HBO en una producción de tres capítulos titulada Gunpowder

La serie, protagonizada por el actor de Juego de Tronos Kit Harington, sigue a Fawkes y a sus compañeros revolucionarios para mostrar el conflicto político-religioso de la época, y lo hace casi a la perfección. El reinado de Jacobo I (protestante como Isabel I) estuvo marcado por la persecución de los católicos en tierras británicas, algo que Gunpowder ha sabido plasmar para dar contexto a la historia de su protagonista. Un punto aparte es la utilización de localizaciones y el tándem maquillaje-peluquería en el que, como casi todas las producciones de la BBC, consigue un sobresaliente.

ORGULLO Y PREJUICIO (1995)

ORGULLO Y PREJUICIO 1995 MINISERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA - EL PALOMITRÓN

Con el final de los Estuardo llegó la era Georgiana a la Corona Británica (así como el periodo de Regencia), una época que, al igual que hiciera la Isabelina, promovió las artes, la arquitectura y la moda. Si bien los tiempos eran contemporáneos a Napoleón (lo que implicaba grandes conflictos sociales y políticos), el mundo audiovisual de la actualidad ha desechado en parte la historia militar británica para dar paso a historias más enternecedoras.

No se puede hablar de miniseries británicas de época sin mencionar una de las producciones clave del género: la versión de 1995 de Orgullo y prejuicio. Nuevamente fue BBC quien se encargó de llevar a la pequeña pantalla la historia creada originalmente por Jane Austen, autora que con sus novelas a mitad entre el costumbrismo y el romance conseguía retratar a la alta sociedad británica.

La serie, ambientada a principios del siglo XIX (la obra original se publicó en 1813) fue una de las primeras grandes producciones británicas de época y el último episodio fue seguido por casi el 40% de Gran Bretaña. Además, fue el trampolín definitivo que haría de Colin Firth (el gran Mr. Darcy) un actor de fama internacional.

Fama e impacto aparte, Orgullo y prejuicio de 1995 es una de las adaptaciones más fieles de la historia y los personajes de Austen (a quienes vimos incluso convertidos en zombies). Gran parte de las secuencias que conforman sus seis episodios están calcadas de la obra original, manteniendo no solo los diálogos, también el espíritu y el retrato de la sociedad inglesa de la Regencia que caracterizaba a su autora.

LOST IN AUSTEN (2008)

LOST IN AUSTEN MINISERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA - EL PALOMITRÓN

Una nueva miniserie basada en el universo de Jane Austen aterrizaba en la televisión en 2008. Eso sí, esta vez era de manos de otro de los gigantes del audiovisual británico: la cadena ITV (responsable de dramas como Victoria o Poirot, con David Suchet).

A pesar de que, por su temática, es imposible no tachar a Lost in Austen de adaptación Austenita, lo cierto es que maneja con tal maestría sus tramas y personajes que uno acaba por olvidar de dónde sale el material original. La miniserie de ITV da un giro al clásico proponiendo el “qué pasaría” si alguien del presente, en mitad de la nueva era de la información, viajase a principios de 1800 para vivir como su personaje ficticio favorito (Elizabeth Bennet).

El tono cómico de la serie hace que pierda credibilidad en cuanto a ambientación y retrato social se refiere, pero la naturaleza de su humor consigue un efecto diferente: el contraste. Casi todos los gags tienen lugar por el choque entre culturas: la cosmopolita opuesta a la vida campestre, y obviamente, la época contemporánea con la más antigua. Además, se trata de una actualidad ya caduca que también sirve para conocer a los jóvenes ingleses de veintitantos de hace más de diez años.

CRANFORD (2007)

CRANFORD MINISERIES BRITÁNICAS DE ÉPOCA - EL PALOMITRÓN

Seguida a la Regencia, a partir de 1937, se enmarca la época Victoriana, uno de los grandes episodios de la historia (casi contemporánea) del Reino Unido. Esta era se caracteriza por el inicio de la Revolución Industrial y la conversión de la agrupación de países en un Imperio con terrenos a lo largo y ancho del globo terráqueo. La transformación del país no fue ni mucho menos un proceso apresurado, algo que también se trasladó a la literatura y sus posteriores adaptaciones.

En ese momento, previo a los pasos que llevarían a la sociedad inglesa hacia lo que conocemos en la actualidad, se contextualiza Cranford, la historia de un pueblo del mismo nombre y las vidas que residen en él. Basada en las novelas de Elizabeth Gaskell (conocida por la exactitud a la hora de plasmar la sociedad de la época), la producción protagonizada por Judi Dench, Jim Carter, Michael Gambon e Imelda Staunton, entre otros, busca hacer del espectador un miembro más de la comunidad, enredarlo en sus tramas conforme descubre la vida de las solteronas y viudas de clase media.

Cranford, al igual que la obra en la que se basa, consigue transmitir la incertidumbre que trae a la sociedad un cambio en la Corona. Además, las vidas de los más mayores contrastan con los jóvenes en todos los aspectos (económico, laboral e incluso romántico), mostrando lo que podrían ser los primeros pasos hacia una sociedad más liberada.

NORTE Y SUR (2004)

NORTE Y SUR 2004 - EL PALOMITRÓN

Y llegó la industrialización. Sin el consorte de Victoria I, el Príncipe Alberto de Sajonia, la revolución no habría proliferado, o al menos no al mismo ritmo. Durante el reinado de su esposa, el Príncipe se ocupó de las tareas sociales y del avance de las tecnologías en el país, desde el ferrocarril hasta las fábricas del norte de Reino Unido. En 1851 se convirtió en una pieza clave de la organización de la Gran Exposición (también conocida como la Exposición Universal), concebida para mostrar el progreso de los diferentes países.

La Gran Exposición fue el catalizador que hizo patente la desigualdad entre lo que se catalogaría como “primer mundo” y los países “en vías de desarrollo”, pero ni siquiera entre los primeros se encontraba la prosperidad total. Dentro de Inglaterra había claras diferencias entre norte y sur, ciudad y campo, evolución y estancamiento. John Thorton y Margaret Hale representan los dos polos de Inglaterra en Norte y Sur, la miniserie de la BBC adaptada de la novela homónima de Gaskell, autora también de la saga Cranford. En mitad de una época repleta de monstruos (con la criatura de Mary Shelley), fantasmas (creados por las Brontë), e incluso vampiros (gracias al clásico de Bram Stoker), Gaskell narra una historia romántica sumergida en el costumbrismo británico de mitad del siglo XIX. 

Aun sin ser la primera de sus adaptaciones, Norte y Sur de 2004 consigue trasladar la rudeza de Thorton y la osadía de Hale a la pequeña pantalla, plasmando uno de los desafíos a los que se enfrentó la sociedad: el de adaptarse a una nueva forma de vida. La miniserie muestra la sociedad de clases a la vez que plantea las condiciones laborales de entonces y reflexiona sobre su existencia en la actualidad.

REGRESO A HOWARDS END (2017)

HOWARDS END PROMOCIONAL - EL PALOMITRÓN

El avance tecnológico de la Revolución Industrial se completaba con la incertidumbre que suponía el surgimiento de un nuevo modelo social: la sociedad de clases. Esta forma de estratificación implicaba la variación de la posición social mediante la adscripción de los individuos a una clase social.

Desarrollada sobre todo durante el siglo XIX, la sociedad de clases sirvió de inspiración para uno de los grandes novelistas y ensayistas británicos del siglo XX, E. M. Forster. Para hablar de ello no se limitó al retrato de las diferentes clases, también buscó plasmar las barreras sociales que, finalmente, impedían una reconciliación entre ellas. Regreso a Howards End, la miniserie adaptada por la BBC, consigue mantener el tono de denuncia de Forster a la par que recurre al atractivo visual.

La producción protagonizada por los veteranos del género Hayley Atwell (Agente Carter) y Matthew Macfadyen (Orgullo y prejuicio) tuvo que enfrentarse a uno de los enemigos más comunes en este tipo series: el fantasma de las adaptaciones pasadas. En este caso se encontraron con uno de los grandes, y es que en 1992 James Ivory consiguió enamorar a público y crítica con su interpretación del clásico, marcando la consagración de Emma Thompson en el cine y ofreciéndole el que sería su primer Oscar. A pesar de ello y gracias a sus actuaciones, la miniserie consigue posicionarse casi al mismo nivel de la obra de Ivory.

TESTIGO DE CARGO (2016)

TESTIGO DE CARGO MINISERIE - EL PALOMITRÓN

Con la Era Victoriana y el corto reinado de Eduardo VII a la espalda las líneas históricas comienzan a diluirse. El periodo que siguió a la Gran Guerra dejó una sociedad próspera (para los británicos) que buscaba la desinhibición fuera del campo de batalla y miraba hacia un mundo globalizado. Las ganas de dejar atrás el fatídico episodio provocaron un nuevo auge de la ficción escrita, que plasmaba una sociedad ligeramente idealizada por encima del realismo puro.

Parece imposible concebir esta época sin contar con una de las grandes mentes de Gran Bretaña, Agatha Christie, quien contribuyó tanto a la literatura como al audiovisual patrio con las posteriores adaptaciones de su obra. Cuesta escoger entre las innumerables producciones televisivas que se han inspirado (y continuarán inspirándose) en sus historias pero, de vez en cuando, alguna de ellas destaca sobre las demás. Es el caso de Testigo de Cargo, la miniserie de 2016 producida por la BBC que traslada a la pequeña pantalla una de las creaciones mejor valoradas de la autora.

Christie y Julian Jarrold (Noche Real, The Crown) llevan a la pequeña pantalla el guion sobre el juicio de Leonard, el supuesto asesino y heredero de la rica Emily French. La fuerza de Testigo de cargo radica principalmente en sus desgarradoras interpretaciones, en la emoción que derrocha cada sílaba pronunciada por los actores, y en la manipulación no solo del sistema judicial británico, sino del propio espectador. Además, la producción británica modifica alguno de los giros de la historia original, lo que la diferencia definitivamente del resto de adaptaciones. 

RETORNO A BRIDESHEAD (1981)

RETORNO A BRIDESHEAD PAREJA - EL PALOMITRÓN

El periodo de entreguerras dejó ver lo mejor y lo peor de las personas y así se encargaron de retratarlo algunos de los grandes novelistas de la época. Además de la ya mencionada Agatha Christie, también daban sus primeros pasos en la literatura autores como George Orwell o Evelyn Waugh, siempre mostrando en sus obras una crítica hacia la estructura social en que estaban sumergidos.

Sería una obra de Waugh la que se convirtiera años más tarde en una de las características de la época gracias a su adaptación. Retorno a Brideshead, la miniserie de ITV emitida durante los años ochenta, utilizaba la sátira para criticar a la aristocracia y la clase alta británica conforme ponía en evidencia los contrastes entre el catolicismo y el anglicanismo. Además, buscaba la agitación de sus interlocutores proponiendo un estilo de vida ajeno a los convencionalismos sociales tanto de la época en que se ambienta la novela como de aquella en la que se pudo visionar por primera vez.

Antes de que Orgullo y Prejuicio se convirtiese en una de las series más vistas, ITV revolucionó el mercado ofreciendo a Retorno a Brideshead la mayor inversión de capital en televisión hasta el momento. Esto no solo se tradujo en la utilización de recursos como el Queen Elizabeth 2, uno de los grandes transatlánticos del Correo Británico, también consiguió que la miniserie se fuera nominada a varios BAFTA, EMMY y Globos de Oro.

THE HALCYON (2017)

THE HALCYON PROMOCIONAL - EL PALOMITRÓN

Quince años después de que la Primera Guerra Mundial culminara oficialmente, estallaba otro conflicto internacional. Iniciada por el auge del fascismo y el clima desfavorable que había dejado la resolución de la Gran Guerra, la Segunda Guerra Mundial volvió a destrozar a la población de Europa física y emocionalmente. Reino Unido fue el único país que combatió durante toda la campaña (desde 1939 hasta 1945), manteniendo la postura promovida por Winston Churchill: la no-rendición en cualquier circunstancia.

La despedida de Downton Abbey provocó que ITV buscase entre las series de época su próxima fuente de ingresos. De ese modo, la cadena británica apostó por The Halcyon, una historia ambientada en un hotel de cinco estrellas situado en el Londres de los años cuarenta, sumido en plena Segunda Guerra Mundial. Aunque erró en su propósito inicial (la serie se canceló tras la emisión de su primera temporada), la producción se perfiló como una propuesta bien ambientada y original en lo que al género se refiere.

Churchill podía movilizar a las masas con un solo discurso, consiguiendo la implicación de la población británica tanto en el campo de batalla como fuera de él. El sentimiento de unidad que promovió el Primer Ministro es uno de los pilares fundamentales de la producción de ITV. Mediante los diferentes visitantes del hotel, así como los trabajadores del mismo, retrata los diferentes puntos de vista sobre la guerra, así como el impacto que tenía en las relaciones sociales. Además, repite la fórmula del contraste social centrándose en los clientes y los asalariados del hotel.

WHITE HEAT (2012)

WHITE HEAT BBC - EL PALOMITRÓN

La estabilidad económica y social que llegó a Gran Bretaña tras la Segunda Guerra Mundial se ha prolongado (a grandes rasgos) hasta nuestra época. La falta de grandes eventos históricos dejó paso a la evolución de una sociedad que, gracias a la globalización, se fue abriendo al mundo en diferentes aspectos. Durante los años sesenta, Reino Unido vio florecer el “Swinging London”, el posicionamiento de la capital británica como cuna de la cultura y de la moda que orientaba a los jóvenes hacia lo moderno. 

En ese escenario se cocina White Heat, la miniserie de BBC que se centra en siete jóvenes estudiantes para mostrar la sociedad de 1965 y su progreso hasta 1990. La producción plasma de forma superficial el estilo de vida de los sesenta pero, al contrario que otras producciones de la misma ambientación, también incide en el conflicto racial, el agitamiento político, la libertad de la mujer, y la revolución sexual.

Quizás esta última, escrita por una Paula Milne inspirada por sus propias vivencias, no sea la que más se acerca a la serie que nos ocupa hoy. Lo cierto es que Gentleman Jack podría catalogarse a simple vista como una criatura de todas las miniseries que hemos recomendado: la crítica a la alta sociedad británica, el contraste entre esta misma y las clases inferiores, la reivindicación de la mujer en el trabajo, etc. En definitiva: una mezcla interesante que, si te gusta el género, no te debes perder. 

María Reinoso

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Amante del cine, las series y la literatura con un cariño especial a la animación y tiempos de la regencia. Aunque adoro las cintas de culto clásicas y contemporáneas, disfruto viendo películas de calidad bastante cuestionable.