El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

DOSSIER SERIES FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES SERIES

LA ÚLTIMA TEMPORADA DE JUEGO DE TRONOS CALIENTA MOTORES EN OSUNA

Apenas 7 días nos separan del estreno de la última temporada de Juego de Tronos, una de las series más populares ya de la historia de la televisión, y sin duda la reina de las redes sociales desde hace ya varios años.  Su octava y última temporada llegará el domingo 14 de abril a HBO y sus plataformas partners. Hasta entonces cualquier nueva imagen, teorías, filtraciones o rumores son carne de interacción en redes desde hace ya unas semanas.

El universo de Juego de Tronos en televisión, que despegó con una legión de lectores ya enganchados a los libros de George R. R. Martin, ha terminado encontrando su propio camino, despegándose de manera casi definitiva de las páginas de los libros para rendirse a los espectadores, a las necesidades de la narración televisiva y, por qué no decirlo, al espectáculo total.

A estas alturas hablar de esta serie como fenómeno es indiscutible. La serie más pirateada de la historia (lástima que tengamos que recurrir a esta naturaleza de datos para evaluar la potencia de una serie) ya es un universo transmedia con todas sus letras. Novelas, recetas, destinos turísticos, exposiciones, horas y horas lectivas dedicadas o basadas en la serie en decenas de universidades, entre ellas Harvard, componen un formidable mapa de destinos y lugares que visitar. Componen un puzzle global al que va a ser complicado poner límites, especialmente si tenemos en cuenta los proyectos que ya están en fase de valoración o desarrollo para continuar explotando las historias de Poniente, ya sea a base de precuelas, spin off, o cualquier otra fórmula que garantice el éxito y la continuidad de una saga nunca antes conocida en la televisión.

España, plató de una serie de alcance mundial

No es la primera vez que España es elegida para acoger el rodaje de grandes producciones, y Juego de Tronos ha encontrado en nuestro país un gran aliado para dar con las localizaciones que más y mejor se adaptaban al espíritu de la serie. Sevilla, Cáceres, Girona, Córdoba, y también Osuna se han convertido en platós naturales para la grabación de algunos de sus capítulos. Y todas han experimentado un incremento notable en su turismo, porque el turismo relacionado con el cine y las series ha experimentado un auge bastante importante en los últimos años, y porque la potencia de Juego de Tronos como entretenimiento globalizado es imponente. Y no somos el único pais que ha visto incrementos desorbitados en su cifras de turismo (ciudades como Girona aumentaron un 156% sus reservas turisticas tras el estreno de la quinta temporada), otros paises europeos que también han albergado su rodaje han visto escalar sus cifras en el sector hasta cotas inimaginables (el 174% de incremento en Reikiavik se queda como un aumento “discreto” frente al 409% que experimentó Dubrobnik unas semanas después del estreno de la quinta temporada).

En el caso de Osuna, que se ha movido en incrementos cercanos al 50% en sus visitas turísticas, el efecto de Juego de Tronos ha sido muy especial, no solo por el impacto sino también por los beneficios en posicionamiento de esta municipio sevillano. Con menos de 20.000 habitantes, Osuna bien puede presumir de ser más conocida que nunca fuera de nuestras fronteras gracias a la grabación del último episodio de la quinta temporada en su Plaza de Toros, una construcción que cumplirá 115 años el próximo 13 de mayo, y que es institución dentro del mundo taurino. Y ahora, también, del universo cinéfilo. Y es en ella donde la firma Vodafone, a través de su marca Vodafone YU, ha decidido celebrar su última experiencia inmersiva, incorporando Juego de Tronos a un catálogo de actividades exclusivas e insólitas en las que el espectador se convierte en el epicentro de la acción. Es la primera serie en formar parte de sus acciones “Experiential”.

Una mesa redonda antes del espectáculo

No hay show que se precie sin un calentamiento previo a la altura, y Vodafone reunió en Osuna a algunas de las partes involucradas (al menos en Andalucía) en dotar a Juego de Tronos de un aroma español, y hacernos sentir a los espectadores españoles más cercanos a esta ficción, tan lejana y ajena en su narración.

Con Ignacio García-Legaz (director de Vodafone TV) haciendo las veces de moderador, Rosario Andújar (Alcaldesa de Osuna), Peter Welter (Socio de la productora Fresco Film y productor de Juego de Tronos), Piluca Querol (Directora de Andalucía Film Commission) y Manuel Ramírez (Supervisor de efectos especiales en El Ranchito) entablaron un debate sobre la experiencia de acoger un rodaje de este calado en Osuna, con sus particularidades y sus curiosidades. Y todo apunta a que el equipo estuvo realmente cómodo en Osuna llegando a entablar relaciones muy cercanas y estrechas con los vecinos recurrentes, que se volcaron al máximo con la producción. Tal fue su grado de implicación, que el último día de rodaje el propio director de este capítulo que cerraba la quinta temporada, David Nutter, (el mismo realizador que se encargó de la dirección del recordadísimoLas lluvias de Castamere”) repartió camisetas de la serie, uno por uno, a todos los extras que participaron en la secuencia que acontece en la Plaza de Toros. Y ojo que estamos hablando de cerca de 600 figurantes…

Pero si un aspecto fue la estrella del debate, este fue el tema de los incentivos fiscales. Porque España y sus bondades para convertirse en plató de grandes producciones, si hablamos de sus contrastes geográficos, de su diversidad cultural (solo Francia o Italia pueden competir con el legado artístico que inunda nuestro territorio) o de su gran cantidad de horas de sol, está fuera de dudas. Pero no así las facilidades económicas con las que cuenta nuestro país. A excepción de Canarias, nuestras “ayudas” están a la cola en casi todos los apartados, y mientras nada cambie, por muy atractivo que resulte rodar en nuestro país en el resto de capítulos, es seguro que seguiremos perdiendo la batalla frente a otros países europeos, que en los últimos tiempos sí se están convirtiendo en destinos habituales para las productoras internacionales.

Un apartado sobre el que urge actuar, especialmente ahora que tanto Netflix como Viacom han elegido España como cuartel de operaciones en Europa para desarrollar sus planes de producción propia. No pueden lanzarse señales más claras a la Administración.

#VodafoneYuPorElTrono

Es de recibo hablar con prudencia del espectáculo que Vodafone YU desplegó en Osuna. Porque no es cuestión de describir la experiencia con pelos y señales y porque este tipo de acciones tienen que vivirse, y no leerse. Lo que sí os podemos adelantar es que durante la proyección de los dos capítulos escogidos, el obligatorio último capítulo de la quinta temporada y el último de la séptima (que nunca está de más recordar por dónde nos quedamos en esta partida por Poniente), no fueron pocas las sorpresas que enriquecieron notablemente el visionado.

Si ya de entrada la Plaza de Osuna se convirtió en una suerte de exposición itinerante con los símbolos más destacados de la serie para que el público pudiese hacerse fotos y ganarse unos likes en sus cuentas sociales, el verdadero plato fuerte aguardaba en las proyecciones. Juegos de luces, actores perfectamente disfrazados que intertúan con el público o reproducen algunas de las escenas más vibrantes que se ven en la pantalla, efectos especiales, y hasta un especialista envuelto en llamas… Todo muy planificado para que la experiencia inmersiva resulte bastante completa.

Y como colofón, una orquesta en directo interpretando los temas más reconocibles de la serie, a modo de bienvenida y de despedida.

Desde luego, una nueva forma de disfrutar con nuestras ficciones favoritas, y una buena noticia que este tipo de acciones, tradicionalmente ligadas al cine, se vayan extendiendo también al universo series.

Y como un imagen vale más que mil palabras y artículos, os dejamos este aperitivo para que entendáis un poquito mejor el concepto experiencial, y no dudéis en levantar la mano en cuanto os sea posible acudir a una de estas acciones tan entretenidas y a medida del fan.

Alfonso Caro

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.