Compartir

Creemos que 2018 ha sido un año importante en lo que se refiere a la evolución de las bandas sonoras. Las fronteras entre la “música clásica” contemporánea, el pop/rock y la música incidental o “de cine” cada vez están más difusas y los compositores saltan de una a otra con mucha más libertad que en el pasado. Esta es una estupenda noticia para nosotros los espectadores, que accedemos así a una experiencia más enriquecedora, sin limitaciones artificiales.

Es prácticamente imposible elaborar una lista que esté a gusto de todos, pero sí podemos explicar los criterios que hemos seguido para hacer la selección. Lo fundamental es que cualquier banda sonora debe servir para complementar y mejorar las imágenes y/o historia de la película. Desde el punto de vista temporal, hemos seguido las reglas marcadas por los premios Oscar o Globos de oro de este año. Por ejemplo: la maravillosa BSO de El hilo invisible de Jonny Greenwood no ha podido ser considerada porque ya participó en la temporada de premios anterior. Sobre el orden del Top 5, es alfabético ascendente según el primer apellido del compositor.

Antes de empezar el repaso, solo indicaros que hemos creado una playlist en Spotify con los temas más representativos de todas las BSO comentadas en este artículo (dos temas para el Top 5 y un tema para el resto). Aquí os la dejamos.

EL BLUES DE BEALE STREET – NICHOLAS BRITELL

El joven compositor neoyorquino nos dejó maravillados con la BSO de Moonlight en 2016, un gran ejemplo de que intimismo y vanguardia son musicalmente compatibles. Imposible olvidar el tema The Middle of the World, pura emoción.

En El blues de Beale Street volvemos a encontrarnos a Britell colaborando con el director Barry Jenkins. Se trata de una banda sonora bien medida (más madura que la anterior), donde el mayor esfuerzo del compositor ha estado en la creación de diferentes atmósferas. En temas como Agape, las bellísimas imágenes de la película son complementadas con una textura musical esperanzadora y sosegada, elevando la intensidad dramática del conjunto. Sorprende el uso de instrumentos de viento casi improvisados entre clásicos acordes de piano y armoniosas melodías de cuerda. Recomendamos ver el tráiler a continuación para capturar mejor el concepto de atmósfera.

HA NACIDO UNA ESTRELLA – LADY GAGA, BRADLEY COOPER

Comercialmente, este es el disco más importante de todo un año de cine. Prescindiendo de la coordinación de la tradicional figura del compositor de BSO, la superestrella del Pop (y reputada actriz) Lady Gaga y el polifacético Bradley Cooper han desarrollado una lista de casi veinte temas originales perfectamente consistentes con el desarrollo de la película. La calidad y diversidad de la obra es innegable por sí misma, pero es que además ayuda en la comprensión y matización de la historia en pantalla.

En nuestra selección hemos incluido los temas Shallow (ganador del Globo de oro y actualmente nominado al Oscar a mejor canción original) y Always Remember Us This Way. Os dejamos a continuación el videoclip oficial del primero de ellos (que va por las 260 millones de visualizaciones en Youtube). Creemos que resume muy bien la fusión música-imagen que ha hecho de Ha nacido una estrella una de las películas del año.

UN OCÉANO ENTRE NOSOTROS – JÓHANN JÓHANNSSON

No podía faltar en nuestro Top 5 alguna referencia al malogrado compositor islandés Jóhann Jóhannsson, que nos dejó inesperadamente en febrero de 2018. Entre otros galardones, se hizo con el Oscar en 2014 por la BSO de La teoría del todo, una obra maestra en la que destacamos el precioso tema A Model of the Universe, que podéis encontrar en nuestra playlist.

Un océano entre nosotros es uno de esos casos donde la BSO es notablemente mejor que la película. De hecho, estamos bastante convencidos de que si la película se deja ver es en buena parte por el gran trabajo de la música. Contiene soberbios temas como A Pile of Dust, donde se fusionan con maestría la quietud del estilo minimalista-envolvente de Jóhannsson con emocionantes escalas ascendentes-descendentes de cuerda. No os la perdáis, merece la pena.

MARÍA REINA DE ESCOCIA – MAX RICHTER

No podemos ocultar que Max Richter es uno de nuestros compositores preferidos. Actualmente, ante la falta de Jóhannsson, tal vez sea el máximo representante del minimalismo surgido en el Norte de Europa durante las dos últimas décadas. Para los que no los conozcáis, os dejamos en la playlist su famoso tema On The Nature of Daylight, que suena en momentos clave de películas como Shutter island o La llegada.

En María Reina de Escocia, Richter nos presenta una de sus creaciones más complejas y pragmáticas, soportando el desarrollo de la historia con el uso de varios géneros musicales. Ceremoniosos temas como The Shores of Scotland, con gran protagonismo de la fuerza del viento metal y la percusión, contrastan con otros más cercanos al estilo habitual del músico, como My Crown. Os dejamos un pequeño vídeo de la grabación del primero a continuación.

SUSPIRIA – THOM YORKE

El célebre cantante de la banda británica de rock alternativo Radiohead (a la que también pertenece el anteriormente mencionado Jonny Greenwood) presenta su primera banda sonora para un largometraje. Según reconoció Luca Guadagnino, director del Suspiria, Yorke declinó el encargo inicialmente, pero cedió después de varios meses de insistentes peticiones por su parte.

Lo primero a destacar es el carácter transgresor de la obra, bien alineado con la polémica que suscitó la película en su estreno. El intensivo uso de medios electrónicos es poco habitual en el cine, pero consigue el objetivo de sumergirnos gradualmente en el hipnótico universo de la película, como podemos apreciar con el tema Belongings Thrown in a River. Como excepción a lo comentado, nos encontramos el tema Suspirium, en el que el artista asume su rol de solista a piano y que se utiliza repetidamente (sampleado) a lo largo del disco. Os dejamos una versión live del tema a continuación.

MENCIONES HONORÍFICAS

Hay algunas bandas sonoras que no han conseguido meterse en el Top 5 de 2018, pero que creemos importante mencionar. La BSO de El primer hombre de Justin Hurwitz era una de las grandes apuestas del año, pero la sorprendente falta de encaje con la película (un requisito fundamental) la ha alejado del Top. Algo muy diferente sucede con El regreso de Mary Poppins de Marc Shaiman. Si bien su parte instrumental enriquece el tono clásico de la película, las canciones no llegan a ser lo suficientemente pegadizas como para sobresalir.

Dos apuntes para terminar: la inquietante música de El vicio del poder consolida a Nicholas Bitrell como el compositor del año 2018 (ojo al tema incluido en la playlist, una joya). Mirando al panorama español, consideramos que la clásica obra de Lucas Vidal para El árbol de la sangre es la mejor del año, aportando un gran valor a la película de Julio Medem.

Con esto concluimos el repaso de las mejores bandas sonoras de cine en 2018. Os invitamos a escuchar la playlist, darnos vuestra opinión y proponernos vuestra propia lista de imprescindibles.

Pedro Figueiras

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.