Compartir

Tilda Swinton Suspiria - El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

Hay un fenómeno muy recurrente dentro de la audiencia cinéfila que consiste en que se crean unas burbujas de expectativas grandilocuentes e inasequibles alrededor de películas muy esperadas (mayoritariamente en los festivales de cine), y cuando finalmente se estrenan en cine la recepción es tibia. No es que la crítica mintiera, sino que la película que te has ido creando en tu cerebro durante los últimos meses, personalizada exclusivamente para tus gustos, siempre será más satisfactoria que la verdadera película. Por esa razón hemos decidido posponer la crítica de la película hasta solamente un par de semanas antes del estreno en España para no crear falsas expectativas y no daros un exceso de información sobre un filme que es mejor visionar sabiendo poco sobre él y dejando los prejuicios en casa.

LA PELÍCULA

Suspiria coge la reputación y el punto de partida de la cinta de Dario Argento y crea un rico universo lleno de simbolismos con una estética y textura (lo más memorable de la original) completamente independientes. Según el guionista David Kajganich, la original, escrita por Daria Nicolodi y Argento, poseía muchas de estas ideas de forma subtextual, pero él las sacó a la superficie. Una de sus decisiones más acertadas fue ambientar la nueva versión en la época y en el lugar en el que se filmó la primera (Berlín, 1977). Así conseguían retratar el complejo contexto político en el que se gestó la original y la razón por la que es tan poderosa. Fue una época marcada aún por las secuelas que dejó el fascismo en la población, concretamente en el cuerpo y la mente de las mujeres. Los 70 fueron una década importante por el movimiento feminista europeo que, según Guadagnino, no buscaba la igualdad como el norteamericano, sino que buscaba la diferencia. Por esa razón, las protagonistas son este grupo de mujeres que viven de forma independiente a la sociedad contemporánea. Suspiria está contada desde el punto de vista de las brujas.

Igualar el memorable trabajo de diseño de producción y fotografía de la de 1977 parecía imposible, pero el resultado final, obra de Inbal Weinberg y Sayombhu Mukdeeprom, nos dice lo contrario. Como ejemplo del nivel de detallismo de este proceso, la película fue grabada en un hotel que les atrajo por el aura de libertad que transmitía, pero al ser de art nouveau tuvieron que remodelarlo todo para que fuera art decó, más adecuado histórica y estilísticamente.

El guionista concibió la danza como una forma de lanzar hechizos. Se inspiró en las coreografías visionarias de la bailarina Marta Graham que buscaban el descubrimiento de principios primigenios. Las secuencias de baile están muy buen rodadas buscando captar la vivacidad de los movimientos.

Suspiria es la primera banda sonora de Thom Yorke. Aunque primeramente dudó, finalmente aceptó la colaboración, ya que le atrajo la repetición de los motivos musicales de la original y la posibilidad de experimentar con la música de los 70. El resultado final ha sido una banda sonora muy alejada de la original pero igualmente meritoria.

Suspiria Dakota Johnson - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

En este caso más que nunca, ELLAS. No hay ningún personaje de peso en Suspiria interpretado por un hombre. Hay un protagonista masculino, pero es interpretado por Tilda Swinton. La actriz se transforma en tres personajes que encarnan las tres partes de la mente según Freud: ello, yo y superyó. Dakota Johnson, quien ha dejado su faceta más comercial a sus espaldas de momento, nos está asombrando en su etapa de cine de autor/a (irradia carisma en Malos tiempos en El Royale). En Suspiria crea un nuevo registro de actuación, intenso y poderoso.

Otros nombres que destacan: Alek WekChloë Grace Moretz, Mia Goth (sensacional como siempre), Angela WinklerBarbara Magnolfi.

LA SORPRESA

Hay un trama de investigación llevada por el personaje que vemos bajo estas líneas que ocupa un tercio del metraje y que, pese a tener una función muy bien calculada dentro del relato, se la ha señalado como la culpable de la excesiva duración (150 minutos) de Suspiria. No nos atreveríamos a ser tan rotundos, pero sí que es cierto que cada vez que volvemos a esta sección de la historia nuestro grado de atención decae.

Tilda Swinton Suspiria - El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

No entréis a la sala esperando numerosas secuencias de terror. Hay tres. No obstante, lo bueno, si breve, dos veces bueno. En este caso lo son, y provocan verdadero dolor físico (tampoco para desmayarse, como afirmaba de forma desproporcionada la campaña publicitaria). No decimos nada más, puesto que es mejor no saber nada sobre ellas.

TE GUSTARÁ SI…

Eres una persona amante del cine arriesgado y transgresor (dentro de los códigos de Hollywood, claro), aprecias el terror que se toma su tiempo, te fascina el movimiento de grandes grupos de gente en pantalla (culpables) o si sigues la trayectoria del alguna miembro del inmejorable reparto.

LO MEJOR

  • El hecho de hacer una película tan distinta a la original pero de igual calidad.
  • El recital interpretativo de Tilda Swinton.
  • Las visionarias coreografías de danza.
  • Las secuencias oníricas son escalofriantes.

LO PEOR

  • Intentar analizarla comparándola con la original.
  • ¿La trama de investigación?

 

Pau Jané

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.