Compartir

El X FesTValde Vitoria comienza a dar sus últimos coletazos, pero las novedades seriéfilas que conformarán la parrilla esta nueva temporada no cesan. Ayer iniciábamos la jornada con la presentación de La víctima número 8, un proyecto que ha surgido de la alianza ETB, Telemadrid y Globomedia.

Maite Iturbe, directora general de EiTB, recordaba en la rueda de prensa que ya han trabajado anteriormente con Telemadrid, concretamente en El lector de huesos. Pero “necesitábamos ficción de calidad para ETB 2”. Este es un deseo y un compromiso que Telemadrid quería adquirir con sus espectadores, y con la incorporación de Globomedia Mediapro a la alianza se ha podido llevar a cabo esta producción que se comenzó a rodar hace poco más de tres meses.

La víctima número 8 ha sido descrita por el equipo y los responsables de las cadenas implicadas como “una serie arriesgada, valiente, distinta. Un thriller con un guion del que no te puedes despegar, y con unos personajes que te atrapan y son un regalo”. Porque el riesgo y la diferencia que marcan esta serie vienen dados por la novedad que supone en nuestro país realizar una ficción televisiva que tenga como temática un atentado yihadista. Rodada a caballo entre Madrid y Bilbao, es en esta última ciudad en la que tiene lugar el ataque, y “La víctima número 8 lo tratará desde una perspectiva humana. Mostrará la onda expansiva que se genera en este tipo de eventos y que va más allá de lo que vemos en las noticias”.

Esta nueva serie tiene como protagonistas tanto a víctimas como a verdugos, instituciones y cualquier otro afectado por la tragedia. “Es una historia muy singular porque es muy plural. Se cuenta desde muchos puntos de vista. Escuchamos la cara B de la cinta, cosa que normalmente nunca conocemos”, decía Lisi Linder, que interpreta a Almudena y quien nos sonará por encarnar a Agneska en Mar de plástico. Entre el reparto, encabezado por César Mateo y María de Nati, también podemos encontrar a otras caras conocidas, como Oscar Zafra (La casa de papel) o Verónika Moral (de la T3 de Vis a vis).

El primer capítulo de La víctima número 8 es, en efecto, un duro golpe de realidad. Tratar en la pantalla un tema tan delicado y tan actual como el terrorismo islámico es, como decían, un movimiento muy valiente y arriesgado. Sin embargo, el resultado final es de aplaudir por haber conseguido un producto con los pies en la tierra, que desprende naturalidad y se aleja de la excesiva ficcionalización de lo que podría pasar en la vida real. Indudablemente hay tragedia, pero, a cambio, la serie ni hace escarnio ni se recrea en el propio ataque (que, de forma inevitable, nos traerá a la memoria lo sucedido el año pasado en Las Ramblas). Esta es una historia sobre el “pos”, sobre lo que queda después de que el mundo se pare por un segundo y no vuelva a girar del mismo modo para una injusta cantidad de personas. Puede que este sea este el enfoque que hacía falta para llegar a comprender el alcance de algo que, con mucha suerte, nunca nos ha tocado de cerca.

La víctima número 8 se estrenará en algún momento de otoño y contará con 10 capítulos de aproximadamente una hora de duración cada uno.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.