Compartir

American Gods XTRM - El Palomitrón

Llevamos toda la semana avisándolo: los dioses están a punto de hacer acto de presencia en el canal de televisión XTRM. Será este domingo, día 8, a partir de las 22:00 h.

De modo que, para que estéis preparados para lo que viene, estos días os hemos hablado de los personajes básicos de la serie. Pero ya va siendo hora de concentrarnos en American Gods como conjunto, y contaros los motivos por los que no os arrepentiréis de empezar a verla. Os lo aseguramos, no habéis visto nada parecido.

ADAPTACIÓN DE LA NOVELA DE NEIL GAIMAN

American Gods no es la primera (ni la única) adaptación de la obra de Neil Gaiman. Stardust y Coraline fueron llevadas al cine hace ya varios años, y Gaiman tuvo también un aluvión de ofertas para adaptar American Gods desde su publicación en 2001. Su éxito fue indiscutible, y se ha convertido en una novela de culto, uno de los trabajos más reconocidos del autor. En ella, sobresalen lo onírico y fantástico, constantes en la narrativa de Neil Gaiman, que a su vez hacían de American Gods un libro bastante complejo de adaptar. Sin embargo, Starz contaba con la forma de hacerlo, y Gaiman participó en la producción, supervisando las modificaciones sobre el material de origen. ¿El resultado? Más que satisfactorio y a la altura.

APRENDER SOBRE MITOLOGÍA

Si os decimos que la idea de escribir American Gods se le ocurrió a Neil Gaiman durante un viaje a Islandia, cobran sentido unas cuantas cosas. Para empezar, su fascinación por la mitología nórdica. Sin embargo, aunque no nos hayamos criado en esa cultura, a través de series como Vikingos, o cómics y películas de Thor, estamos más o menos familiarizados con ella. No ocurre así con otras figuras de la mitología semítica, africana o eslava, que habitan en American Gods para enriquecer nuestro conocimiento acerca de las creencias en otras partes del mundo. El viaje de Sombra es un pretexto para que nosotros, como lectores o espectadores, lleguemos a abrir aún más la puerta a la sociedad multicultural en la que vivimos.

POESÍA VISUAL

La primera temporada cuenta con el tándem Bryan Fuller (Hannibal) y Michael Green (Smallville, Héroes) como showrunners. Que fueran ellos quienes estuviesen detrás de las decisiones creativas era una garantía necesaria para poder llevar a buen puerto la riqueza visual que exigía la novela. La estética de la serie está cuidada al milímetro, ofreciendo esa sensación onírica de la que hablábamos antes cuando entramos en contacto con los Viejos Dioses, y tornándose aséptica, y al mismo tiempo fascinante, con la tecnologización de los Nuevos Dioses.

UN REPARTO EN ESTADO DE GRACIA

La selección de actores es, del mismo modo, rayana en la perfección. No se trata solo de contar con actores de la talla de Ian McShane o Gillian Anderson, sino que la forma en la que el reparto encaja en sus personajes es absolutamente mágica. Desde el taciturno Ricky Whittle hasta la estridencia de Pablo Schreiber, pasando por la ambigüedad y doble moral del personaje al que da vida Emily Browning. Incluso el prácticamente debutante Bruce Langley, que ofrece un aspecto físico muy diferente al que Neil Gaiman nos proponía al describir a Technical Boy en la novela, hace suyo el carácter de tan repelente personaje. Por no hablar de Kristin Chenoweth, con un papel que se diría hecho a medida.

REFLEXIONES SOBRE LA MODERNIDAD

American Gods es una llamada a la reflexión acerca del cambio. La religión y las antiguas creencias en las que se ha apoyado el ser humano desde que el mundo es mundo están sufriendo un importante declive, especialmente en el primer mundo, donde lo que priman son los adelantos y la conexión continua a la tecnología, algo que se ha colado en nuestras vidas sin darnos apenas cuenta, haciéndonos más esclavos de lo que nos gustaría admitir. Pero además, Neil Gaiman escribió American Gods basándose en su propia experiencia de adaptación como inmigrante en Norteamérica. Porque precisamente eso es EE. UU.: un crisol de culturas (de dioses, y de creencias) que deben aprender a convivir en la tolerancia.

Todo lo mencionado hace de American Gods un visionado no solo estimulante para los sentidos, sino que además tiene un interesantísimo trasfondo y crítica como sostén, a la que todos deberíamos darle un par de vueltas de cuando en cuando. Ya os decíamos que no os la podíais perder, así que ya sabéis, el domingo 8 de julio, a las 22:00 h, los dioses os esperan en el canal de televisión XTRM.

Aitziber Polo

 


DESCUBRE AMERICAN GODS EN XTRM

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.