El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

cambio de roles en Sword Art Online
ANIME / MANGA OPINIÓN REDACTORES

SWORD ART ONLINE ALICIZATION: WAR OF UNDERWORLD, UN CAMBIO DE ROLES

La fantasía siempre ha ejercido de muro. Un espacio abstracto, definido por leyes ajenas y repleto de posibilidades imposibles. En esencia: un muro. Un lugar de desconexión al que retirarnos para alcanzar aquello que no podemos encontrar en la realidad. Un segundo hogar que, bajo ciertas premisas, sirve siempre como punto de escape y, en la mayoría de ocasiones, también como un método de empoderamiento donde nuestros sueños pueden ser realidad.

Un hecho del que partía directamente el Isekai. Un género donde no solo somos partidarios de ese empoderamiento sino que, además, tenemos la posibilidad de ostentarlo —o hacerlo a través de un avatar genérico diseñado para ello, las tantas de las veces. Sin embargo, también es un género que ha sido maltratado con el tiempo, con el ideal de cumplir ciertos objetos y acercarse a un mayoritario público masculino adolescente. Un público donde priman valores poco inclusivos y que arriesgan su coherencia y fuerza con el único fin de empoderar a su protagonista bajo la débil premisa de suponer una puerta de escape.

Un espacio que ha estado liderado, durante años, bajo la estela de Sword Art Online. La obra de Reki Kawahara se alejaba de los pretextos de, por ejemplo, The Twelve Kingdoms o Fushigi Yūgi y proponía una fuerte premisa que perdía todo su potencial a través de ideales individualistas pensados para empoderar la imagen de un chico de 14 años al que rodeaba de un harem mujeres fuertes ilustradas como simples “damiselas en apuros”. Una imagen infantil que se veía acentuado por la adaptación de A-1 Pictures y que confundía el romance con el sueño tórrido de un adolescente, llegando a incluir a la propia hermana del protagonista como parte del grupo de mujeres a sus pies.

La hora del cambio

Con todo, insisto, Sword Art Online parte de ciertas bases y ciertos potenciales capaces de hacerle ganar un puesto como uno de los líderes indiscutibles de su género durante los últimos años. Un hecho en el que se basaba su autor, deseando una nueva imagen para su obra al descubrir ciertos horizontes a los que no había alcanzado con su imagen original. Así lo demostraba a principios de este mismo año, compartiendo espacio con Nio Nakatani (Bloom into You) y declarando ciertos ideales muy distantes a los mostrados en sus trabajos originales. La idea de que, con el paso de los años, el autor confía en una nueva visión para guiar Sword Art Online.

No todo está ganado con ello, por supuesto, pero es un gesto mínimo por parte del autor hacia su base de fans. Un gesto que se daba ya con la llegada de Sword Art Online: Progressive, el reboot de la obra original que narra el ascenso a través de cada piso de Aincrad, mostrando una nueva relación entre Asuna y Kirito que refuerza la figura de la chica, así como de otras apariciones estelares como la de Argo. Un punto del que su anime original extraía su inicio pese a perpretar las ideas originales de las que el autor se había desecho con su reboot.

Más allá de ello, Mother’s Rosario también mostraba ciertas aprensiones y la capacidad de alejar su mirada de Kirito y escenificar al menos un breve arco donde el protagonista queda de lado para centrarse en la relación entre Asuna y Yuuki. Un breve romance, que no consigue el valor suficiente para dar el paso hasta la narrativa de la que hace gala Nakatani pero que muestra una versión más humana y cercana de las de la fase antigua de la obra —consideremos, hasta el año 2008, aproximadamente. A ello debemos sumar Ordinal Scale, que daba un pequeño paso a la hora de empoderar al casting femenino y la última incursión de su novela, Unital Ring, que parece querer llevar un paso más allá estos ideales.

Alicization: War of Underwold, otra pieza del cambio

Con todo, y siguiendo la línea principal de la serie de novelas del autor (insistiendo en Progressive como el verdadero ave fénix de la obra), es Alicization la mejor encargada de abanderar los cambios que dividen en dos el historial de sus entregas. Sin llegar a ser la panacea que cure todos sus males, la llegada del ya considerado como el arco más maduro y oscuro de su historia se convierte en toda una declaración que sirve como muestra del cambio y de la posibilidad de enfatizar el Isekai como algo más que una obra pensada bajo pretextos sexistas y enfocada a un público al margen de contextos sociales mínimos.

Incluso así, ha vuelto a ser la adaptación de A-1 Pictures la encargada de mostrar su cara a través de la versión animada de la misma. Una versión que, incluso con métodos tan arriesgados como el hecho de utilizar un intento de violación como recurso narrativo para mostrar la evolución de sus protagonistas —algo a lo que el autor se ha negado en rotundo a volver a realizar en el futuro—, conseguía humanizar a Kirito hasta el punto de romper algunos de los tropos que ha arrastrado siempre la serie, dando poder también a algunos de los personajes femeninos más característicos de su extensión.

Una entrega de la que parten, entre otras, Alice y Quinella. Siendo la última una imagen totalitaria y dominante que no refleja su portentosa personalidad en débiles referencias de género, sino que se sostiene por sí misma como, posiblemente, el personaje mejor construido por el autor hasta el momento. La primera, sin embargo, va más allá de ello para erigirse como la protagonista de War of Underworld, la última incursión del estudio hasta el momento.

Y es que War of Underwold es, tras Mother’s Rosario, la primera entrega de Kawahara que deja a Kirito de lado para enfocarse en el casting femenino. Con el protagonista clásico de la serie en un estado de inconsciencia permanente y ante la idea de que el mundo, Underworld, se encuentra ante sus últimos días, es Alice quien debe tomar las riendas del arco más psicológico y maduro que nos ha mostrado hasta el momento la serie. Puntos que suponen un total cambio de rol y que no se definen como una inclusión obligada sino como parte de la evolución del autor a la hora de exponer nuevos horizontes.

Un cambio de roles

La puesta en escena de Alice va más allá de la introspección que ya realizaba la primera parte de la obra. La chica, despojada de su vida y entrenada como Integrity Knight a manos de Quinella se convierte en dueña de un destino robado al que decide someterse en forma de redención. Abandonada por su familia, separada del camino para el que fue creada y obligada a seguir una vida de menosprecios por su condición que no sirven sino para empoderar a la chica por encima de los obstáculos que se definen en su camino y que resultan mucho más naturales que los que había propuesto hasta ahora la obra.

Alice nunca se dibuja como el objeto romántico de nadie, sino como la nueva protagonista de una serie que pedía a gritos un cambio de roles. Un cambio de mecánicas e incluso de estética. Su papel no es el de la guardiana de Kirito, sino de una de las líderes del ejército que representa al Imperio Humano. Incluso olvidada y apartada, la chica sigue el clásico papel que la fantasía, de forma predeterminada, asigna a roles masculinos para cumplir con un destino escrito y que no le ampara nada más que sufrimiento.

E incluso así, Alice no es el único personaje que recibe de cierto empoderamiento para dar forma a esta nueva versión de la obra. Pese a la brevedad de sus escenas, en la titánica misión de adaptar las 11 novelas que componen el arco de Alicization, Fanatio y Scheta tienen grandes papeles donde son capaces de mostrar su capacidad como líderes y combatientes mientras que Linel y Fize, así como Tiese y Ronye tienen pequeñas aportaciones que muestran su valor en el frente. Por encima de ello, la adaptación se atreve a mostrar la importante catarsis de Dakira, al interponerse frente a Fanatio para salvar su vida en uno de los sacrificios más imponentes que nos haya mostrado jamás su narrativa.

Un cambio de rol que no pretende dejar de lado al casting masculino (por si a alguien le quedaba alguna duda), sino que apuesta por la inclusividad y acierta con una dualidad de roles que sorprende dentro del espacio liderado por Kawahara y no solo nos ofrece un romanticismo inverso —en cuanto a lo que el género nos ha malacostumbrado— con Eldrie y Alice sino que ofrece un magnífico papel a Renly como un luchador tan cobarde como humano, aterrado de la violencia y el conflicto, que cuenta con su propio arco de redención en una obra que tiende a empoderar a sus personajes masculinos desde su primera aparición.

Un pequeño paso hacia adelante

Todos estos hechos se suceden mientras Kirito se encuentra fuera del plantel. Mientras el héroe que ha ocupado hasta ahora todas las portadas de la serie aparece solo de forma anecdótica para servir de base a su drama. Incluso Quinella, con sus espontáneas apariciones en forma de flashbacks, tiene mayor importancia sobre el desarrollo de la obra, mostrando algo más de esas características que la hacen única e indispensable para las escenas actuales.

Y cuando Kawahara decide entremezclar sus dos mundos, Sword Art Online y Alicization —dicho de otra manera, el espacio antiguo y el nuevo de la obra, separados por el cambio del que hablamos en estas líneas— lo hace dejando a Kirito a un lado. Con Asuna, Sinon y Suguha en forma de diosas a través de sus avatares (casi como una referencia irónica a la figura del “Espadachín negro” que esbozaba en sus arcos originales). Con Lisbeth, al otro lado, como la adalid del cambio a través del mundo real. No Klein o Agil, Lisbeth. Uno de los personajes ideados en un principio como un simple objeto que colocar en el círculo que formaba el harem del protagonista.

Sword Art Online Alicization, insisto, no es una panacea. Pero sí supone un cambio de roles. Un cambio estructural que apuesta por una inclusión, importante, deseada por su autor y no forzada por la apuesta de lo “políticamente correcto”. Sigue siendo un permiso triste, desde luego, pero es un paso. Un paso que apuesta por el cambio de roles, por dejar de observar a la mujer como un trofeo sexual con el que empoderar deseos adolescentes que, si en algún momento existieron, deberíamos haber perdido de vista hace ya demasiado tiempo.

War of Underwold se ha impuesto como un cambio necesario. No solo para remarcar la idea de que el género no debe seguir caminando sobre pretextos sexistas para acercarse a un público incapaz de aceptar estos valores mínimos, sino incluso por su propio bien y coherencia. Porque es, hasta el momento, la entrega más poderosa, humana y madura que nos ha mostrado hasta ahora la serie. Por mucho que se hagan notar sus sombras, sus luces se imponen ante, de nuevo, una entrega que cambia mucho más que los roles. Cambia la forma de ver las cosas y demuestra que es un cambio posible.

Un pequeño paso para el género y el medio. Incluso un pequeño paso para la obra. Pero un paso, no obstante. Un paso capaz de mostrar una visión mucho más humana de sus actores y actrices, que aprende a repartir sus poderes en vez de centrarlos en su protagonista y que resulta más cohesiva que nunca consigo misma. Nada podría haberle sentado mejor a Sword Art Online que este cambio de roles.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

27 COMENTARIOS

  1. En mi opinión está bien que le den más prioridad al resto de personajes, pero también estás equivocado en una cosa, Alice tiene cierto interés por Kirito, después de todo fue él quien la salvó del control de Quinela y le enseño que no todo es blanco y negro. Sobre el “harem” del protagonista, el protagonista constantemente ve a las otras chicas que no son Asuna como amigas/compañeras/personas de confianza, no como posibles intereses amorosos. Aparte es innegable que muchos estamos esperando el regreso triunfal de Kirito al campo de batalla para mostrar todo su potencial.

    • No es un error, sino precisamente lo que comento en el texto. Kirito, en todo caso, es objeto romántico de Alice y no lo contrario (ya que es ella quien parece sentir algo por él y él quien sirve las veces de columna del drama).

      Que él no las suponga dentro de los términos narrativos como posibles pretendientas no quiere decir que no sean trofeos sexuales, colocados estratégicamente para empoderar la figura del protagonista.

      Nadie niega la figura de Kirito. Y aunque sea absurdo tener que remarcarlo se menciona varias veces que se habla de inclusividad, no exclusión. Kawahara no pretende cambiar por completo su obra, sino adecuarla. Por eso verás que nunca se menciona ni se pide que el autor prescinda de Kirito.

  2. Si bien es cierto a SAO le viene bien darle más importancia a más personajes a parte de Kirito, nunca ha necesitado realmente un cambio de roles, lo único que necesitaba era aprovechar mejor su argumento, darle más desarrollo y humanidad a Kirito, aunque antes ya demostró humanidad y darle también más pie a otros personajes, todo esto lo ha hecho la tercera temporada, el autor ha creído conveniente darle un descanso a Kirito y, en este caso, le ha dado más protagonismo a Alice. Hablando ya de lo de el empoderamiento de los personajes femeninos, no es verdad, solo está mostrando personales que ya demostraron ser fuertes antes, como es en caso de Asuna, Suguha y Sinon y en el caso de Fanatio y Scheta, son personajes femeninas fuertes así como Bercouli, Renly y Eldrie, que por cierto, del sacrificio de Eldrie no has hablado, que incluso es más importante que el de Dakira, no es empoderar, es mostrar una buena variedad de personajes. Y, en cuanto a lo de el sexismo, no veo mal poner fanservice, siempre y cuando el anime valga la pena y no sea un despropósito, solo son dibujos, que sexualicen a hombres y a mujeres, aunque más a las mujeres, no lo veo una falta de respeto.

    • El propio autor ha reconocido su negligencia al mostrar a las mujeres como trofeos sexuales en su obra. Entendería tu comentario si el autor se viese forzado a ello, pero es algo que realiza por consciencia propia. Asuna tiene espacio en Progressiva (2012, tras el cambio) pero en la obra original es eclipsada el 90% de las veces para, en Fairy Dance, pasar a ser POR COMPLETO un objeto sexual sin más espacio que el intentar ser violada por su captor. Suguha hace de hermana pequeña super sexualizada enamorada de su hermano, un papel maravilloso.

      Sinon se encuentra al borde, justo antes del cambio y me gusta su personalidad, pero siempre queda reducida al un espacio secundario. De hecho Keiichi Sigsawa hace un trabajo mucho más coherente y fuerte en Gun Gale Alternative partiendo del mismo universo.

      Si se habla de Dakira y no tanto de Eldrie es porque, como verás en el título del artículo, el objetivo a comentar es el cambio de roles y no los espacios normativos. Por supuesto que es interesante y como inciso personal, me parece una de las mejores escenas que nos ha ofrecido hasta ahora la serie, pero es algo a comentar en una crítica final, no en un artículo que habla de los cambios.

      En cuanto al resto, me temo que te contestas tú mismo: Fanatio y Scheta son fuertes, como el plantel masculino. Algo que, por lo general, no ocurre en la serie jamás. No hasta ahora. Los personajes femeninos fuertes sin intereses románticos en el harem son eliminados (como Argo) o dejados de lado en papeles muy secundarios (Yuuki, apenas tiene cuatro capítulos, por no mencionar a otras). El fanservice es sexista, muy sexista. No encontrarás fanservice masculino en SAO ni un solo hombre que se observe bajo un punto de vista que no sea el de un machote esplendoroso y fuerte (algo que sí hace Alicization con Renly, por suerte), sin embargo puedes escoger entre la gran variedad de mujeres exhuberantes y sumisas a las que salvar.

      Me parece correcto que disfrutéis con el ecchi y las fantasias sexuales y me parece igual de correcto que hayan obras destinadas a cumplir con esos deseos, independientemente del género que seas. Pero en una supuesta obra enfocada a un público general es bastante irrespetuoso que se trate al casting femenino como objetos para el placer de cuatro.

  3. Si bien es cierto que a SAO le viene bien dale un descanso a Kirito, nunca le ha sido necesario hacer eso, pues lo único que ha necesitado es darle más desarrollo y humanidad al protagonista, que ya tenía humanidad antes, aprovechar mejor su argumento y darle más pie a más personajes, todo eso ya lo ha hecho en la tercera temporada. Lo que tú dices de empoderamiento de la mujer, no es cierto, pues si muestra tanto a personajes masculinos como a femeninos fuertes por igual, no hay ningún tipo de empoderamiento, hay personajes femeninos fuertes como Fanatio, Scheta y Alice así como masculinos fuertes como Bercouli, Eugeo y Eldrie, del cual, por cierto, no has dicho que se sacrificó también y cuyo sacrificio fue más importante y duro que el de Dakira. Además Alice sí que es la guardiana de Kirito, pero no porque lo imponga la serie, sino porque ella lo quiso así, aún así, también está luchando en el ejército y deja de lado esa función para dejársela a Tiese y a Ronie. En cuanto a lo del sexismo, que supongo que te referirás a lo del ecchi y el fanservice, no lo veo mal si la serie merece la pena y no es un despropósito.

    • Toda la razón, de hecho Quinella es el personaje femenino por excelencia y no precisamente por su desnudez, si no por su pasado, se ha dicho que Alice tiene un destino robado, pero Quinella, si lees las novelas, es la heroína y villana de este arco, villana para algunos y heroína para otros, pues ha hecho lo que otros jugadores hicieron en SAO o incluso el propio Kirito, sobrevivir de cualquier manera e intentar salvar su mundo a cualquier precio, ante el inminente ejercito oscuro que se avecinaba.

      Villana por tantas cosas egoístas que ha hecho y por las vidas que ha usado.

      Heroína por saber sobrevivir, por que todos habríamos hecho lo mismo en su lugar, por querer salvarse y salvar su mundo, no por querer huir en el último momento, por que es algo que todo el mundo haría, si no por aguantar tanto tiempo habiéndole prometido que la sacarían de ese mundo, que ella sabía que no era real.

      En cuanto a Alice, ella misma decide proteger a Kirito con su vida, precisamente por que este le hizo ver que no todo era de un solo color, por lo que si que es la escudera de Kirito, pero también quiere salvar su mundo.

      Pero volvemos a lo mismo del principio, si Quinella no hubiera o hubiese creado los Integrity Knights, el mundo de Underworld no podría resistir ese embate de fuerzas enemigas que lo quieren destruir, así que y concluyendo ya este comentario, por mucho Quinella para mi es la heroína de este arco y la tengo en el recuerdo como tal, con sus más y sus menos. La primera Integrity Knight y la primera Sintesis Uno, lo cual lo hizo para quitarse todos los miedos, traumas, y depresion de encima… El hecho de que no obtuviera el reconocimiento que esperaba por sus avances en las artes sagradas por parte de su padre, el hecho de perder a su madre y sobrevivir sola. Todas esas cosas la convierten para mi en el personaje con más fortaleza moral que hay en SAO. Y espero que si Reki Kawahara sigue adelante con más novelas de la saga, podamos volver a verla y a conocer del todo el trasfondo de este personaje.

      Finalizo acotando la siguiente aclaración, no la entiendo a Quinella como el empoderamiento de la mujer, si no como he dicho, un personaje que debido a haber eliminado casi todos los sentimientos que la hacían sentir pena o miedo y la impedían avanzar, hace de villana y que tiene un gran trasfondo psicológico que ni siquiera Alice ha conseguido igualar.

  4. Me parece muy bueno el cambio y estoy disfrutando bastante de War of Underworld, que aunque sigue teniendo sus despuntes para mi junto a Mother Rosario son lo mejor que ha dado hasta ahora SAO (anime). Me pregunto como harán para que Kirito (una vez más) salve todo, tal como parece apuntar la imagen principal de la segunda parte de esta temporada, solo espero que lo haga de forma conjunta al resto de personajes y no le quite meritos a lo conseguido con estos cambios que mencionas. ¿Notaremos este cambio también en Alicization Lycoris (videojuego que contará Alicization canon más una ruta alternativa a War of Underworld)? Espero que sí.

    • Desde luego, no es perfecta y tiene algunas cosas que siguen chirriando pero totalmente de acuerdo con lo que dices. Esperemos que no eclipsen al resto con la entrada de Kirito; sería pegarse un tiro en el pie y de forma importante, la verdad. En cuanto a Lycoris… me sorprendería bastante poco que nos encontremos con algo diferente (que ojalá no), al estar Bandai detrás y sabiendo que de momento ya hay una ruta alternativa a conveniencia de su historia. Veremos que pasa, pero ganas no faltan 🙂

  5. Que buen análisis, por eso mis personajes favoritos además de Kirito son Alice y Simón, por sus historias y la forma en que lo resolvieron, asuna desgraciadamente quedó como el personaje sumiso, de buen cuerpo, que no se va a negar a nada, y hermosa, todo lo que un japonés / machista promedio busca, y por eso entiendo que sea la favorita de la mayoría, y admiro a Reki Kawahara por jugársela con este cambio de roles, los nipones suelen ser tajantes con ciertas cosas, y si no las respetas te tiran abajo la serie (sexualizar cada tanto a alguna mujer) la serie la miro con mis hermanas, así que es obvio que nos fastidian las escenas de fanservice innecesarias… Nos gusta Kirito no por lo fuerte que es, sino por lo humano, y por el amor incondicional que tiene para con la humanidad, sea ésta en el mundo real o en una aumentada

    • Es interesante tener puntos de vista masculinos que difieran un poco de la defensa a capa y espada de la serie y su sexualización, muchas gracias por ofrecerla 🙂

      • A mí parecer es bueno que el mismo Señor Reki reconozca lo que él cree que está haciendo mal en sus novelas y serie y si, de cierto modo SAO necesitaba agregar o incluir más a las mujeres, soy mujer y lo admito somos débiles pero también cuando queremos y nos lo proponemos podemos ser tan fuertes como queramos y reconozco que mi Diosa Asuna no es muy fuerte (por favor no me digan nada no me quiero enojar con ustedes) pero es de los personajes más lindos, fuertes y que ha tenido más protagonismo.
        Detesto a Alice (temporalmente) porque es de los personajes actuales fuertes y por ella muchos han empezado a juntarla con Kirito algo que no me parece, soy KiriAsu desde el primer instante que conocí a la pareja y lo seré por el resto del anime así que me gustaría mucho que Reki le vuelva a dar un papel muy fuerte e importante a mi Diosa Asuna porque si lo reconozco, extraño los tiempos en los que era un personaje muy fuerte, yo la sigo y seguiré considerando un personaje muy fuerte pero quiero que Reki recalque y recuerde lo que yo ya se de ella
        A propósito alguien sabe que planes tiene Reki para el triángulo amoroso de: Kirito, Asuna y la Rubia Oxigenada ???

        • Asuna es, ya desde el primer momento, una de las mejores jugadoras de SAO, incluso sin tener ni idea sobre MMO. Siempre ha sido un personaje fuerte, aunque la obra original la observase bajo otro prisma en muchos momentos. Tiene escasa coherencia decir lo contrario.

  6. Me ha parecido un artículo muy interesante, a veces un poco difícil de entender para mí por el vocabulario que utilizas.
    Quiero discernir en una cosa y es en los sacrificios, hablas del sacrificio de Dakira pero no del de Eldride, antes de que saques tus conclusiones me refiero también al cambio de roles. En Aincrad era Asuna la que se sacrificaba por Kirito, sin embargo en War of Underworld es Eldriede quien se sacrifica por Alice, vemos de nuevo un cambio de roles ya no es la damisela en apuros la que decide dar la vida por el héroe si no el héroe quien se da cuenta que ella es más fuerte y merece vivir para pelear (además de todo el trasfondo amoroso, que hubiese estado bien que mencionaces ya que es un amor que nace de la admiración de un hombre hacia una mujer, algo que en estos animes como bien has dicho es raro de ver) Este hecho me parece más interesante de mencionar que el sacrificio de Dakira, del cual muchos probablemente ni se acuerden, pero estoy segura de que se acuerdan del sacrificio de Eldride por el bombo que el propio autor le dio. Aunque es verdad que también le da protagonismo al sacrificio de Dakira sin lugar a duda en el de Eldride se a esmerado más y es una pena que no lo menciones, más si hablas del tema de cambio de roles.

    • Muy interesante lo que comentas sobre la admiración de Eldrie por Alice. Y la verdad es que llegado a ese punto del artículo y por no extenderme más (era ya demasiado largo) me dio la impresión de que comprimía demasiado todo lo referente a esos momentos (incluyo también a Renly y Dakira) y me alegro de que haya alguien que venga a sacarle punta al asunto, ¡gracias!

      Puedes considerarlo un cambio de roles, si quieres, pero en mi punto de vista sería demasiado forzado. El sacrificio de Asuna es algo muy puntual dentro del género e incluso así se utiliza como excusa para que Kirito atraviese “los límites de la realidad virtual” así que al final es una excusa para ver al protagonista, de nuevo, haciendo algo totalmente imposible. Desde luego, tiene muchísima más importancia que el sacrificio de Dakira y si me pongo con una crítica general (que es la idea) hablaré de ello sin dudarlo, pero en este caso y sobre lo que se comenta en el texto me parece más relevante el de Dakira y su relación con Fanatio. No porque tenga más peso argumental, sino porque es muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

  7. Antes de nada, quiero felicitarte por el trabajo que has hecho con este artículo. Yo, por mi parte, disiento en lo que expones en este, pues lo veo más un análisis de lo ocurrido en la serie forzando la visión “de género” sin pararte tanto a analizar realmente toda la obra per se. Te has centrado, en mi opinión demasiado en las chicas, y muy poco en la historia en general. Yo voy a dar mi opinión sobre los cambios devenidos en la serie sin incluir elementos “de género” y quiero que sirva como un mensaje para debatir, en el cual voy a apoyarme en tu artículo. Yo esto lo vendría a desarrollar más en mi propio blog, el cual estoy empezando y tiene menos de un par de meses de vida, pero no voy a poner enlaces ni nada puesto que ello sería spam y tampoco quiero yo hacer esto. Dicho todo esto, empiezo.

    SAO es un anime isekai de temática “harem” en el cual un muchacho al que le encantan los videojuegos se tira 2 años seguidos en uno de estos junto a un porrón de personas por culpa del creador del Nerve Gear. La ventaja inicial de este muchacho reside en que él probó la beta y en los primeros 3 o 4 pisos posee una información que el resto no tiene. A partir del 5º esta ventaja desaparece y ya lo único que queda es el cómo se afronta la nueva vida en Aincrad.

    Es cierto que la serie se centra más en Kirito, faltaría más siendo él el protagonista, pero Asuna en ningún momento del arco queda retratada como una inútil. Ya desde el primer boss queda claro que esta es un personaje que va a pelear, que tiene su propia personalidad y que hará lo necesario por salir del juego viva. Asuna entra en una de las hermandades más grandes del juego y se convierte en su 2ª al mando solo por debajo de Heatcliff y en todos los capítulos se deja ver que se le tiene respeto tanto dentro como fuera del gremio. También es la que salva a Kirito de la muerte cuando este, ya unido al gremio de Asuna, está a punto de morir (lo cual lleva al clímax del desarrollo de la trama romántica entre estos dos). En la batalla contra Gleam Eyes pelea con Kirito al mismo nivel y solo el conocer que este tiene una skill única, la doble empuñadura, es lo que lo hace sobresalir. En la batalla final contra Heatcliff, es Asuna la única persona que sobrepasa el programa y se quita el estado alterado para, de nuevo, salvar a Kirito dando su vida.

    ¿De dónde viene el problema de SAO? De que tanto ALO como GGO son arcos donde Kirito prácticamente está solo y sirven solo para convertirlo en un Gary Stu capaz de rushear un juego en su primer día dentro de este. Algo que se pierde en Underworld.

    En ALO, que es un arco que sobra en mi opinión, lo que tenemos es un drama innecesario con una Suguha, prima de Kirito, que se quiere liar con este pero se enfrenta a la realidad de que dicha relación es imposible pues él está obsesionado con Asuna. ALO es un rusheo enorme donde Kirito pasa por encima de todo sin importarle nada todo por rescatar a su novia, por eso es mal arco, no porque la trama se dedique a ser un salvar a la damisela en apuros. Que Suguha esté sexualizada es solo si lo miramos desde un marco “de género”, pues lo único que la llega a diferenciar del resto es que tiene 4 o 5 copas más de pecho, punto. Pero eso tampoco es una cosa por la cual llevarse las manos a la cabeza. Es pura y simple genética.

    GGO es otro arco en el cual se nos presenta a otra chica, Shinon, la cual también tiene su carácter y pelea junto a Kirito en los momentos finales del Battle Royal y, si no fuese porque quiso que la cosa acabase en empate, podría haber sido la ganadora del torneo. De hecho, ella estaba entre los mejores jugadores de dicho juego. Esta chica también se convierte en la pieza más importante del arco de la misión de Excálibur (o Caliburn, no recuerdo qué nombre usan), pues es ella la que, con un disparo imposible con un arco, obtiene la espada.

    El tema de que sea un harem viene por el hecho de que varias chicas quieren una relación amorosa con el mismo chico. Hasta aquí estamos de acuerdo. Donde ya no lo estamos en que, por lo que he podido entender en el artículo y en uno de los comentarios, para ti esto sigue siendo un empoderamiento de la figura masculina, sin pararte a pensar que dichas situaciones se reproducen en la vida real en ambos sentidos (chicas a chico y chicos a chica) y que hay todo un género dedicado a justo lo opuesto, que vendría a ser el harem inverso y que, generalmente, se enmarca en los mangas Shoujo, donde tenemos a una chica rodeada de varios chicos (los cuales pecan de todas esas cosas que se le reprocha al shounen) o los que caen en la temática del BL o de sagas de películas como Crepúsculo, donde dos tíos pierden el culo por una chica. De estos géneros nunca se habla, ni merece la pena la mención. Es que es más fácil criticar lo que es conocido por todos cuando se corresponde con la narrativa de la ideología “de género” (es decir, chicas como coprotagonistas o protagonistas secundarios y un chico protagonista sobre el que todo se centra) que lo que solo un nicho consume cuando no.

    El arco de Mother’s Rosario es para mí (y creo que para muchos) el arco donde SAO vuelve a ser lo que era antes. O empieza a intentarlo por lo menos. Un arco que se centra solo en Yuuki y Asuna y que le hace mucha justicia a esta segunda luego de haberla tenido en el banquillo en GGO. Sin embargo, este arco no tiene, como dices en el artículo una relación romántica (o intento) entre estas dos protagonistas, eso que se le quite de la cabeza a cualquiera. Ellas dos son amigas, muy buenas amigas, como lo pueden ser las chicas de Alternative, pero solo son amigas. Querer que entre ellas dos haya un romance lésbico es una de dos, o tener muchas ganas de paja, o querer meter con un calzador muy grande la ideología.

    En Ordinal Scale, Kirito se muestra al principio muy desganado con el juego de RA mientras las chicas se lo pasan pipa en este. Kirito solo se pone serio cuando la vida de Asuna corre peligro y es precisamente Asuna, usando el movimiento especial que le hereda Yuuki antes de morirse, la que acaba con el final boss de Aincrad y acaba siendo la pieza fundamental que salva el día mientras Kirito está haciendo lo propio en el mundo real.

    Ya un Underworld, Kirito deja de ser un protagonista OP y acaba compartiendo casi todo el tiempo de pantalla y casi todas las peleas con un Eugeo, el cual se acaba convirtiendo en un guerrero tan capaz o más que el propio Kirito. De Eugeo tenemos demostraciones de habilidad tanto en su combate con la pareja de nobles imbéciles, como en su pelea contra Fanatio o Bercoulli. Casi todos los personajes en Underworld de cierta relevancia son mejores espadachines que Kirito, algo que puede verse a partir de que se dejan de peleas tontas en pueblos y se van a escuelas de esgrima. Quien enseña a Kirito en su primer año es una mujer muy hábil y todos los Integrity Knights son muy hábiles. Alice es un personaje fantástico, tanto como Asuna. ¿Significa eso que en Underworld SAO ha pasado a darle más protagonismo a las chicas? No. Lo único que pasa es que aquí hay un elenco de personajes habilidosos mucho mayor. Punto. ¿Significa que ahora que el protagonismo recae en Asuna, Sinon, Suguha y Alice la serie va a dar un giro? No. Significa que ahora es turno de las chicas y no de Kirito y Eugeo como lo fue en la primera mitad. Punto.

    En esta serie (y en todas) no hace falta intentar meter la ideología de género a la fuerza o decir “es un pasito”. El autor ha tenido su obra pensada de una forma. Años más tarde ha querido darle otro enfoque diferente. Eso ni es pasito ni nada. Es la dirección que quiere darle su autor. Si esto fuese de ideologías, yo podría despotricar de Captain Marvel o la trilogía de secuelas de Star Wars por tener y forzar un personaje Mary Sue mientras podría hablar de lo bien que lo hicieron en Alita: Battle Angel o en Psycho Pass. Ahora, si quieres hablar de pasos en la buena dirección porque el cambio se da de desaprovechar una historia más seria y madura en pos del onanismo adolescente con un protagonista Gary Stu a una vuelta a dicha historia seria con personajes bien construidos, entonces sí podemos estás de acuerdo.

    tl;dr. SAO tiene fallos en tanto que se pasa de una premisa seria a un onanismo adolescente donde Kirito se convierte en una suerte de Gary Stu. Los últimos arcos (Mother’s Rosario y Proyect Alicization) son una vuelta a esta temática más seria mientras que SAO Progressive es lo que SAO debería de haber sido en un principio. Que ahora el protagonismo recaiga más en las chicas es tan solo el deseo del autor de encauzar su obra de una manera diferente (algo que también se comenta en el artículo y con lo que estoy de acuerdo), pero nunca es una razón por la cual decir que ahora los personajes femeninos empiezan a ser interesantes o útiles ahora y que la serie debería seguir por ese camino. Los personajes femeninos (Asuna en SAO y Mother’s Rosario, Sinon en GGO y Alice en War of Underworld) ya eran importantes y tenían sus momentos. ¿Necesitaban más desarrollo? Sí. Lo mismo que también lo necesitan Silica, Agil o Klein. En definitiva, dejemos la ideología apartada a un lado cuando hablemos de series. Las series hay que analizarlas por lo que son, no por lo que queremos que sean.

    • Te agradezco tus felicitaciones y tu esfuerzo pero si te fijas en el título del artículo verás que no es un análisis de la serie. Es una opinión sobre los cambios que Kawahara ha aplicado en cuanto a la inclusión y a los cambios de roles. Claro, que hablo solo de ellas, es el objetivo del texto desde la primera palabra. Habrá un análisis amplio donde se hablará de todo. Pero este espacio es para ellas y para el cambio sobre el que se pronuncia su autor.

  8. Para mi la mejor temporada de SAO con diferencia y la unica que ha sido capaz de salirse de la clasica dinamica de los isekai. Horrible la segunda temporada con suguha y sus ” tasketeeee kirito kun”

  9. Es sumamente lamentable el esfuerzos persistentes por observar todo a través de las ideologias identitarias. Si bien podríamos habar de los errores en algunas premisas interpretativas de las que parten sobre la obra, como por ejemplo la base de que hay un cambio de roles, o que lo que tuvo Asuna y Yuuki fue un romance y no una amistad sincera, como si la amistad fuera un valor despreciable (no estoy en contra de los romances es solo que a nivel drama no veo indicios suficientes para creer que lo fue). Pero considero imperdonable como menosprecian el caracter esencial de la obra que es como lo que se experimenta a través del rol play de un personaje puede ser conciderado tan real como la vida misma y es por ello que a los que menosprecian las lagrimas esfuezos y romances que se pueden vivir a través de la imaginación son unos necios que no son capaces de reconocer la naturaleza de como experimentamos la vida. No es una Historia de Empoderamientos es una historia de Libertad que nos plantea preguntas del mundo que se viene y que va a arrasar con todas estas ideas retrógradas de imponer valores a los demás. porque las preguntas que nos haces son. si vale lo mismo vivir una guerra que una guerra ficticia con miedo a la muerte, so vale lo mismo un romance virtual a pesar de no saber como es el otro a pesar de nunca conocerlo, si son los lazos que se crean en el mundo virtual reales y ña última. las inteligencias artificiales tendran derechos como personas el dia que piensen como personas?

    • A ver quien es el necio, el que habla del cambio de dirección de una serie a través de las palabras de su autor o quien viene a decir que una serie donde niñas de, ojo, 13 y 14 años (Asuna 15, si quieres contarla) son utilizadas como trofeos sexuales es una serie sobre “la libertad”. Repito: en palabras del autor, ya que cualquier cosa que diga una tercera persona será producto de esa necedad que comentas. ¿Donde está la libertad?

      Te diré más, lo mío es un artículo de opinión. Puedes compartirla, puedes no hacerlo, no me verás apuntándote a la sien para que lo hagas. ¿Me dices donde está la imposición de ideales? Porque hasta donde yo veo eres tú quien se acerca al discurso de otra persona, a llamarle necia y a intentar imponer tus ideas. Que, por cierto, lo retrógrado está en tus palabras al intentar negar una inclusión natural, no en lo contrario. Pero vamos, que la libertad.

  10. Vamos, en definitiva, bajo tu subjetiva opinion, si la serie se centra en un tio, entonces es sexista, si por el contrario, se centra en una tia, entonces es culto. La verdad es que si algo tiene SAO, es la “lucha contra el sexismo”, al igual que hay algunas damiselas en apuros, también podemos encontrar a algunos personajes masculinos en apuros, como es el caso del amigo de la hermana de Kirito, el cual necesita que Leafa (la hermana de kirito) lo salve siempre. Ya no solo eso, si no que tambien hace una crítica a la realidad misma, sobre la gente que aprovecha internet para hacerse pasar por alguien que no es, con el fin de aprovecharse de las personas, todo esto en el capitulo 1, cuando Hakayaba les entrega el espejo que les hace volver a su apariencia real, dandose el caso de que una chica, en realidad era un chico… También podemos encontrar una critica a la violencia de genero, basandonos en el primer arco de la primera temporada, en el misterio de la ciudad de los inicios, en el cual Kirito y Asuna investigan el asesinato de un caballero en la plaza y posteriormente de su mujer mientras hablaba con ellos , resultando finalmete que estaban vivos y su plan era encontrar al asesino de su amiga, el cual les confiesa que la mató puesto que ella estava empezando a dejarlo de lado y no podía permitir que le dejara, a lo cual Kirito y Asuna mostraron un claro rechazo, recalcando que querer controlar a las mujeres esta mal y por lo tanto transmitiendo un mensaje igualitario.
    Tambien hablas del Harem, mencionando de este, su ‘habilidad” de volver a una serie “sexista” solo por el hecho de que a varias chicas les guste un mismo chico, sinceramente, si observamos una serie bajo la lupa llamada “feminismo” , hasta “Titanic” sería machista, puesto que a las unicas personas que dejan subir a los botes salvavidas son a las mujeres y niños, menospreciandolos. Pero no me malinterpretes, lo mencionado anteriormente no es lo que pienso, si no el resultado de filtrar una obra a traves de pensamientos “progresistas” como usted hizo en el texto expuesto sobre Sword Art Online, dejando de lado el verdadero significado de la obra, el cual bajo mi criterio es la fuerza del amor (ya sea amistad, romance o compañerismo) para afrontar el infierno en el que viven, un juego de aventuras en el cual corren MUCHO peligro, bajo la presión de que la muerte en el juego significa la muerte en la realidad.

    • Las opiniones siempre son subjetivas, gracias. Cuando te leas el texto de verdad e identifiques donde se dice que la obra sea sexista por tener a un personaje masculino como protagonista me avisas y debatimos lo que quieras. No lo vas a hacer, porque no lo digo, así que si quieres venir a expresar una opinión contraria (que, oye, me parece genial debatir, no nos equivoquemos) primero respetas lo que hay escrito.

  11. Por que no disfrutan del anime o las novelas ligeras y ya? Si es tan sexista y tal no lo veas y ya… No todos comparte tu opinión y cada quien quiere ver y lo interpreta a su modo…

    • ¿No se puede disfrutar del anime y las novelas ligeras sin alegrarse de las decisiones del autor? Claro que voy a seguir viéndolo, llevo muchos años siguiendo la franquicia, lo cúal no quiere decir que hayan puntos criticables y que puedan mejorarse. A todo esto, como bien dices es mi opinión, no tienes porque leerla, compartir sus ideas ni venir a comentarla si no te gusta.

  12. Personalmente disfrute ésta última temporada por los cambios que trajo consigo en cuánto adaptación, sumado a las cosas que el mismo artículo menciona. Por lo que tengo entendido la resolución será un esfuerzo en conjunto de los tres personajes por tratar de salvar Underworld.
    El cambio de los roles y la disminución del sexismo( aún lo hay pero en menor medida) se agradece, ya que en otras obras del género, hasta se vuelve fastidioso ( Master Of Ragnarok & Blesser Of Einserjar por ej). No tengo mucho que decir, coincido en casi todo. Aún cuándo hay ciertas carencias, me ha parecido la mejor temporada desde que salió, junto con el arco de Mother Rosario, agrega variedad y nos deja disfrutar de otros personajes que tengan su momento. El discurso de Lisbeth es una escena fuerte, creí que alguno de los hombres hablaría (demasiado cliché hubiese sido que le hubiesen hecho caso), más ella misma encontró las palabras para convencer a toda esa gente de ayudarles. Alice tuvo muchos momentos destacados, y aunque pudieron irse por lo fácil, ella misma encuentra su fortaleza interna en pos de salvar su mundo.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.