El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

ANIME / MANGA REDACTORES RESEÑAS

BIBLIOTECA: BLOOM INTO YOU #1

Los contextos sociales son un pretexto inamovible que dan forma a las obras según sus autores, espacios geográficos o ideologías. Un hecho que marca al medio sobremanera . Porque entendemos el manga bajo nuestra propia concepción pero siempre bajo la pluma de aquellas personas que, en su propio imaginario, han diseñado y confeccionado la obra bajo una premisa única.

Es un punto que, para bien o para mal, tiende a encasillar géneros y repetir los mismos esquemas. Sin embargo, Nio Nakatani llega finalmente de manos de Planeta Cómic para demostrar mucho sin necesidad de apretar demasiado. Bloom into You es una obra que llega para dar un nuevo enfoque al Girls’ Love.

Reseña de Bloom into You #1


Hay ciertas complicidades que resulta imposible obviar en una obra de este calibre. Nakatani no pretende construir un mundo ajeno. De hecho, parte de una narrativa que atiende a las bases del género y a las nuestras propias para enmarcar su obra como un pedazito de sí misma. Bloom into You resulta, desde el primer momento, un espejo social que, si bien refleja particularidades de la sociedad japonesa, se acoge a puntos tan simples que permite la identificación personal del lector o lectora sin necesidad de entrar en complejidades sociales.

Y es que Yu es la viva imagen de la adolescencia. Una chica que se siente fuera del espectro social de su espacio, atada a la imagen del amor que muestra el arte; la música, el cine, el manga… Una imagen que nos arroja ideas confusas en un intento de adornar un sentimiento que, en sus inicios, resulta más la pura imagen de la confusión que la idea de prendarnos de una persona. Así Nakatani toma a su protagonista como pretexto y, más allá de las relación amorosa que pretende desarrollar, nos muestra a través de sus ojos un mundo que resulta ajeno cuanto más se adentra en él.

Un mundo ajeno, no por su forma, sino por ese sentimiento adolescente que nos ha acompañado a todos. Por el hecho de que la chica se vea obligada a rechazar al chico que le gusta al no sentir esa magia, esa explosión. La catarsis emocional con la que, de nuevo, el arte tiende a engañarnos en un primer momento. Un espacio en el que la autora, en apenas unas páginas iniciales, consigue brillar al mostrar toda su escena de la forma más simple posible. El como Yu se ve arrastrada por una condición que ella identifica como la incapacidad por sentir nada. El cómo se distancia de sus compañeras, atrapada en esa vorágine de vacío y confusión.

Así, el encuentro con Nanami no solo destaca el inicio de la conexión entre ambas, sino una rotura que sirve para encauzar la historia y componer un cuadro todavía más natural. Porque Yu siente admiración, mientras que ella cae en sus brazos poco a poco, mostrando la verdadera forma del sentimiento y rompiendo, de nuevo, esa falsa realidad en la que el amor se muestra como un concepto imposible. Una gran muestra de ternura que se acompaña siempre del factor más emocional para ofrecernos un tono personal e introspectivo en todo momento.

El tempo avanza rápido y sin pausas —como el sentimiento en si mismo— y su representación acaba siendo la excusa perfecta para pintar sobre el papel la evolución personal de Yu y Touko, así como de todos aquellos con los que se rodean. La idea de que Yu se sienta atrapada en su propio imaginario, sangrando por su incapacidad para sentir y la obligatoriedad de amar y ser amada o la superficialidad que esgrima Nanami, utilizando su perfección como escudo social para proteger a su yo real de los conflictos internos que la maltratan a diario.

Y son esas pequeñas escenas las que dan verdadero valor a la obra. La primera vez que Nanami se siente liberada junto a Yu, apoyando la cabeza en su hombro y dejando que la chica vea las llamas que arden a su alrededor o el conflicto interno de la protagonista al sentirse traicionada por su compañera, que ahora tiene a alguien por quien sentirse especial. Porque, ¿cual es el sentido de sentirse especial? ¿Es realmente justo que lo haga Nanami mientras ella se siente ajena a su emocionalidad?

Todo ello viene acompañado por esa taza de contexto social de la que hablábamos en las primeras líneas. Del miedo a sentir. Pero también del entendimiento del amor bajo un único punto de vista heterosexual. Citas como «se le han declarado hasta chicas» o «ah, no, era una chica» cuando Yu confiesa haber encontrado a alguien importante para ella resalta la idea de que, sin necesidad de hablar de exclusión social, ambas se encuentran incómodas ante una realidad que se siente aún ajena.

Así Nio Nakatani firma una obra brillante, que se acoge a conceptos tan simples y básicos como el día a día de las chicas y los dibuja con mimo y detalle para representar su imaginario. Un estilo único, que sabe acogerse a sus necesidades y que se siente capaz de realizar pequeños juegos con su escenario y su entorno para presentar una obra yuri que cruza el umbral de su género para ofrecernos algo, no necesariamente diferente, pero con puntos tan naturales y cercanos que resulta imposible no caer en sus líneas. Una evolución personal que, queda claro, tiene aún mucho por contar, pero que consigue enamorar ya en sus primeros compases.

Cómo es la edición de Bloom into You #1


Bloom  into You #1 sigue los pasos de su contenido en su representación gráfica. La obra de Nakatani se presenta bajo simplicidades, pero con ideas especialmente claras. Su portada apenas deja espacio para su trasfondo, sino que se centra enteramente en sus protagonistas. En la relación entre Yu y Touko. Un espacio que ocupan casi por completo, mostrando un primer plano del ideal de la autora en relación para con su obra y que nos permite apreciar pequeños detalles especialmente importantes para su desarrollo.

La mirada cruzada entre ambas chicas. La sonrisa de Nanami ante la decisión, junto a la inocencia más natural de Yu como muestra de su confusión, así como la idea de su intención de escapar del romanticismo en la presentación de su contraportada. Un juego de luces y colores que, con tonalidades suaves y marcadas sombras, ofrece una más que remarcable introducción a la obra.

Por último, nos encontramos de nuevo con una portada rústica con sobrecubierta clásica en un formato de 12 x 18 cm y un total de 178 páginas divididas en un total de cinco capítulos. El volumen se encuentra traducido a nuestro idioma por parte de Marc Bernabé (DARUMA Serveis Lingüístics, SL) con pequeños detalles como el hecho de cambiar el apellido de la protagonista para evitar mal-interpretaciones en nuestro idioma.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.