Compartir

Jake Gyllenhaal. El PalomitrónJake Gyllenhaal vuelve a nuestras carteleras (por segunda vez este año) con Animales nocturnos, una aportación brillante más a su impecable filmografía reciente. Personajes complejos y perturbadores, caracterizaciones físicas extremas, involucración total en los proyectos, inmersión completa en la mente (consciente e inconsciente) de los personajes… Para superar la intrascendencia y la absurdidad de la industria cinematográfica, se entrega en las películas a todos los niveles: se ha convertido en un actor-autor, en un sello de calidad.

Esta valiosa actitud la aprendió de su padre, Stephen Gyllenhaal (director de cine), y de su madre, Naomi Foner (guionista y productora). Tanto él como su hermana Maggie crecieron en un ambiente bohemio, rodeados de gente con mucho talento (Jamie Lee Curtis, Paul Newman o River Phoenix, por ejemplo). Así pues, en su infancia-juventud absorbió toda esa energía de creación que hay en los rodajes, esa constante ebullición de ideas, ese espíritu del cine indie norteamericano, esas técnicas de actuación basadas en la improvisación que claramente marcaron, marcan y marcarán su carrera como actor.

Como muchos otros actores de este ambiente, se benefició del creciente interés de la crítica y del público por un cine alejado de las producciones de los grandes estudios, que buscaba contar historias de forma diferente, sin la necesidad de grandes presupuestos ni de grandes estrellas, ni de ir contrarreloj, ni de seguir unas pautas académicas en el momento de escribir e interpretar el guion. Este auge, sumado a su atractivo físico y a los muy numerosos contactos de sus padres, le permitió que se diera a conocer al mundo. Este es el punto de inicio de este artículo, que se propone valorar todas las interpretaciones del actor, sin tener en cuenta la calidad de las películas, para intentar comprender el fenómeno en el que se ve inmerso actualmente.

En su recorrido artístico abundan personajes solitarios, que gestionan las emociones de forma diferente a los demás, incomprendidos por su entorno, alienados. Esto es debido, probablemente, a su mirada perdida, apagada, que se clava en su interlocutor demasiado tiempo, y a su sonrisa, que parece que esconde algo que solo sabe él.

También encontramos una serie de temáticas comunes en los siguientes filmes, tales como la hipermasculinidad (y las consecuencias negativas que provoca), el clima posterior al 11S (guerras sin sentido, paranoia, torturas), la gestión de la pérdida (de maneras no convencionales), el instinto requerido en determinadas profesiones (que él compara con el de un actor) o los fuertes vínculos que se crean entre personas en situaciones extremas. Sin más preámbulos, desgranemos su filmografía.

29. Cosecha propia (1998)

Hemos colocado Cosecha propia, dirigida por el padre de Jake Gyllenhaal, en la última posición, puesto que el actor sale en único fotograma. No obstante, os la recomendamos encarecidamente, no solo por su magnífico reparto (Billy Bob Thornton, Hank Azaria, Jamie Lee Curtis, Jon Bon Jovi), sino porque es muy divertida. Puede que la sinopsis os haga lanzaros a la piscina: tres hombres que trabajan en una plantación de marihuana encuentran el cadáver de un mafioso.

homegrown-el-palomitron

28. Una mujer peligrosa (1993)

Otra película donde solo aparece unos segundos (aunque bien aprovechados, como podéis ver en el vídeo) en pantalla. Otra de su padre, con un gran reparto (Debra Winger y Gabriel Byrne están geniales) y caras muy conocidas. Aunque no hemos encontrado información al respecto, la trama de Una mujer peligrosa tiene ciertos paralelismos con la de un filme unos años posterior: Bailar en la oscuridad, de Lars von Trier.

27. Josh y Sam (1993)

Josh y Sam es una ingeniosa película de aventuras que narra la compleja relación entre dos hermanos y los problemas que tienen con sus padres. Desafortunadamente para nosotros, Jake no interpreta ni a Josh ni a Sam, sino a su hermanastro, que es un abusón. No entendemos por qué le contrataron dos veces seguidas para este tipo de rol, ya que no sale más de 10 minutos. Aquí le tenéis.

26. Cowboys de ciudad (1991)

Esta comedia (con un sorprendente pozo emocional y protagonizada por Billy Crystal) es el debut cinematográfico de Jake Gyllenhaal a la temprana edad de 10 años. Aquí empezó todo. A diferencia de los dos casos anteriores, el actor dispone de un par de escenas dramáticas donde lucirse, aunque su papel también es muy breve.

25. Un accidente llamado amor (2015)

Hacemos un pequeñito salto en el tiempo para hablar de la película que Jake no quiere que veas. Muchos actores y actrices se vieron arrastrados a esta sátira, a veces muy incisiva, a veces ridícula, dirigida por Stephen Greene, seudónimo de David O. Russell.

accidental-love-el-palomitron

24. Prince of Persia. Las arenas del tiempo (2010)

Aunque haya hecho audiciones para muchos blockbusters (El señor de los anillos, Spiderman, Batman, Moulin Rouge), estos no abundan en su carrera, y viéndolo en este filme podemos entender el porqué. Prince of Persia, ambientada en una época en la que en Persia todos eran blancos y hablaban con acento británico (el de Jake fluctúa de forma sorprendente a lo largo de la cinta), tiene elementos que destacar (contiene algunas secuencias de acción espectaculares), pero la actuación de Jake no es una de ellas. No está hecho para este rol, pese a toda la dedicación. Le falta carisma y le sobra el horrible peinado (podéis comprar la peluca aquí por 36 dólares).

23. El día de mañana (2004)

Os pedimos disculpas, lectores, si os parece que somos unos elitistas, despreciando las películas comerciales, pero en ellas es donde el actor se muestra menos interesante. En El día de mañana no hace una mala actuación, pero es que le hemos visto hacer cosas tan extraordinarias que no nos contentamos con esto. Probablemente, la mejor película de Roland Emmerich.

22. Expediente Anwar (2007)

Concebida dentro de este ciclo de thrillers post 11S que retratan la cara oscura de las agencias de información estadounidenses y sus siniestros métodos de actuación en los países no occidentales a través de personajes amorales, ambiciosos y corruptos interpretados por actores guapos afeados (Syriana), la película cuenta los mismos hechos desde diferentes puntos de vista para intentar hacer una radiografía de este tipo de conflictos. La forma narrativa y el numeroso y talentoso reparto (hasta Meryl Streep está por ahí) mantienen la cinta a flote. No obstante, debido a sus pocos minutos en pantalla y al pobre tratamiento del personaje, Jake no consigue brillar.

rendition-el-palomitron

21. Highway (2002)

Junto a Jared Leto protagoniza este circo, que es un monumento a la testosterona y a las actuaciones que se pasan de la raya. Pasmados delante de la pantalla nos preguntamos cómo consiguieron sacar adelante semejante engendro. A diferencia de Jake, Leto sí que sabe/quiere explotarse a sí mismo como hombre objeto y se pasa toda la película sin camiseta, encandilando la audiencia. Por su parte, a Gyllenhaal le toca hacer de pasota, de chulo y de “rarito”, faceta que tuvo que usar mucho a raíz de Donnie Darko. Comparada con las otras, su interpretación es la más contenida y emocionalmente sutil, pero no consigue salvar nada. Si pensáis que nos estamos pasando con la cinta, mirad esta escena:

20. Lovely & Amazing (2001)

Lovely & Amazing es, probablemente, una de las mejores películas en las que ha participado Gyllenhaal, y nos gustaría ponerla en los primeros puestos de la lista, pero es que él solamente sale unos diez minutos. Deberes para todos los lectores y lectoras: ved este filme. Todo en él es maravilloso, desde las interpretaciones (¡qué interpretaciones!) hasta la dirección, pasando por el guion. Es sublime el equilibrio que consigue entre comedia y drama. En cuanto a Jake, no tiene mucho tiempo, pero lo aprovecha bien. Mirad:

19. The Good Girl (2002)

Jugando con conflictos similares a los de Lovely & Amazing (pero con muchos más minutos), su trabajo luce bastante. Este papel también conecta con Donnie Darko, ya que emocionalmente son parecidos. Sin embargo, una actuación se encuentra en el puesto 19 y la otra mucho más adelante. Esto es debido a que la primera parece una copia poco inspirada de la segunda. A pesar de eso, The Good Girl le permitió colaborar con actores y actrices interesantes (Jennifer AnistonJohn Carroll LynchZooey Deschanel o John C. Reilly). Es una peli indie de manual, con todo lo bueno y lo malo que esto implica.

the-good-girl-el-palomitron

18. La verdad oculta (2005)

La verdad oculta, desafortunada traducción del título original Proof, probablemente para esconder que trata sobre matemáticas, entra dentro del género de ciencia ficción en la medida en que nos presenta a matemáticas y matemáticos atractivos y carismáticos. Como veremos en el siguiente ejemplo, el actor asume su rol como secundario y deja brillar a Gwyneth Paltrow (probablemente es su mejor trabajo), y a Anthony Hopkins (evidentemente, no es su mejor trabajo, aunque está estupendo). Jake tiene algunas escenas más destacadas, pero nunca intentar brillar por encima de los demás.

proof-el-palomitron

17. Brothers (2009)

Su generosidad vuelve para dejar sitio al show de Tobey Maguire (probablemente, su mejor trabajo). Gracias a la experta dirección de actores de Jim Sheridan, todos los secundarios están perfectos (especialmente la joven Bailee Madison). Brothers nos muestra una faceta de Jake más contenida y sin tics, lejos de sus trabajos anteriores y posteriores, que nos gustaría volver a ver. La película sería mucho mejor si Jake interpretase a los dos hermanos.

16. Everest (2015)

El hype era alto (je, je) ante su interpretación en Everest: el personaje era muy potente, y su caracterización, cuando vimos los avances, era fascinante. No obstante, en el montaje final de la cinta su trágica historia quedaba relegada a un segundo plano y no podía lucirse tanto como otros actores.

15. El chico de la burbuja (2001)

Estrenada en el mismo año que Donnie Darko, El chico de la burbuja nos presenta otra cara del actor. Continúa siendo incomprendido, separado de los otros (físicamente por una burbuja de plástico, en este caso), perdido en un mundo absurdo, pero su reacción es totalmente opuesta a la de Donnie Darko, ya que tiene curiosidad por el mundo que le rodea, quiere empaparse de él. Como Highway, El chico de la burbuja es una road movie, y también como Higway es un circo: personajes estrafalarios (hay un cameo de un joven Zach Galifianakis), caricaturas ofensivas de personas de diferentes culturas, sectas, persecuciones en todo tipo de vehículos…. Él está a la altura de la cinta, mostrándose grotesco y exagerado sin temor al ridículo. Y es muy divertido verlo así.

the-bubble-boy-el-palomitron

14. Código fuente (2011)

En Código fuente aleja nuestros temores: puede interpretar a héroes de acción de forma convincente. De la mano de Duncan Jones, nos entrega uno de los mejores thrillers de esta década con las ideas muy claras (a excepción del final) y muy bien narrado. Este es el show de Jake, y no decepciona.

13. Amor y otras drogas (2010)

Una característica común de sus últimos proyectos (y que no hemos mencionado antes) es que acostumbra a interpretar a “lobos solitarios”, personajes que no tienen interés amoroso (y si lo tienen, el guionista lo deja en segundo plano). A grandes rasgos, la única historia de amor potente con él (desde Brokeback Mountain) es Amor y otras drogas. Una nueva faceta de Jake Gyllenhaal emerge, aunque ya la habíamos visto en algunos talk shows norteamericanos. Y, ahora sí, explota toda su sexualidad y, al mismo tiempo, toda su vulnerabilidad. Una interpretación no tan artificiosa como las que la precederán, un intento exitoso de conectar emocionalmente con el espectador.

love-and-other-drugs-el-palomitron

12. Southpaw (2015)

Completamente opuesta a la anterior: física, estudiada, brusca, prácticamente sin diálogos. Como es habitual en las caracterizaciones de boxeadores, el cuerpo es un lienzo en el que expresar las fluctuaciones anímicas del personaje. Es un tipo de rol muy alabado por los cinéfilos (en el caso de que la entrega del actor sea total), pero también hay cierto riesgo de pasarse y hacer el ridículo. No es el caso de Jake Gyllenhaal, que fue muy vitoreado y se quedó a las puertas de los Oscar. Demasiadas veces ha sido el sexto nominado a los Oscar en los últimos años.

11. Cielo de octubre (1999)

Este el primer protagonista de Jake Gyllenhaal y, probablemente, su audición para Donnie Darko. En esta cinta, y con solo 16 años, nos confirma dos cosas: que su educación artística le ha hecho madurar tanto que ya puede liderar sin problemas una obra y que tiene un futuro prometedor. Todas sus técnicas, sus tics, ya quedaron plasmados en la gran pantalla en 1999 con el director Joe Johnston. Como siempre, está bien acompañado por actores de renombre, en este caso Laura DernChris Cooper. Gracias a los tres (y al resto del elenco), Cielo de octubre se disfruta fácilmente, sobre todo un domingo por la tarde.

10. Prisioneros (2013)

Entramos en el top 10 de la mano del director de moda: Denis Villeneuve (Arrival). En contraste con otras ocasiones, Jake Gyllenhaal no se conforma con ser secundario (él también quiere hacer tics y sobreactuar un poco) y provoca un tête à tête con un Hugh Jackman pletórico. Por suerte, eso no perjudica a Prisioneros: le ayuda. Las escenas entre los dos son de las mejores de la película, en concreto la siguiente:

9. Sin tregua (2012)

Conceptualmente, podemos considerar el protagonista de Sin tregua como una evolución lógica del de Jarhead (véase número 5). La exhaustiva investigación del ambiente policial, marca de la casa, queda patente en cada gesto que hace Jake Gyllenhaal durante el filme. Además, durante este proceso un policía similar a su personaje le enseñó una valiosa lección: para dominar completamente un trabajo tienes que saber reaccionar antes de que tu cerebro haga un razonamiento y llegué a una conclusión, es decir, debes confiar en tu primer instinto. En términos interpretativos, se trataría de dejarse llevar, durante el rodaje, por impulsos, “olvidando” los ensayos con el guion, viviendo las escenas como si no conocieses el desenlace.

End of Watch El Palomitron

8. El compromiso (2002)

Primera entrega de la trilogía de la pérdida (El compromiso, Brothers y Demolition). Las tres tratan el tema desde una perspectiva no convencional, y los personajes que interpreta Gyllenhaal se sienten cuestionados por no reaccionar emocionalmente como los demás les exigen. Aun así, El compromiso es una comedia con algunos toques dramáticos y de terror (las secuencias oníricas son estremecedoras). Aunque de entrada los tres protagonistas (Susan Sarandon, Dustin Hoffman y Jake Gyllenhaal) presencian las ceremonias fúnebres con cierta apatía y actitud mordaz, poco a poco van expresando su dolor, cada uno de forma diferente. Es en estas últimas secuencias donde los actores brillan desmesuradamente. Jake tiene un monólogo en el minuto 96 (lo lamentamos, pero no hemos conseguido ningún enlace) que está entre los mejores momentos de su carrera. Pocas veces más se ha mostrado tan honesto, tan desgarrador.

moonlight-mile-el-palomitron

7. Demolición (2015)

La sinopsis de Demolición es muy parecida a la de El compromiso: la muerte de la pareja del protagonista (Jake Gyllenhaal en los dos casos) genera unas curiosas relaciones entre él y los padres de ella. Sin embargo, en esta ocasión la mayor parte del conflicto dramático recae sobre las espaldas de Gyllenhaal, permitiéndole hacer un recital interpretativo de primera clase.

6. Zodiac (2007)

Hasta ahora no hemos hablado de la influencia del director para conseguir sacar lo mejor de Jake Gyllenhaal. Para analizar debidamente su intervención en Zodiac, debemos hacerlo. Como mínimo, David Fincher se merece un 60 % del mérito. La precisión del trabajo es milimétrica y encaja como un guante con la narrativa del filme. No obstante, este método entronca con los aprendidos por el actor en su juventud, y por eso no acabó demasiado satisfecho con la experiencia.

5. Jarhead – El infierno espera (2005)

Como todas las películas de Sam MendesJarhead es mucho más cerebral que emocional. Cada escena es una representación de un elemento de la guerra, y juntas forman un mosaico antibélico fascinante. Los actores son meros peones para conseguir esta imagen final, y Jake Gyllenhaal asume esta tarea al 100 % ajustándose al tono del fragmento en cuestión con gran precisión. El amplio abanico de registros que contiene su trabajo en Jarhead lo sitúa en el quinto puesto.

4. Donnie Darko (2001)

Nunca el término “película generacional” ha tenido más sentido que con la ópera prima de Richard Kelly. Jake Gyllenhaal se atrevió a embarcarse en esta aventura, sobre el papel muy descabellada, y acertó de pleno. Esta es la película que dio a conocer su nombre. Este es su billete a los anales del cine, la raíz de todo lo que está viviendo ahora mismo. En Donnie Darko vierte todas las emociones soterradas durante la secundaria, todas sus frustraciones, todo lo que quiso decir pero no se atrevió. Fue una experiencia catártica para él, como podéis comprobar en el siguiente clip.

3. Enemy (2013)

De la misma forma que Kevin Spacey, Jake Gyllenhaal no repite nunca directores. La única excepción es Denis Villeneuve (su segunda colaboración es incluso más brillante que la primera). Enemy era un proyecto arriesgado, porque interpretar dos personajes en una misma cinta es muy complejo (a no ser que te llames Peter Sellers) y puede salir muy mal si no defines bien la barrera entre las dos caracterizaciones o si la delimitas de forma exagerada recurriendo al histrionismo. Por escenas como la siguiente está en la posición 3:

2. Brokeback Mountain (2005)

Brokeback Mountain supuso su primera nominación al Oscar (y, de momento, la única). Penséis lo que penséis sobre este tipo de premios, en esta ocasión acertaron de pleno. Ang Lee y Heath Ledger consiguieron sacar de Jake algunos de los mejores momentos de su carrera. Es una sus actuaciones más matizadas, y consigue estar a la altura de una bestia parda de la interpretación como Ledger. Si hubiera tenido más minutos, estaría en el primer puesto.

1. Nightcrawler (2014)

Jake Gyllenhaal posee esta cinta desde el primer minuto hasta el último. Su caracterización en Nightcrawler le ha convertido en el autor de la película. Mimético, camaleónico, genial… Muchos adjetivos se le pueden atribuir. Con Nightcrawler llega a la cima de su carrera. La pregunta es: ¿conseguirá superarse?

El recorrido por la filmografía de Jake Gyllenhaal, desde aquel joven criado en rodajes de películas haciendo un pequeño papel en una comedia de Billy Crystal hasta el actor consagrado que se puede permitir un secundario a manos de un director al que admira (Animales nocturnos) es espectacular y muy gratificante para la audiencia, y también para él, puesto que se ha ganado la autonomía de decidir qué proyectos elegir y de dedicar a cada personaje tanto tiempo como sea necesario.

Y de regalo, su participación en el vídeo musical “Time to dance” de The shoes.

 

Pau Jané

No hay comentarios