Compartir

 

nightcrawler. Crítica en el palomitrón

 

Muy interesante el debut tras la cámara de DAN GILROY, guionista que con NIGHTCRAWLER da el salto a la dirección siguiendo los pasos de su hermano TONY GILROY, otro guionista (ha firmado las cuatro entregas de la saga BOURNE entre otros éxitos) que debutó allá por 2007 en labores de dirección con MICHAEL CLAYTON con mucho éxito, y que esta vez apoya a su hermano produciéndole un filme que se mueve entre la caricatura y la denuncia con una soltura realmente sorprendente.

NIGHTCRAWLER nos presenta a Lou Bloom, un noctámbulo perdedor anónimo e invisible para la sociedad que es testigo de un accidente de tráfico y la posterior llegada de una unidad móvil para grabar la noticia. Necesitado de conseguir ingresos, Lou encuentra en el trabajo como reportero freelance una solución rápida, cómoda y barata para ganarse la vida como proveedor de noticias de sucesos a los informativos de las cadenas de televisión. Su ausencia de moral o civismo alguno en la escena del suceso pronto convertirán a Lou en una herramienta indispensable para una directora de informativos de una cadena local, que no dudará en usar el material que Lou la facilita para remontar su audiencia y evitar su despido.

 

NIGHTCRAWLER. Crítica en El Palomitrón

 

DAN GILROY ejecuta una sátira social en la que los medios de comunicación y el propio público son señalados como los últimos responsables de que personajes como Lou se paseen con total impunidad entre nosotros. La lucha de las audiencias arrastra a los primeros a una carrera en la que la inmediatez y el sensacionalismo ganan una batalla que la ética ya ha perdido de manera definitiva en sus primeros estadios, y convierte a los segundos en consumidores de apetito voraz que cada vez demandan más. NIGHTCRAWLER presenta una sociedad que se retroalimenta de su propia violencia. Una sociedad voyeur que encuentra en los sucesos más macabros un componente casi pornográfico que los medios de comunicación no dudan en usar como herramienta llevando al límite de la legalidad cualquier contenido en su lucha de audiencias. Hay que llegar cada vez más lejos para saciar a una audiencia acostumbrada a vivir en riguroso directo la noticia, y Lou se convierte en el peón perfecto para que una cadena local gane la batalla de las audiencias. El problema es que Lou pronto dejará de ser peón para convertirse en alfil y también en dama, porque Lou es un auténtico sociópata con una visión del tablero de juego mucho más avanzada de lo que a priori se podía esperar. Lou utiliza un objetivo gran angular para identificar a las fichas de su propia partida y sacarlas el máximo rendimiento a base de manipulaciones y chantajes. Lou juega su propia partida y Lou es el único ganador.

 

NIGHTCRAWLER. Crítica en El Palomitrón

 

JAKE GILLENHAAL construye con gran habilidad uno de los personajes más sórdidos del cine reciente. Su frialdad, su inteligencia, su falta de remordimientos o su excepcional carencia de cualquier atisbo de humanidad le convierten en un perfecto sociópata (cumple religiosamente con todos los requisitos del perfil) cuya extremada inteligencia le permite (gracias a esa sociedad de la informacion donde todo está a un click de distancia) no sólo avanzar y progresar en la sociedad sino también eludir y sortear a una justicia con herramientas limitadas, fruto de la propia mediocridad de una sociedad que tan pronto reclama protección cuando ve su seguridad amenazada, como coarta los instrumentos de la ley para que finalmente individuos como Lou puedan salirse con la suya, burlándose del sistema. GILLENHAAL carga con todo el peso de la cinta, y lo hace durante casi las dos horas de metraje sin mostrar ningún atisbo de agotamiento o estancamiento. Una interpretación de altos vuelos que ratifica su enorme talento y una capacidad de mimetismo con sus personajes muy en la línea del desaparecido, y alabado por todos, HEATH LEDGER. Junto a él, una madura RENE RUSSO (mujer en la vida real de DAN GILROY desde 1992) que borda el papel de directora de informativos sin escrúpulos que no duda en usar los recursos más escabrosos (imágenes acompañadas de mensajes que buscan sembrar el miedo y el desconcierto entre el público) para llevarse el gato al agua y atrapar a la audiencia en un bucle con tintes sadomasoquistas. Su conducta es tan reprochable como la de Lou, pero ella lejos de actuar con el milimetrismo de Lou, es víctima de su propia ambición. RUSSO articula un personaje que ha hipotecado su vida personal y su deontología profesional para poder mantenerse en el tablero, creyéndose en su ignorancia reina cuando en realidad no es más que un alfil en la partida de Lou. Una partida en la que todos, tarde o temprano, se convierten en peones sacrificables.

 

NIGHTCRAWLER. Crítica en El Palomitrón

 

En el apartado técnico destaca la labor del director de fotografía ROBERT ELSWIT (que ya trabajó con con TONY GILROY en EL LEGADO DE BOURNE y que actualmente trabaja en la foto de MISIÓN IMPOSIBLE 5), que se encarga de iluminar las noches de Los Ángeles con un estilo claramente deudor del cine de MICHAEL MANN o de la inevitable DRIVE.

Gracias a dios, la monotonía en la que vive sumida la oferta cinematográfica gran parte del año se va de vacaciones siempre por estas fechas para dejar que propuestas como NIGHTCRAWLER sean las protagonistas. Temporada de premios siempre es sinónimo de cine de calidad en nuestra cartelera.

 

LO MEJOR:

  • JAKE GILLENHAAL. Una vez más camaleónico y una vez más demostrando que estamos ante uno de los mejores actores de su generación.
  • La aterradora lógica que rige el comportamiento de Lou.
  • Lou planificando la filmación de un tiroteo inminente en una cafetería de Los Ángeles. Tal es tu sangre fría que es capaz de usar su propio coche a modo de improvisado travelling mientras policías y delicuentes se matan a balazos delante de sus narices.

LO PEOR:

  • Que nadie pueda (o quiera) pararle los pies a Lou. Un aspecto también aterrador, producto de una sociedad deshumanizada.

 

 

Alfonso Caro

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.