El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

SKIN

ANTECEDENTES

El año pasado el aclamado corto Madre de Rodrigo Sorogoyen consiguió la única nominación española de la edición 91 de los Oscar en la categoría de Mejor Cortometraje. Sin embargo, fue Skin del israelí Guy Nattiv quién se alzó con la estatuilla; y al igual que ocurrió con el trabajo de Sorogoyen, se convirtió posteriormente en un largometraje.

La idea del corto de Nattiv nació tras conocer este a Bryon Widner, un ex skinhead que con la ayuda del proyecto antiodio One People, logró salir del movimiento. Inspirado por su historia, el cineasta escribió el guión para la película que llega esta semana a nuestras carteleras, y que en un principio nadie se interesó en financiar puesto que en aquel momento los neonazis no eran vistos como un problema acuciante del que hablar o preocuparse. Por esta razón realizó previamente el corto que le daría el triunfo en los Oscar, un triunfo que, unido al resurgimiento del odio a raíz de la elección de Donald Trump como presidente, pondría de manifiesto la verdadera relevancia de contar esta historia y, en última instancia, impulsaría la realización del largometraje. 

LA PELÍCULA

Skin arranca en el medio oeste de los EEUU hace aproximadamente diez años. El conflicto se manifiesta desde el primer momento: un grupo de supremacistas blancos liderados por Bryon Widner (Jamie Bell) marchan hacia un cruento encuentro con la población negra. Entre estos últimos se encuentra Daryle Lamont Jenkins (Mike Colter), un hombre que se ha propuesto rescatar a jóvenes de las garras neonazis y que a su vez colaboren con la policía para ayudar a capturar a otros de su calaña. Partiendo de esta premisa se dibuja el duro viaje de Bryon para salir del movimiento racista en el que ha sido adoctrinado desde los catorce años.

No nos encontramos ante una película sobre neonazis, sino ante la lucha individual de un neonazi que quiere dejar de serlo. Así, la comunidad de skinheads a la que pertenece Bryon ejerce de contexto de fondo, y continuamente está al acecho. Su modo de vida e ideología salen a la luz en cada una de las intersecciones con el camino de Widner, así como en una pequeña subtrama sobre captación e iniciación de nuevos jóvenes, y sobre todo al principio, cuando todavía el protagonista está inmerso en ese círculo vicioso de violencia, alcohol, drogas y en definitiva, lacra humana a la que ha sido sometido desde muy corta edad cuando el matrimonio Krager lo reclutó. Todo comienza a cambiar cuando traba relación con una madre soltera con tres hijas que dejó atrás el movimiento y que le hace darse cuenta de lo mucho que ansía ser un hombre de familia con una vida normal. A través del personaje de Bryon, Skin retrata lo difícil que es escapar de una crianza así, ya no solo por el acoso y amenazas recibidas por parte de su “familia” neonazi, sino por los propios patrones de conducta tan arraigados en él como sus tatuajes faciales.

Skin es cine independiente y no goza de un gran presupuesto, pero sí de buenas y creíbles actuaciones, y de una ambientación igualmente digna. El guión mantiene el ritmo durante sus casi dos horas de metraje, salvando la papeleta de combinar secuencias realmente duras con fragmentos que coquetean con un tono ciertamente melodramático. Si el corto que la precedía era demoledor e impactante, la película, lejos de pretender glorificar a este personaje basado en una persona real, hace reflexionar sobre la redención y sobre lo imposible que es que alguien así pueda alcanzarla si los demás no estamos dispuestos a perdonar y aceptarlo cuando se propone cambiar.

ELLOS Y ELLAS

Skin narra la historia de redención de Bryon Widner, y ello brinda a Jamie Bell (Rocketman) el protagonismo y lucimiento absolutos. Bell cuenta que en un primer momento no estuvo para nada seguro de querer interpretar un personaje así, y es que de hecho nos encontramos ante uno de los retos más difíciles de su carrera, un papel de una gran exigencia ya no solo interpretativa sino también corporal que resuelve de forma brillante. Se nos ocurren pocos actores que hubieran resultado tan convincentes mostrando las dos caras de un hombre lleno de odio y violencia por un lado, y frágil y arrepentido por el otro. Por su parte Danielle Macdonald (A ciegas) encarna a su esposa Julie de manera igualmente solvente. Es la única persona del reparto que participó en el cortometraje homónimo (en un papel muy similar) y celebramos que hayan seguido contando con ella para la película.

Entre los secundarios destacan Bill Camp (Joker) y Vera Farmiga (Expediente Warren) como los cabecillas de la comunidad de neonazis a la que pertenece Widner, y por tanto principales antagonistas de la cinta. Por último, Mike Colter (Luke Cage) interpreta a Daryle Lamont Jenkins con una caracterización muy lograda. El suyo es un papel reducido aunque crucial para la historia.

LA SORPRESA

Descubrir que película y corto comparten temática y a su actriz principal, pero no nos reencontramos con los mismos personajes, ni se aborda la problemática desde el mismo enfoque. Por lo tanto no es necesario haber visionado el corto para poder disfrutar plenamente de Skin, aunque no dejamos de recomendarlo puesto que es su complemento perfecto.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Hacia el desenlace, en el punto culmen de la película, hay un significativo montaje de secuencias en el que se contraponen el destino que es, y el que podría haber sido para el protagonista.

TE GUSTARÁ SI…

Si echas de menos cintas que recuperen el espíritu de American History X. Si no quieres perderte una de las mejores actuaciones de Jamie Bell hasta la fecha. Si crees en las segundas oportunidades y en un mundo mejor.

LO MEJOR

  • Jamie Bell
  • La lección y mensaje de esperanza y generosidad que nos da Guy Nattiv trayendo esta historia a la pantalla para que podamos ver que el cambio es posible.

LO PEOR

  • Echamos en falta más escenas del protagonista dentro de la comunidad de skinheads para apreciar en mayor medida el contraste cuando se aleja. Reiteramos: si tenéis oportunidad, no dejéis de ver el corto.
  • Debido a su naturaleza independiente, seguramente tendrá un circuito de distribución más limitado del que merece.

Aitziber Polo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Criminóloga con sueños de directora. Pisé el cine por primera vez a los dos años. Con siete vi cómo un cocodrilo gigante se zampaba una vaca entera de un bocado en Mandíbulas, y empecé a leer a Stephen King (y así me he quedado). Mi película perfecta tendría guión de los Coen, banda sonora de Zimmer + Horner y plotwist made in Shyamalan.