Compartir

ACTRICES INFRAVALORADAS - EL PALOMITRÓNLa lista de actrices ya no solo infravaloradas, sino también olvidadas o denostadas es más amplia que las licencias narrativas que se tomaron los guionistas de Perdidos. Tras el volumen 1, aquí os dejamos la nueva selección de intérpretes que estamos hartos de ver como secundarias con un par de frases y que merecen mucha más suerte en el cine:

VERA FARMIGA

VERA FARMIGA - EL PALOMITRÓN

Allá por 2006, de la mano del Infiltrados, comenzamos a reparar en la presencia Vera Farmiga, una actriz que por aquel entonces llevaba más de diez años dedicada a la interpretación pero apenas había destacado en una cinta indie poco reconocida (Down to the Bone) y combatiendo la pedofilia en la estupenda La prueba del crimen. En 2009 lograría su primera y única nominación al Oscar por Up in the Air y parecía que el mundo se abriría ante su inmenso talento. No pasó. Ese mismo año se convertiría en una de las madres más sufridoras y emblemáticas de la última década en La huérfana, pero el cine de los años venideros solo le permitiría lucirse en la saga Expediente Warren. Sí supo explotar al máximo su talento en la serie Bates Motel, pero nadie más estuvo a su altura. Hasta el próximo 2019 apenas tiene un proyecto como cabeza de cartel, pero desde aquí seguimos esperando más oportunidades para la única Farmiga con talento.

SELMA BLAIR

SELMA BLAIR - EL PALOMITRÓN

La comedia es un territorio peligroso para las secundarias robaescenas, porque después ya nadie las toma en serio para otro tipo de proyectos. Crueles intenciones nos descubrió una deslumbrante vis cómica que más tarde explotaría en la histórica La cosa más dulce y en Los sexoadictos, pero más allá de eso su filmografía está repleta de relleno, comedias que nadie ha visto ni recuerda, un par de cintas de Todd Solondz y un par de Hellboys. Ha formado parte del elenco regular de la temible Terapia con Charlie hasta haber sido despedida por plantarle cara a la estrella del show, Charlie Sheen. Este año ha acompañado a Nicolas Cage en la reivindicable Mom and Dad, pero su carrera está lejos de reflotar. Veremos qué tal su personaje en Heathers, la adaptación televisiva del clásico teen Escuelas de jóvenes asesinos, pero si esto sigue así tenemos que cambiar de agente, Selma.

LAURA LINNEY

LAURA LINNEY - EL PALOMITRÓN

Las nominaciones al Oscar no son garantía de nada, y si no que se lo digan a la pobre Laura Linney, que ha optado a la estatuilla hasta en tres ocasiones y su filmografía sigue sin lucir todo lo bien que debería. Sí, ha participado en comedias románticas rompetaquillas (Love Actually), terror mainstream de calidad (El exorcismo de Emily Rose) o películas aclamadas por crítica y público (Mystic River), pero la audiencia sigue sin tener nada claro quién es, y sus papeles secundarios durante la última década tampoco la ayudarán a ser más reconocida (ser la señora de la “bisuta” a.k.a. madre de Amy Adams durante cinco minutos Animales nocturnos es lo más destacable que ha hecho). No todo es catastrófico, y gracias a la televisión la hemos podido disfrutar más que nunca en la estupenda The Big C durante tres temporadas. Probablemente ella también ha notado que la pequeña pantalla la sabe tratar mucho mejor, y desde el año pasado es una de las estrellas principales de Ozark.

PATRICIA CLARKSON

PATRICIA CLARKSON - EL PALOMITRÓN

La actriz norteamericana es una de esas caras fácilmente reconocibles que ha aparecido en pantalla durante más de treinta años, pero casi siempre en papeles secundarios. Un par de Emmys por A dos metros bajo tierra y una nominación al Oscar por la poco popular e interesante Retrato de April no han ayudado demasiado en una filmografía bastante irregular donde se juntan grandes películas (Dogville, Buenas noches y buena suerte, Lejos del cielo…) con cine de escasa relevancia (Sin reservas, Annie, Con derecho a roce…). Isabel Coixet parece ser una de las pocas directoras que confían en la actriz para llevar el peso de una película, pero todavía seguimos esperando por un personaje que marque su carrera y le permita explotar un potencial que, a todas luces, está desaprovechado.

FRANCES FISHER

FRANCES FISHER - EL PALOMITRÓN

No hay carrera cinematográfica en este artículo peor llevada que la de Frances Fisher. La actriz lleva más de cuarenta años en el mundo de la interpretación pero siguen sobrando los dedos de una mano para recordar actuaciones memorables, y no por su falta de talento, sino por los papeles tan secundarios e irrelevantes que lleva interpretando durante tantos años. En 1992 despuntaba con Sin perdón, de Clint Eastwood, pero su único proyecto al año siguiente sería un remake para televisión de El ataque de la mujer de 50 pies en el que, sorpresa, también era secundaria. Poco después llegaría su ¡última! interpretación memorable: ser la madre trepa de Rose DeWitt Bukater en la mastodóntica Titanic. La carrera de premios de aquel año la desterró, a pesar de sus enormes posibilidades, en detrimento de un personaje mucho más amable, el de Gloria Stuart. Desde entonces la actriz ha participado en algunos (pocos) proyectos interesantes (Casa de arena y niebla, En el valle de Elah…), pero con personajes anecdóticos que nadie recuerda. Las posibilidades son cada vez más escasas para Fisher, que está ya en un rango de edad peligroso en Hollywood y que sigue sin ser una cara conocida para el público, pero desde aquí solo podemos tener fe por un nuevo proyecto que le permita llevar más allá todas las tablas que nos dejó ver en Titanic.

Desgraciadamente, la lista de actrices que merecen mucho más reconocimiento y mejores papeles es inabarcable, pero seguiremos haciendo un riguroso repaso en próximos volúmenes.

Jose Cruz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.