Compartir

SEFF 2017 crónica

El Festival de Cine de Sevilla despide su primer fin de semana con un lleno absoluto en buena parte de sus pases, entradas agotadas, largas colas en taquilla, estrellas paseándose por su alfombra roja y muchas muchas ganas de cine.

El pasado viernes 3 de noviembre arrancaba una nueva edición del SEFF, y ya van catorce. Lo hacía de la mano de la actriz Silvia Abril, quien condujo una gala inaugural en la que la producción española Tierra firme era la auténtica estrella de la noche. El nuevo largo de Carlos Marqués-Marcet, después de su aclamada ópera prima 10 000 KM, sirvió de reclamo para animar a los sevillanos (y no sevillanos) a disfrutar de los 8 días del cine europeo más auténtico.

El sacrificio de un ciervo sagrado – Yorgos Lanthimos

La oferta cinematográfica de esa primera jornada ya hacía presagiar que sería un auténtico éxito y desde primera hora de la tarde las taquillas del SEFF lucían el rótulo de “no hay entradas” para diversas sesiones. Las primeras en salir victoriosas fueron El sacrificio de un ciervo sagrado, el esperado regreso de Yorgos Lanthimos tras su alabada Langosta, y The Square, la nueva cinta del director Ruben Östlund, cuya Fuerza mayor ya se hizo con el Giraldillo de Oro en 2014. Por cierto, el furor por ver la unión entre Lanthimos y Nicole Kidman se extiende a toda la semana, y ya no quedan entradas para ningún pase.

Las películas propuestas por la EFA siempre son un buen reclamo, y por eso hemos podido ver en estos días como las salas se llenaban hasta la última de sus filas en pases como Happy End, lo nuevo del austriaco Michael Haneke, o Verano 1993, de Carla Simón (fuera de competición), en una presentación especial de esta película, que viene cosechando formidables críticas. Veremos si ocurre lo mismo en febrero y regala a España una nueva estatuilla en los Oscar 2018.

Verano 1993 – Carla Simón

Pero Verano 1993 no ha sido la única que ha causado furor entre los asistentes, ya que el cine español se ha instalado en el SEFF con más fuerza que nunca, con numerosas producciones nacionales en primera línea de cartel: Bajo la piel del lobo (con Mario Casas luchando contra los elementos), Algo muy gordo (comedia made in Spain) o El autor (con Manuel Martín Cuenca de nuevo tras las cámaras tras Caníbal) han sido solo algunas de las citas que los espectadores han tenido con nuestro cine en estos primeros días de festival.

La Sección Oficial también ha ido regalándonos algunas de sus cintas candidatas a hacerse con el Giraldillo de Oro. En estos días hemos podido ver, junto a la ya mencionada Tierra firme, de Carlos Marqués-Marcet, filmes como la transcultural Western, de Valeska Grisebach, la histórica Zama, de Lucrecia Martel, la delicada Les Gardiennes, de Xavier Beauvois (De dioses y hombres) y la inevitablemente comparable (con Brokeback Mountain) Tierra de Dios, de Francis Lee.

Muchos han sido los nombres que han pasado por la ciudad durante el fin de semana, desde los principales artífices de Tierra firme (el director Carlos Marqués-Marcet y los actores Oona Chaplin y David Verdaguer) a otras figuras reconocidas, como el productor Agustín Almodovar y Esther García (El Deseo), la actriz Lola Dueñas, Iris Bry (actriz de Les Gardiennes). Además, el director Samu Fuentes (Bajo la piel del lobo) junto a las actrices Irene Escolar y Ruth Díaz. Otros grandes nombres como los hermanos Taviani (Giraldillo de Honor), Mathieu Amalric, Serge Bozon o Agustín Díaz Yanes pasarán por la ciudad para presentar sus películas a lo largo de la semana.

Equipo de Tierra firme – Carlos Marqués-Marcet

Las Nuevas Olas del cine europeo también se han dejado ver en estos primeros días, destacando los trabajos de F. J. Ossang en el noir “retrofuturista” 9 Dedos, Valérie Massadian con su cinta sobre el paso a la madurez Milla, y Loane Balthasar con la también adolescente Sara plays a werewolf. Requiem for Mrs. J, el canto a la vida y a la muerte que hace Bojan Vuletic, y Niñato, la ópera prima de Adrián Orr, también pelean por vencer en una categoría en la que hemos podido ver el poshumor de Algo muy gordo, de Carlo Padial, inaugurar sección.

Sevilla vive sus días grandes del cine europeo. A lo largo de la semana podremos disfrutar de él en cada una de sus (largas pero disfrutables) sesiones de la mejor selección de cine hecho en nuestro continente y dejarnos claro eso que reza su eslogan: que esto es cine europeo.

 

Noelia Salcedo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.