Compartir

La temporada de primavera ha llegado ya a su fin. Con ella se despiden grandes obras como lo han sido Darling in the FRANXX, Golden Kamuy o Magical Girl Site. Sin embargo, otras continúan como Boku no Hero Academia o Steins;Gate 0. Aun así, la temporada de verano se abre paso para acompañarnos durante las vacaciones con sus propios títulos y obras por ver.

¡No te pierdas nuestras primeras impresiones de la temporada de verano 2018!

El catálogo es extenso y no siempre hay tiempo que dedicarle a todos lo títulos que se muestran en él. Por esta misma razón os traemos una pequeña porción de muchas de las obras que nos visitan estos meses. Porque Island, Hanebado! o How Not to Summon a Demon Lord son algunos de los ejemplos a tener en cuenta, pero también hay otras como Hataraku Saibou o Harukana Receive.

Algo más que deporte

El género spokon nunca ha sido uno ajeno. No será tan común como las obras de corte shonen o shojo, por ejemplo, pero Slam Dunk o Captain Tsubasa nos hicieron soñar con el balón cuando eramos aún críos. Y aunque un servidor sí que ha sido ajeno al género durante muchos años no desconoce el éxito de Yuri!! on ICE, Haikyuu!! o la reciente Welcome to the Ballroom.

Obras que, como la propia Hanebado, definen el género y nos lanzan un mensaje. Uno que afirma con tono alto y claro que el deporte no es solo cosa de las competiciones de masas. Un mensaje que se lee, entre líneas, en el trabajo de Toshiyuki Kubooka —encargado de dar forma y movimiento al dibujo de Nyoijizai— pero que no pretende tanto el levantar el grito al cielo, sino hacernos sentir con una obra que brilla en lo cotidiano y en lo simple que es disfrutar del deporte.

Porque, sin ánimo de enfrentarlas, Harukana Receive es todo lo contrario a lo que nos muestra la obertura de Hanebado. El ambiente opresivo se ve sustituido por una preciosa fotografía repleta de escenas soleadas y el peso de la competición se ve diluido en un formato que apuesta por la pasión más distendida. Si la pregunta en Hanebado es el porqué Nagisa y Ayano juegan a bádminton aquí esa cuestión se invierte.

No hay ases, sino equipos

Y es que la principal máxima de Harukana Receive es que el voleibol no hay ases. No se juega solo. Todo es producto de la confianza, del juego en equipo. No importa que una persona destaque por encima del resto si no tiene a su compañera para apoyarla.

Es una premisa simple. Pero también afable. Y, sobretodo, una muy natural. Porque su historia no va más allá del slice of life —sin olvidar la pasión por el spokon, por supuesto— donde nos ponemos en la piel de Haruka, una chica que viaja a Okinawa para pasar las vacaciones junto a su abuela y su prima Kanata y acaba adentrándose en el voleibol playa. Pero dentro de esa simpleza hay una naturalidad intrínseca que no siempre tiene contexto dentro del género: el miedo.

El miedo es algo innato en el ser humano. Porque lo natural es que tengamos miedo. No tanto en el sentido estricto de la palabra sino en el sentimiento en sí mismo. Hablo de la inseguridad. Y Harukana Receive, dentro de sus confines, se propone a sí misma como un tratamiento a la misma. Apela a nuestras voces interiores y nos recuerda que no tenemos porque seguir escuchándolas. De esta forma la obra convierte el deporte en algo social, en algo liberador. Porque en cada bola, en cada recepción o en cada toque de dedos hay un sentimiento implícito.

El valor de la confianza

Hay cierta dicotomía entre Haruka y Kanata, sus protagonistas. Un contrapeso. Es algo deliberado y que, de nuevo, sirve para ejemplificar al deporte como factor social. Porque mientras que Haruka es una chica alta y exuberante, Kanata es representada como pequeña y delgada y a su vez, la primera absorbe a la segunda con un carácter fuerte y animado que eclipsa la timidez de su prima.

Y es aquí donde reside la verdadera fuerza de Harukana Receive. Porque tira abajo los estereotipos y apuesta por la colaboración. Nunca se antepone a Haruka por encima de Kanata, sino que se la usa para elevarla. Porque Kanata, volviendo a los párrafos anteriores, es una representación de nuestros miedos. Y el voleibol la lucha contra ellos.

La fragilidad de la chica se ve compensada con la fuerza de su compañera y la torpeza de esta, a su vez, es el espacio perfecto para la intervención de la primera. Porque en la obra de Nyoijizai todos sus personajes tienen un pasado y el de Kanata es el propio voleibol. Uno que abandonó derrotada por sus inseguridades y que, ahora, recupera poco a poco gracias a la ayuda de Haruka.

Es un trabajo muy simple, muy natural. De hecho, recuerda en exceso a K-ON! —y podría apuntar, específicamente, a Yui y Mio—, un slice of life sin pretensiones. Pero uno con grandes valores y una increíble capacidad para sentir y hacernos sentir.

Es humano sentir

Y Harukana Receive es muy humana. Lo es en los momentos más álgidos de su acción, pero también sabe serlo en esas escenas distendidas, donde todo lo que importa es escoger el sabor de un helado.

Una obra que no despunta en su apartado técnico pero que compensa con su preciso uso de la anatomía, el juego con sus tempos y la emoción de disfrutar del deporte. Algo que se ve acompañado por esa visión tan natural del día a día, que deja de lado el fanservice —uno de sus puntos más fuertes y donde caen muchas obras del estilo— y se centra en los sentimientos.

Queda mucho por ver, pero todo apunta a que Harukana Receive avanzará a paso firme. Su trasfondo humano —especialmente el envuelve a Kanata y Narumi—, el positivismo que destila y ese leve toque de humor casual que le acompaña la convierte en una obra sentida. Cercana. Cálida cuanto menos. Porque el deporte, en sus líneas, jamás será cosa de una sola persona.

impresiones Cells at Work! (Hataraku Saibou) banner inferior - el palomitron

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

4 Comentarios

  1. Tio te han mentido las reviews de dayo sobre el anime son malas y ademas una se ve como una niña y la otra con cuerpo exuberante para atraer publico masculino no solo eso mientas en la review spoken mediocres.

    Que tal un reto reseña megalo box ? Yo le di 7/10
    Y por favor no divagues con temas que la serie no aborda de ninguna manera. Hasta otra

    • ¿Que tal este reto? Dejas de imponer tus ideas a otras personas y disfrutas con lo que a ti te gusta mientras el resto disfrutan con lo suyo. Yo a eso le pondría un 10/10.

      No se menciona a Dayo en ningún momento y sus análisis no tienen relación alguna con estos. Luego, es un spokon de voley playa, si te asusta que hayan mujeres en bañador te recomiendo que cambies de género (o como mínimo de deporte). Encontrarás mujeres bajitas y altas en la calle también.

      Por último, no se aborda ningún tema que no aparezca en la serie. Si no te gusta o te quieres quedar con lo superficial, adelante, pero eso no impide que otras personas disfruten de algo más que eso.

      Un saludo.

  2. Muy bonito escrito, aunque yo no diria que deja de lado el fanservice. Depues de todo tengo entendido que esta serie se puede catalogar (entre otras etiquetas) como un echii y estoy seguro que a pesar del stigma, las personas que disfrutan las series con mucho fanservice pueden encontrar algo a su gusto en esta serie. Y bueno, no se si valdria la pena mencionar la tensión romantica entre las dos protagonistas que tiene a mi parecer unas vibras muy similares a Yuri on Ice.

    • En el momento de escribir las impresiones la obra apenas llevaba dos capítulos y las referencias al ecchi eran mínimas. Con los últimos si que hay alguna escena pero creo que nunca llega a ser fanservice —o al menos no muy marcado—, solo que las corrientes actuales nos llevan a escandalizarnos con lo más mínimo ya. Me parece correctamente anatómica y siendo voley playa femenino es más que normal lo que aparece en el anime, no suele verse como algo forzado.

      A lo último que comentas si que lo veo ya fuera de lugar. Kanata y Haruka son familia y su relación tiene un desarrollo basado en la confianza y en las inseguridades de Kanata, es una relación evolutiva pero en ningún momento se lee una tensión romántica, todo lo contrario.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.