Compartir

impresiones de Hanebado! principal - el palomitron

La temporada de primavera ha llegado a su fin. Con ella nos despedimos de grandes obras como Darling in the FRANXXGolden Kamuy o Magical Girl Site. Pero con el calor estival nos llegan otras tantas igual de interesantes como lo son Banana FishISLAND Cells at Work!.

¡No te pierdas nuestras primeras impresiones de la temporada de verano 2018!

Dicen que el verano es una gran época para practicar deporte, pero en tierras niponas no solo creen que es bueno practicarlo también apuestan por crear contenido a través de él. Según la terminología idónea las obras cuyo género radica en el deporte son denominadas “spokon”, y no podemos hablar de este término sin dejar atrás a Haikyu!!, una de las obras insignia en el género y cuyo éxito es incuestionable. Pero no es hora de hablar de la creación de Furudate, es hora de hablar de la premisa que nos presenta Kōsuke Hamada. Una premisa que ha dado el paso del papel a la pantalla y que sin duda merece ser apostillada.

El vuelo de la pluma

Hablar del deporte como tal es complicado, no por su significado sino por todos los factores que le envuelven y todos los componentes internos que posee. Aunque hay algunos valientes como Kōsuke Hamada que se atreven y el resultado de su trabajo es realmente sublime.

Hanebado! —al igual que ocurre con Cells at Work o infinitas obras más— nace en el papel gracias a Hamada pero es Shinpei Ezaki quien logra transportarlo a la pantalla. Consigue darle movimiento, grandes dosis de color y conjuga junto a Tatsuya Kato uno de los animes más prometedores de esta temporada estival. Una obra que por el momento no posee ninguna editorial de nuestro país pero que podemos disfrutar de su adaptación animada de manera totalmente legal gracias a Crunchyroll semana tras semana.

impresiones de Hanebado! Nagisa Aragaki - el palomitron

La pelota, objeto que no necesita carta de presentación, es un elemento que parece ser el auténtico protagonista de todos y cada uno de los deportes más populares. Aunque gracias a Hanebado descubrimos que hay mucho más que “pelotas” en el mundo. Existen las plumas —o también denominados volantes— que también sirven como elemento conductor entre jugadores y cuya importancia iguala —o incluso supera— a la de una redonda y simple pelota. Y justamente es ese proyectil quien da el pistoletazo de salida en la obra que nos concierne, una pluma que alza el vuelo y nos presenta a Nagisa Aragaki y Ayano Hanesaki, el dúo protagonista de Hanebado. Una dupla que nos adentrará de lleno en un deporte apenas reconocido, el bádminton.

Las dos caras del bádminton

Dos —o cuatro— oponentes. Una red. Dos —o cuatro— raquetas. Y una pluma. Estos son los elementos necesarios para poder iniciar un partido del deporte protagonista de esta obra, el bádminton. Una disciplina olímpica desde 1992 que parece cobrar cada vez más importancia y que gracias a Hamada y Ezaki está más cerca de ser posible. Ambos han conseguido crear algo único, un producto que no dejará indiferente a nadie.

La historia nos sitúa en la escuela de preparatoria Kitakomachi, concretamente en el club de bádminton. Un club liderado por Nagisa Aragaki. Una capitana que representa los valores necesarios para estar al frente, al menos física y deportivamente hablando, ya que su debilidad se representa por vivir una época en la que parece no salir el sol. Una sombra que provoca una oscuridad que acaba derivando en el club con una actitud que dista de ser el líder perfecto y que origina los primeros conflictos de la obra. Unos problemas que parecen tener solución cuando se presenta una luz totalmente nueva, una luz con nombre y apellidos, Ayano Hanesaki. Una luz cuyos primeros compases parpadean pero acaban teniendo una posición firme.

impresiones de Hanebado! Ayano Hanesaki - el palomitron

En cualquier operación matemática siempre hay una incógnita, pero también existe siempre una solución. Y parece que Ayano Hanesaki será esa X perdida que necesitaba tanto Nagisa Aragaki como el club de bádminton para seguir adelante. Una X que aportará un nuevo enfoque y que, seguramente, se convierta en la estrella del equipo. Pero Hanebado no se centra tanto en el deporte en sí, lanza una moneda al aire para mirar el trasfondo de sus personajes. Un interior que copará la mayoría de los minutos de cada capítulo y que otorgará a este spokon un nuevo rumbo. Un rumbo que posiblemente tenga desvíos en su trayectoria para dejar espacio al bádminton como tal, pero cuyo camino principal se sitúa en el transcurso de la vida de sus personajes. Estamos ante una propuesta que respeta las bases del género, pero que decide bifurcarse de vez en cuando y otorgar un sentimiento y envergadura únicos a sus protagonistas. Hanebado no solo es bádminton, es aprendizaje personal. Desarrollo vital.

Un baile de volantes al son de la música

Dejando la historia de lado —protagonista incuestionable en esta obra— no podemos hablar de Hanebado sin hablar de su puesta en escena. Una en la que luce al máximo y nos presenta una producción a la altura de estudios como Kyoto Animation. Liden Films se encarga de mostrar todos y cada uno de los matices de los planos que componen la obra; no deja nada de lado. Se preocupa por los minuciosos fondos, los carismáticos personajes, las intensas emociones, el contínuo movimiento y, como punto maestro, apuesta por una iluminación sublime que roza la perfección.

impresiones de Hanebado! Animación - el palomitron

No deja nada en el tintero, ni tan siquiera espacio para la duda. Apuesta por todo lo alto y lo consigue. Por el momento llevamos disfrutando de este espectaculo visual tres episodios, falta ver cómo evoluciona. Pero Liden Films no parece que vaya a defraudarnos, y menos tras presentarse de tal manera ante nosotros —meros espectadores—. Abre las puertas a un producto que puede funcionar a la perfección y copar los primeros puestos de la temporada.

Sin duda alguna Hanebado es una obra que merece una oportunidad. Puede que no te guste el deporte, puede que no te atrapen sus personajes o puede que no te apetezca; pero esta historia no acepta excusas, pide un intento, una prueba para ver si realmente te quedas o te vas. Personalmente nunca había tenido muchas expectativas hacia el género como tal, pero obras como Haikyu!!, Welcome to the Ballroom o Hanebado te demuestran que el spokon es mucho más que un deporte. Es sentimiento. Son personas. Por ello, ya no quedan evasivas para —al menos— empezar este viaje guiado por una pluma, por una meta.

impresiones de Hanebado! banner inferior - el palomitron

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

1 Comentario

  1. La serie me está gustando bastante, y eso que no soy mucho de éste esto de anime, aunque he visto algunos ligeros. El opening me encanta y tiene una animación accionante, pero la animación de los partidos también está muy bien, esos movimientos que hacen son bastante realistas. Otro spokon que me encanta es chihayafuru y nunca pensé que una partida de la ruta pudiera ser emocionante.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.