El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

TIMOTHEE CHALAMET - IMAGEN DESTACADA EL PALOMITRÓN
CINE DOSSIER CINE PASEO DE LA FAMA: VIDA OBRA Y MILAGROS DE LAS ESTRELLAS REDACTORES

PASEO DE LA FAMA: TIMOTHÉE CHALAMET

Decir que Timothée Chalamet (Manhattan, 1995) es uno de los actores de moda y un ídolo para cierta generación no es algo nuevo porque desde que se estrenó Call me by your name ya se intuía que este rostro internacional iba a dar mucho de qué hablar a corto y a largo plazo y es que no forma parte del grupo de actores noveles sin talento sino que desprende algo muy personal y distinto además de haber demostrado su versatilidad optando por proyectos muy diferentes entre sí. Si hasta se le ha llegado a comparar con James Dean, salvando muchísimo las distancias, todo hay que decirlo.

Cualquier excusa sería buena para hablar de Chalamet pero en este caso aprovechamos el pasado estreno de Dia de lluvia en Nueva York y el inminente estreno en Netflix de The King, tras su paso por algunos cines seleccionados en España, para hacer un repaso por toda su trayectoria profesional que, aún siendo corta de tiempo, promete bastante.

Sus primeros pasos en la profesión

TIMOTHEE CHALAMET - EL PALOMITRÓN

El propio Timothée Chalamet ha llegado a declarar en alguna ocasión que entre sus planes de futuro, siendo niño, ya estaba lo de dedicarse o formar parte de alguna forma de este mundillo de los actores y/o celebrities, cosa que también le venía de familia siendo su madre bailarina en Broadway y teniendo un entorno relacionado con la profesión. “No recuerdo querer dedicarme a otra cosa” son las palabras de un chaval que, aunque se dedicó también a jugar al fútbol, ya desde pequeño realizaba anuncios y siendo un adolescente se inició en la interpretación, primero en teatro (donde ya se destacó su particularidad a la hora de actuar) y luego, poco a poco, llegó a conseguir papeles secundarios en el cine y en la televisión: es el caso de Interestellar (Christopher Nolan, 2014) donde interpretaba al hijo de Matthew McConaughey o papeles capitulares en series como Ley y orden o Homeland por la que obtuvo una nominación a mejor actor de reparto del Sindicato de Actores (SAG).

En 2015 ya consigue su primer papel protagonista en cine: El paraíso perdido de Andrew Droz Palermo, una cinta estadounidense de corte independiente donde Chalamet interpretaba a uno de los dos hermanos protagonistas de un filme de género fantástico. A este título le siguen otros como Retales de una vida (Pamela Romanowsky, 2015) donde interpretaba el papel de James Franco de joven, Navidades ¿bien o en familia? (Jessie Nelson, 2015) en la que compartía protagonismo con Diane Keaton o Miss Stevens (Julia Hart, 2016) donde ya empezó a causar entusiasmo dentro de la crítica especializada.

2017: su punto de inflexión

LADY BIRD - EL PALOMITRÓN

En 2017 la directora, además de actriz, Greta Gerwig rodó su ópera prima Lady Bird y entre su reparto destacaba Timothée Chalamet. A España la película llegó casi en las mismas fechas que Call me by your name en 2018, el filme clave dentro de la carrera de Chalamet, el que supuso un antes y un después en su trayectoria.

En Lady Bird el papel era más bien anécdotico y poco relevante al interpretar a un simple adolescente enamorado pero su rostro ya iba entrando dentro de la memoria colectiva, sobre todo juvenil. Pese a no ser un papel protagonista, el Sindicato de Actores lo nominó a mejor actor de reparto.

Chalamet es un chico que se ha estado preparando desde muy joven antes de llegar al éxito con estas dos películas (Lady Bird y Call me by your name) pero también ha perdido papeles importantes como el de Spiderman en Capitan América: Civil War que lo hizo Tom Holland (otro de los actores destacables de su generación) o la participación en Manchester frente al mar.

Se podría decir que destaca porque (aparte de su atractivo físico) desprende carisma, algo muy importante dentro de este oficio y crucial para seguir o no en primera línea. Hasta Greta Gerwig llegó a compararlo con Leonardo Di Caprio pero lo que le diferencia es la simpatía (adornada con cierto aura de timidez propia de la edad) que trasmite, algo fundamental para llegar al público lejos de malas costumbres o compañías que tanto rodean al mundo del famoseo, sobre todo en Hollywood.

Para Chalamet lo mejor estaba por venir en 2017 en lo referente a su carrera y es que Luca Guadagnino lo escogió para protagonizar Call me by your name, un romance homosexual ambientado en un pueblo de Italia en los años 80. Para Chalamet, fue su lanzamiento hacia el estrellato mundial.

Call me by your name

La película de Luca Guadagnino se convirtió en un fenómeno cultural incluso antes de que llegase a las salas. Timothée Chalamet ya tenía una legión de fans ansiosos de ver esta historia impregnada de cierta fantasía y con ciertos toques rohmerianos pero con una cosa muy importante: la autenticidad que Chalamet le dio a su personaje, Elio, un joven que siente las primeras pulsiones amorosas frente a Oliver (interpretado por Armie Hammer) con el que vive su historia de amor veraniega en un ambiente marcado por cierta libertad y represión a la vez.

El director llegó a asegurar que quiso contar con Chalamet desde el primer día en que el proyecto salió adelante. “En cuanto le conocí me di cuenta de que él era Elio. Tiene una energía eléctrica. Solo él podía ser Elio” reconoció en su momento. También contó el cineasta que para que estuvieran cómodos el primer día de ensayo le dijo a los dos protagonistas que se besaran y así congeniar mejor durante el rodaje. Es, sin duda, uno de los aspectos más conseguidos de la película: la afinidad que desprenden los dos actores en todo momento.

Después del éxito de la película, era el momento de la temporada de premios y Timothée Chalamet destacó totalmente. Además de ser uno de los chicos más jóvenes en estar nominado a mejor actor en los Oscar, estuvo nominado a mejor actor también en los Globos de Oro, en los Premios BAFTA y en el Sindicato de Actores. Tan solo ganó a mejor actor en los Indepedent Spirit pero sin ninguna duda se notaba que su papel no había pasado desapercibido.

Beautiful Boy: la confirmación del actor

BEAUTIFUL BOY - EL PALOMITRÓN

En 2018 estrenó Beautiful Boy: siempre serás mi hijo dirigido por Felix Van Groeningen  donde compartía protagonismo con Steve Carrel. Se centraba en la historia tortuosa paternofilial surgida por la drogodependencia del hijo. Para Chalamet suponía un cambio de registro totalmente ya que no interpretaba el típico papel de chico enamorado o ingenuo sino que se tenía que meter en la piel de un personaje real (la película se basaba en las memorias de David y Nic Sheff), un chico adicto a las metanfetaminas y a la heroína con todo lo que eso conlleva porque no es fácil interpretar a un drogadicto sin caer en la fácil sobreactuación o en la parodia. “Intenté pasar tiempo en clínicas de rehabilitación y con pacientes en rehabilitación. Intenté entender lo que es aislarse para salvarte a ti mismo, lo que es una experiencia extraña cuando eres joven porque a esa edad todavía estás intentando encontrarte como persona” reconoció en su momento el joven actor.

Solo hay que ver la película para afirmar que Chalamet es muy buen actor y que tiene mucho por demostrar si sabe desarrollar su carrera. Por este filme, estuvo nominado a mejor actor en los Globos de Oro, a mejor actor de reparto en los BAFTA y en el Sindicato de Actores.

The King, Woody Allen y lo que está por venir

THE KING - EL PALOMITRÓN

En la carrera de cualquier actor hay películas mejores y peores y The King, que se presentó en el pasado Festival de Venecia, probablemente es una de las peores en la filmografía de Timothée Chalamet. Se trata de su primer papel histórico ya que el filme se centra en la figura de Enrique V y de cómo debe afrontar el reinado tras la muerte de su padre. La cinta está dirigida por David Michöd y parece que el director ha querido aprovechar el físico de Chalamet ya que pone demasiado empeño en mostrar su pecho desnudo y en captar su belleza facial más que en centrarse en rodar bien las escenas de guerra donde, por cierto, Chalamet sale sin casco. Para los fans del actor la película será fantástica pero a otros niveles más cinematográficos quizá no lo sea tanto.

Timothée Chalamet ha dicho en alguna ocasión que uno de sus sueños profesionales es trabajar con Paul Thomas Anderson pero lo que igual no se imaginaba es que Woody Allen le iba a ofrecer el protagonista de Día de lluvia en Nueva York, esa película tan polémica de la que el propio Chalamet ha renegado y donado su sueldo integro. Pese a ello, se comenta que la película destaca por la presencia del joven actor que incluso podría ser un álter ego, joven, del director.

Chalamet lleva este año ya dos estrenos y le quedan pendientes varios más: la esperada Mujercitas de Greta Gerwig, la cinta de ciencia ficción Dune dirigida por Denis Villeneuve y basada en las novelas de Frank Herbert donde será el protagonista o la próxima película del particular Wes Anderson, The French Dispatch, donde comparte protagonismo con Saoirse Ronan al igual que en Mujercitas. Lógicamente no podemos olvidar la segunda parte de Call me by your name, de la que se van sabiendo poco a poco más detalles (como el fichaje de Dakota Johnson como la mujer de Oliver o el tema del SIDA) y que empezará a rodarse a finales de este año.

 Hace unos días saltaba la noticia de que Chalamet se iba a tomar un descanso de la interpretación después de terminar con los compromisos profesionales que tiene pendientes, pero cuesta creer que no vaya a aprovechar la buena racha que no parece nada pasajera.

Recordamos que Día en Nueva York sigue en las carteleras españolas y que The King también lo está en algunos cines seleccionados y se estrenará en Netflix el próximo 1 de noviembre.

Javier Valera

#ContenidoRelacionado

Crítica de Día de lluvia en Nueva York

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.