El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Crítica final de The Rising of the Shield Hero
ANIME / MANGA CRÍTICAS OPINIÓN REDACTORES

THE RISING OF THE SHIELD HERO: ENTRE LA CRÍTICA Y LA ÉPICA

Resulta difícil olvidar esa primera obra. La que descubres, las tantas veces por casualidad, y te abre las puertas a un mundo desconocido. Una frágil alegoría al más puro significado del término “Isekai”. En mi caso, esa obra no era más que un fragmento del primer volumen de hack., adjunto en ¡Dibus!, una revista juvenil.

Seguramente sea menos profundo que un charco, porque esa pequeña entrega me conquistó hasta el punto de conseguir que siga tras los pasos del género constantemente. The Rising of the Shield Hero no es una excepción de ello. Una entrega dirigida por la fantasía del héroe, la premisa que siempre ha gobernado el género y con la que Aneko Yusagi juega para conseguir su propia versión del mundo que busca.

La fantasía más oscura

Igual que ocurrió con hack., mi primer encuentro con la obra de Aneko Yusagi también se redució a una causalidad. Una causada por el género del autor/a que se encontraba tras la obra y que tanta expectación generaba con un título que no solo parecía jugar con los tropos del medio, sino que además estaba dirigida por la asombrosa composición de Kinema Citrus y Kevin Penkin, el dúo responsable de Made in Abyss.

Tres puntos que daban forma a The Rising of the Shield Hero. Una épica que se mueve a trompicones por la cuerda floja, en un constante ir y venir de emociones que la propia obra no consigue identificar y que conforman, en su conjunto, un título de amplias ambiciones bajo una ejecución que no siempre logra su objetivo.

Lo hace, desde un primer momento, con esa escasa coherencia inicial. Una que se apoya en puntos como la esclavitud o la violación para ejercer un dilema moral que sirve de pistoletazo a la obra y tira por tierra algunos de sus puntos más fuertes. Al margen de lo que supone que la acusación de Myne, la obra cae en una espinosa contradicción en sí misma al plantear el reino como una matriarquia que casi intenta suponer más como una suerte de dictadura forzada.

Entre la crítica y la épica

Y este es uno de los grandes problemas de The Rising of the Shield Hero. La obra no conoce su lugar. No entiende, o no quiere entender, que cuando su argumento obliga al espectador a posicionarse, debe obligar al espectador a posicionarse. No teme en tratar, de nuevo, temas espinosos, pero se aleja rápidamente, antes de ser ella misma quien acabe entre dichas espinas.

Es un punto recursivo. El hecho de lanzar una crítica a media construcción. Un punto de conformidad que lidia con toda la crítica que esgrima la obra y que desbarata parte de su fuerza. Hay crítica social, pero cuando se encrudece se deja de lado. Hay crítica eclesiástica, pero todo acaba con un conflicto basado en la existencia de una iglesia que adora a tres de los cuatro héroes — un punto dudoso, a sabiendas de que necesitan a todos ellos para salvar el mundo y que, para más inri, se convierte en el centro de su giro argumental.

Y es que da la impresión de que Shield Hero intenta siempre desmarcarse, pero teme mojarse en los temas que propone. Ninguno de sus arcos pasa de la profundidad inicial e incluso el papel del héroe acaba ocupando un lugar dudoso en una introspección a medio fuego.

Sin embargo, cuando la obra deja la crítica y abraza la épica, resulta que es más fuerte de lo que parece. The Rising of the Shield Hero entiende el MMO y se aprovecha de sus conceptos y características para forjar un mundo, por supuesto recursivo, pero que funciona especialmente bien bajo sus leyes. No deslumbra en su presteza argumental pero sabe ejecutar momentos muy tiernos con los que cautivar al público, sin dejar de lado las batallas que tan bien adereza Penkin con una maravillosa banda sonora, a la altura del resto de obras del compositor australiano.

La ternura como pilar

Con esas, todo queda revelado al papel más emotivo de la obra. Uno que se basa, precisamente, en esta deconstrucción del héroe que ya propone en sus primeras líneas. El papel de Motoyasu, Ren e Itsuki se pierde en sus propios compases. Se entiende la crítica sobre la fantasía del héroe —un papel recursivo del isekai— pero nunca llega a conformar un papel protagonista en la obra. O al menos, no lo suficiente como para desarrollar los puntos que propone.

Así, la deconstrucción del propio Naofumi ejerce el pilar de la serie en un plano dual sobre su existencia en ambos planes dimensionales. En la obligación de salvar un mundo que le odia y le repudia, ejerciendo el conflicto que da nombre a la serie y que se supone como la evolución y crecimiento del chico como héroe. Sobre lo que significa, realmente, ser un salvador. Un héroe.

Un papel que la obra consigue dibujar con mano firme, haciendo de la ternura un punto esencial de su crecimiento como héroe. Esta no es sólo la historia de Naofumi. También es la historia de Raphtalia y Filo. De sus aventuras y desventuras. De cómo crecen juntos en un mundo hostil y corrupto, que solo les acepta —al menos en un principio— por su condición como salvadores.

Y ese es, realmente, el punto donde The Rising of the Shield Hero consigue brillar. Podría hacerlo mejor, desde luego, y el concepto de la esclavitud, por mucho que la obra lo observe en términos ajenos al que identificamos nosotros, sigue siendo uno demasiado afilado como para usarlo en un factor romántico. Pero incluso así, en su esencia, consigue ejercer su papel. Es el cariño que se profesan sus protagonistas, uno nacido del compartir experiencias, el que consigue mantener los pilares de la misma y dejar ese rastro de miel en los labios con un final, de nuevo, especialmente tierno.

The Rising of the Shield Hero es una fantasía en si misma. La fantasía de no ser lo que se propone ser. Aneko Yusagi cae en los tropos de un género sobreexplotado y, aunque consigue introducir conceptos interesantes y dudas como el hecho de si podemos extrapolar nuestras normas y aspectos morales a un mundo fantástico —bajo el vago, sin embargo, pretexto del “todo está permitido”—, la obra acaba cayendo en recursividades que no le desmarcan del terreno. Su deconstrucción del héroe funciona pero se basa en la misma premisa que aquella, ya distante, Fuck Everything de Suicide Silence.

Una que, de nuevo, sirve como contrapeso para la introducción de una ternura que, no solo funciona, sino que se convierte en el pilar de una obra que intenta abarcar mucho pero acaba apretando poco. The Rising of the Shield Hero es un isekai que se acoge a sus tropos y acaba cayendo en las propias permisibilidades con las que intenta romper. Una obra que brilla en momentos puntuales pero se mantiene en sus propias sombras el resto del tiempo.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

14 COMENTARIOS

  1. Vi muchos animes pero como éste nunca lo peor de los seres humanos de lo que podemos hacer pero también lo bueno inclusive dar la vida por lo que amamos se puede decir que tiene todo lo el mundo en algún momento le tocó vivir ser traicionados pero también ser amados….

    • No sé si es por la falta de entendimiento latinoamericano, pero muchas partes de la reseña están mal escritos, por ende, se me ha hecho muy difícil entender tu punto de vista en ciertas partes puesto que no puedo ver con exactitud a que te refieres puntualmente.
      Fuera de eso, fue una muy buena lectura.

      Saludos

      • ¡Hola! Si tienes alguna duda, no te cortes en comentarla. Todos cometemos errores así que quizás incluso contribuyes a corregirlo. ¡Gracias!:3

  2. A mitad de lectura h pardo, dado que estoy en total desacuerdo, creo que seria necesario que el escritor de esto se viera nuevamente la serie al completo.

    • El escritor de “esto” se ha visto la serie al completo una vez (te aseguro que no habrá segunda) y lleva el manga al día así que te aseguro que sabe de lo que habla. Creo que sería necesario que mires el calendario, veas que estamos en 2019 y entiendas que tu opinión no es la opinión de todos. Gracias.

  3. Lo mejor de la serie y del manga es la coherencia que muestra con su propio mundo, cosa que no ocurre en otras series de fantasía y de millonarios presupuestos.

    Me parecen muy acertados los comentarios sobre la ternura y el cariño que se profesan, sobre todo, Raphtalia y Filo, así como el que profesan hacia Naofumi.

    Sobre la deconstrucción de Naofumi, pues no veo tal, sino simplemente coherencia con el maltrato y desprecio al que le han sometido. Su comportamiento es consecuencia de lo que ha vivido. Además, me gusta porque no es el típico Seiya que todo el mundo quiere y espera y todo lo hace bien porque es el protagonista.

    Sobre la crítica a la que alude el Sr. Martínez, no la he encontrado. Veo lo que ocurre como simples prejuicios y si el anime no se centra tanto en ellos es porque no es algo importante en su trama. Sigue siendo un anime de fantasía y aventura para pasar un rato distraído. Para sacar dobles lecturas y argumentos profundos, muchísimo mejor Monster.

    Un saludo.

    • La coherencia de The Rising of the Shield Hero cojea desde un primer momento, indiferentemente de si tiene o no, como comentas, un presupuesto millonario. Por lo pronto cuenta con más de una docena de novelas, adaptación al manga, el dúo Kinema Citrus y Kevin Penkin más el hecho de ser una de las obras laureadas de Crunchyroll, con una enorme cantidad de publicidad. Hablo sin números, pero no es precisamente un título pequeño.

      El resto es totalmente subjetivo así que cada uno es libre de guardar su opinión. Sin embargo, te diré que el papel del héroe se cuestiona continuamente (no solo el de Naofumi), dando a entender la misma crítica que se ejerce cuando se habla de términos sociales o religiosos.

      Monster es una obra poderosa, pero eso no quita que podamos reflexionar sobre cualquier otra. Shield Hero no funciona mal cuando se limita a la fantasía. Pero es un permiso muy triste.

      • Se nota que el autor no entendió la historia que trata de criticar. Incluso en los puntos en los que estoy de acuerdo son atribuibles más a los limites de la animación, en donde no toda la historia es representada,que a la historia completa en si. Claros ejemplos en donde la animación fallo son: la poca representación de los efectos que los otros “heroes” han provocado en el mundo, la omisión de las motivaciones de Fitoria y el retcon que le hicieron a la reina para mostrar a un Naofumi mas heroico (algo que solo pasa en el anime, el manga presento a la misma reina de la novela).
        No obstante, tras notar la mediocridad del critico, solo puedo decir que estoy en total desacuerdo con el resto de la critica (y no, la excusa de que el critico también sigue el manga no apoya su trabajo, y no hacer ninguna mención de haberse leído la novela no le ayuda tampoco).
        Pretender que el anime presente la historia final solo demuestra la mediocridad del autor de la critica. Suponer que la historia cojea en coherencia tras habérsela visto solo una vez (respondiendo en medio de una pataleta de que no se la vera una segunda vez) y no entender que muchos aspectos que se vieron en esta temporada solo son los inicios de la narrativa que se expanden en el resto de la historia es simplemente muestra de la mediocridad y prejuicio del autor.
        No hay mucho mas que decir, excepto que para los que lean este texto se den cuenta de que la critica esta hecha a medias, el autor trata de arrastrar los prejuicios notados en criticas pasadas, e ignora por completo que la historia presentada en el anime apenas abarca los inicios de la verdadera la novela e independiente de que haya una segunda temporada o no, esta no termina ahí.
        Cualquier defensa que el critico pudiera presentar se perdió en el momento que esté decidió mostrar por medio de un berrinche su testarudez de que no se vería el anime por segunda vez (el mismo anime que esta tratando de criticar) y asumiendo que su trabajo esta bien hecho tras ver la animación solo una vez.

        • Hola Julián. Si no solo vas a comentar en el artículo, sino que además vas a contestarme personalmente a un comentario, puedes referirte a mi como tal, no hace falta que lo hagas como si fuera un ser lejano, ¡existimos! Luego, si pretendes realizar una crítica prueba a ser coherente (ya que lo mencionas) contigo mismo y quizás algo menos irrespetuoso. Puedes no estar de acuerdo con la opinión de otra persona y es totalmente loable, pero ni el texto ni mi persona te han faltado el respeto y te agradecería que hicieras lo mismo. De nuevo, hay gente detrás, ¡existimos!

          No, no he leído la novela (aunque si he leído su primer volumen, por si quieres complementar tu queja). No, no voy a volver a ver el anime. Creo que es perfectamente entendible que no voy a pasar por otros 25 capítulos de una serie que, como podrás ver, no tengo en especial alta estima — cosa que no niega que la haya disfrutado. Por otro lado, claro que critico el anime tal y como está. Si tampoco has ojeado el calendario verás que a día de hoy no hay segunda temporada o confirmación de la misma. Así que me parece bastante evidente que la crítica solo abarcará la primera temporada tal y como concluye. Si en el futuro hay una segunda, seguramente hablaré de ella y te aseguro que si mejora tanto como intuyo que dices, lo contemplaré al escribir sobre ella. Pero por el momento esto es una crítica final de The Rising of the Shield Hero, un anime que acaba de terminar. No es la crítica de su novela, ni de su manga, ni de su merchandising.

          Si tu opinión difiere de la mía me parece estupendo. De hecho me encanta debatir y leer críticas ajenas. Pero eso no quiere decir que tu opinión o tu forma de ver la serie (la veas una o doscientas veces) sea más válida que la mía. Tampoco pretendo lo contrario. Con esto te invito a que la próxima vez que quieras imponer tus ideas o faltarle al respeto a alguien por no compartir tus convicciones te lo pienses dos veces y expreses tu desacuerdo en forma de debate o escribas tu propia crítica sobre la obra; es bastante constructivo. ¡Gracias por pasarte! ;3

  4. Tate no yuusha no nariagari, es un Anime qué me toco mucho el corazón, se convirtió en uno de mis animes favoritos de inmediato.

    Pero eso si, flaquela en ciertas cosas, y no me he visto la novela, (ya que es la fuente original de la historia), y tampoco el manga, pero si he leído comentarios sobre cambios drásticos, como ejemplo, lo que pasó en el episodio 21, realmente aunque haya cambiado, no fue tan malo el cambio, pero creo que si se hubiera creado el Anime con su forma original de la novela, realmente quedaría muchísimo mejor, y bueno además sería todavía un poco más oscuro a mi parecer, pero bueno.

    A pesar de todo. Me encantó.
    Gracias por tu crítica, sin duda buena.

    • No todas las adaptaciones se pueden ceñir al guion original tanto como quizás nos gustaría. Hay limitaciones técnicas, económicas y humanas. Yo solo he pasado por la primera novela así que no puedo hablar en propiedad sobre los cambios, pero si es cierto que no son tan notorios frente al manga. Sea como sea, siempre están las fuentes originales si quieres disfrutar de la historia tal y como se concibió. ¡Gracias por el comentario!

  5. A la serie le falto mucha coherencia hay bastantes cosas sin sentido y el protagonista despues de los primeros capitulos se vuelve como cualquier otro prota generico perfecto que tanto me aburren, esa rabia y sed de venganza que tenia al inicio es lo que mas esperaba ver como se desarrollaba o cambiaba en la historia pero esas emociones que transmitio la serie fue solo al inicio despues es imposible sentir algo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.