El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Benidorm - El Palomitrón
PRIMERAS IMPRESIONES REDACTORES SERIES

BENIDORM: ATRESMEDIA NOS LLEVA DE VIAJE AL PASADO

Con la crisis publicitaria azotando a las televisiones generalistas, cuyas parrillas viven un verano perpetuo desde mediados de marzo, Mediaset y Atresmedia siguen estrenando sus nuevas ficciones en las plataformas de pago. Esta última continúa alimentando Atresplayer de contenidos originales que en algún momento darán el salto al abierto, siempre que los anunciantes lo permitan. La última serie en llegar es Benidorm, comedia de Plano a plano que viene a cubrir el hueco dejado por Allí abajo, el gran éxito de la productora junto a El Príncipe.

Una comedia clásica adaptada a los nuevos formatos

Benidorm no tiene intención de revolucionar el género ni ser especialmente innovadora, sabiendo perfectamente a quién quiere dirigirse. Teniendo en cuenta el perfil de edad del espectador de Antena 3 (57 años de media), el tipo de humor que vamos a encontrar no se aleja demasiado de muchas comedias televisivas de los últimos 20 años. La cadena, que relega exclusivamente al pago formatos más de nicho como Veneno, sigue apostando por un tipo de comedia clásica para su prime time generalista, aunque al menos adaptada a los nuevos formatos de consumo (episodios de menos de 50 minutos) y rodada en exteriores y localizaciones reales.

Al igual que en Allí abajo el dónde era parte fundamental del qué y el cómo, en Benidorm la localización es tan fundamental que incluso da nombre a la serie. Un notario vasco es diagnosticado de una enfermedad terminal y decide mudarse a la localidad alicantina para buscar a un antiguo amor de la adolescencia.

El recurso del moribundo que rompe con todo para satisfacer sus últimas voluntades, que tanto hemos visto en películas y series de los últimos años –El pueblo, sin ir más lejos-, descarta aquí llevarse hacia la comedia negra y se apuesta por la dramedia, con la inserción de planos contemplativos del protagonista (Antonio Pagudo) con música de piano de fondo. 

Creada por César Benítez, Jon de la Cuesta y Fernando Sancristóval, Benidorm sigue explotando el choque cultural de un grupo de vascos que se desplazan a otra comunidad por el amor de uno de ellos, en lo que ya parece un género en sí mismo desde el éxito de Ocho apellidos vascos: las cuadrillas por el mundo. Encontraremos nuevamente referencias a las Vascongadas y chistes condescendientes hacia territorios del sur (en el primer episodio le ha tocado a Murcia, además de la propia localidad que acoge a los personajes). 

El tipo de humor es fácilmente reconocible y old fashion sin complejos. Durante el primer cuarto de hora vemos chistes sobre prostitutas, heroína, negros y travestis. En cuanto a la trama, las cartas se ponen rápidamente sobre la mesa para que el espectador decida si quiere entrar a jugar: ya en la primera secuencia se presenta el desencadenante y al final del primer episodio tenemos las tramas muy encaminadas. La focalización es externa y el espectador siempre sabe más que el protagonista.  

¿Es este género de comedia el que reconciliará a Antena 3, la antigua casa de las series, con la audiencia tras dos temporadas de continuos tropiezos? Eso ya no lo predice ni la vidente María Rosa, y menos en este loco 2020. 

¿Dónde y cuándo?

  • Fecha de estreno: 7 de junio de 2020
  • Plataforma de emisión: Se estrena en Atresplayer Premium y podría llegar a Antena 3 en el futuro
  • Número de episodios: 8
  • Duración aproximada: 45-50 minutos
  • Te gustará si te gustan: Las comedias de vascos que se desplazan a otros sitios por amor

Fon López

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.