El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

AGUAS OSCURAS

LOS ANTECEDENTES

Este 24 de enero el director Todd Haynes (Carol) nos presenta una ficción con mucha dosis de realidad con su nuevo largometraje Aguas oscuras, protagonizada por Mark Ruffalo, Tim Robbins y Anne Hathaway. La cinta está basada en una crónica del periodista y co-guionista de la cinta Nathaniel Rich en la que que recordaba la labor del abogado Robert Bilott, interpretado por Mark Ruffalo (Los Vengadores). Conocido por destapar uno de los mayores escándalos de salud pública y corrupción de la historia de Estados Unidos, la cinta repasa toda la investigación y el juicio contra la multinacional DuPont, casi 20 años más tarde.

Si la presencia de Mark Ruffalo y el hecho de que se base en un reportaje periodístico nos recuerda a Spotlight, la manera de contar la historia es totalmente diferente, ya que en nada se parece una redacción a un bufete de abogados. Al tratarse de un thriller judicial, los procesos de investigación son más largos y pesados, mientras que en el largometraje de Thomas McCarthy todo el proceso era más caótico y dinámico.

LA PELÍCULA

Robert Bilott es un abogado corporativo que acaba emprendiendo una batalla legal sin precedentes contra una de las más poderosas multinacionales del mundo. Al descubrir que unas de las sustancias químicas utilizada por la empresa produce daños medioambientales irreparables, la investigación va tornando cada vez más compleja a medida que los testimonios se acumulan, a pesar de los intentos de la empresa de acallar a Bilott.

Un elemento que toma especial importancia en el filme es el concepto de toxicidad, tanto literal como figurativamente. Todo ello es representado de manera inquietante con una fotografía y una banda sonora muy explícitas. Las imágenes son muy reveladoras y hablan por sí solas: el humo gris de las fábricas, tumores, deformaciones, dientes negros, paisajes muertos… El veneno está presente, quizás para siempre.

También existe una dualidad entre la vida lujosa del empresario frente a la humildad del campesino, al que aplasta. Si DuPont vierte sus residuos en vertederos hasta acabar envenenando a toda una comunidad, la corrupción, el abuso de poder y la falta de ética que se descubren en los documentos reflejan un ambiente de trabajo totalmente insalubre. Incluso dentro de la propia firma donde Bilott trabaja, los conflictos de intereses hacen que de la oficina un lugar frío y gris, en el que parece no haya cabida para la humanidad. Una toxicidad que se transmite de silencio en silencio, afectando a la vida familiar de los empleados.

ELLOS Y ELLAS

Si el protagonista es indiscutiblemente Mark Ruffalo, dando vida al abogado Robert Bilott, lo que realmente enriquece la cinta son los testimonios de familias afectadas por las decisiones de la empresa todo-poderosa. Es el caso de Wilbur Tennant, interpretado por Bill Camp (Joker), primer granjero en alertar de los peligros que suponían los residuos tóxicos que DuPont vertía en las tierras colindantes a sus fábricas, envenenando los cultivos y ganados de los alrededores. La voz del personaje resuena sin duda durante toda la película en la cabeza Ruffalo y lo eleva a la hora de enfrentarse a su némesis Phil Donnelly, el presidente de DuPont, interpretado por Victor Garber (Blackwood). Frío, calculador y gris, representa el lado más inhumano de los negocios. 

El pilar de Bilott es indudablemente su familia y la relación que mantiene con su mujer Sarah, interpretada por Anne Hathaway (Ocean’s 8), una antigua jurista que dejó su trabajo para convertirse en ama de casa. Juntos son una pareja fuerte y complementaria. Uno representa la tenacidad y el compromiso a pesar de la vulnerabilidad, la otra la empatía y el coraje a pesar del miedo.

LA SORPRESA

Algunas situaciones parecen improbables, o difíciles de creer, como la impunidad de la que beneficia DuPont, el despliegue de recursos de la empresa para parar la investigación o la aparente inactividad de la justicia frente a la gravedad de la situación. Y sin embargo, en numerosas ocasiones la realidad supera la ficción.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Durante una reunión, los compañeros de Billott no entienden por qué este se enfrenta a una multinacional como DuPont, ya que la firma suele representar empresas de ese calibre. Billott intenta argumentar contra todo y contra todos ante una audiencia incrédula. Y cuando todo parecía perdido, la voz de su jefe se une a la suya, con más fuerza, recordando a sus empleados que su deber es ante todo proteger a la gente y poner límites a empresas que abusan de nuestra confianza. Probablemente, la secuencia que os reconciliará con los juristas.

TE GUSTARÁ SI…

Te gusta descubrir historias reales e insólitas a través del cine.

LO MEJOR

• La interpretación del elenco principal (Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Victor Garber y Bill Camp) es magistral y ayuda a dar veracidad a la historia.

• La crudeza de algunas escenas y las imágenes tan explícitas de las consecuencias de las sustancias químicas hacen que el mensaje sea aún más claro.

LO PEOR

• El ritmo de la película no sabe adecuarse a sus 126 minutos de duración.

• Un guión previsible a ratos.

Naomi Barki

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.