El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Blue Valentine El Palomitrón
CINE DOSSIER CINE EL CINE EN LISTAS REDACTORES

10 MATRIMONIOS DE CINE PARA CUESTIONAR EL CONCEPTO DE AMOR

Cuando se trata de representar la fragilidad de la figura humana y la volatilidad de las conexiones entre personas, los matrimonios son una herramienta clave para figurar los límites de lo que tan buenamente llamamos amor. Estas uniones entre seres racionales (y enamorados) han resultado esenciales dentro de la construcción de nuestro imaginario artístico, ya sea en literatura, pintura o, por supuesto, cinematografía. Son muchas las películas que se han valido de este arquetipo narrativo para construir historias sobre parejas que no se adaptan a los cánones clásicos del amor, entendiendo esto tanto positiva como negativamente. Hoy mismo se estrena en cines Historia de un Matrimonio, cuya trama no es otra que la de un matrimonio divorciado que, sin embargo, no puede permitirse olvidar. Por ello, y para celebrar la llegada en salas de este esperado film de Noah Baumbach, hemos preparado una lista de 10 matrimonios de cine que ponen sobre las cuerdas el concepto de amor de muy diferentes maneras. Porque, ¿existe algo tan bonito y aterrador como unirte con otra persona hasta que la muerte os separe?

Faces (John Cassavetes, 1968)

Faces El PalomitrónMaravilla independiente dentro del cánon de matrimonios de cine que hoy día sigue conservando de forma intacta su valor como obra maestra y de culto. El matrimonio que protagoniza Faces busca en otras personas la cura para su propia relación y reencontrarse a sí mismo. La película, a la que no le importa perderse en sí misma (en el buen sentido, por supuesto), condensa en los rostros y en los gestos todo el universo interno de unos personajes marcados por la pérdida del rumbo vital. Son las discusiones, las conversaciones de apariencia banal y las escenas considerablemente largas los elementos que se encargan de caracterizar este matrimonio como uno de los más complejos de toda la historia del cine.

París, Texas (Wim Wenders, 1984)

París, TexasTodo un referente en lo que a matrimonios turbulentos se refiere. A través de la pérdida de memoria como forma de evasión y del pasado como un puzzle sin construir, París, Texas materializa las dificultades de un matrimonio para estar juntos pese al afecto aún existente entre ambos integrantes. El amor, que ni siquiera es el epicentro de su trama, es representado en esta película con una interminable carretera que transcurre por un paisaje desértico y carente de vida, plasmando de esta manera los confusos sentimientos de unos personajes cuya finalidad última es la de estar juntos pero que, sin embargo, no consiguen visualizar el final de un camino aparentemente eterno.

Tres Colores: Blanco (Krzysztof Kieślowski, 1994)

Tres Colores Blanco El PalomitrónCuando la incomunicación verbal y la indefinición de sus sentimientos son los dos elementos que estructuran su matrimonio, el divorcio se confirma simplemente como una consecuencia más de sus propios actos. ¿A caso se puede querer sin entender? ¿Generar sufrimiento es sinónimo de mostrar afecto? Tres Colores: Blanco, perteneciente a la famosa Trilogía de los Colores de Kieślowski, nos presenta una relación abocada al fracaso y en la que ambos integrantes tienen grandes dificultades a la hora de demostrarse amor. Y es que la película, aparentemente consumada dentro del drama romántico, avanza sutilmente hasta un thriller cuya meta no es otra que la de mostrar hasta dónde puede llegar la venganza entre dos enamorados desenamorados. Un film totalmente esencial dentro de esta lista.

Revolutionary Road (Sam Mendes, 2008)

Si en Titanic el dúo formado por Kate Winslet Leonardo DiCaprio nos presentaba lo que prácticamente era un cuento de hadas romántico, en el film Revolutionary Road hace totalmente lo contrario mediante la encarnación de un matrimonio estancado tanto física como emocionalmente. El contrapunto entre la ambición económica y el deseo amoroso cobra especial relevancia en este matrimonio que, lejos de resultar idílico, se acaba convirtiendo en todo un infierno del que sus protagonistas querrán huir a toda costa. La infidelidad, el intento de curación de unas heridas sentimentales irreparables y la búsqueda de París como centro de rehabilitación son algunos de los aspectos que hacen de esta relación una verdadera montaña rusa de emociones.

Blue Valentine (Derek Cianfrance, 2010)

Blue Valentine El PalomitrónLa desaparición de un perro como punto de inflexión en un matrimonio destinado a quebrarse. La ‘Habitación del Futuro’ como ironía de una relación en la que la dependencia emocional es lo único que soporta el peso. Blue Valentine nos relata, a partir de un espacio cerrado que adquiere la forma de un catalizador sentimental y de una esencia casi podríamos considerar documental, la imposibilidad de un matrimonio por reprimir su propia toxicidad como pareja. El díptico entre un pasado inalcanzable y un presente roto sirve como reflejo de un camino amoroso sin meta y lleno de trampas condenado al más puro fracaso. Ryan Gosling Michelle Williams, los sensacionales protagonistas de esta película, consiguen retratar las vicisitudes de una unión que no puede hacer nada por desviarse del oscuro rumbo por el que transita. Dolor y crudeza en su más puro estado.

Amor (Michael Haneke, 2012)

Amor El PalomitrónGanadora de la Palma de Oro de Cannes 2012 y considerada la película más sentimental de Haneke, Amor transita por una especie de coma dilatado en el tiempo en el que la dependencia física y emocional no es más que el reflejo de uno de los dilemas más conversados de toda la historia de la humanidad: ¿qué es mejor: vivir muriendo o morir viviendo? La crueldad de un destino nada misericordioso y la desesperación al ver que el fin de la vida se acerca son los dos elementos responsables de poner en crisis (aunque de una forma que hasta se podría considerar piadosa) a un matrimonio marcado por la edad avanzada y el afecto eterno. Un ejemplo de que, en muchos casos, la mayor demostración de amor puede ir acompañada por la mismísima muerte.

The One I Love (Charlie McDowell, 2014)

The One I Love El Palomitrón¿Qué pasaría si La Dimensión Desconocida, Coherence y Nosotros tuvieran un hijo? Exacto: que de ahí nacería The One I Love. La película de Charlie McDowell dibuja, de forma especialmente curiosa, una crisis de matrimonio que pronto se aleja del realismo para adentrarse de lleno en el género de la ciencia ficción.  Mediante una puesta en escena repleta de  metáforas sobre la idealización y la construcción de nuevas relaciones, la cinta explora temas como la confianza o la oportunidad de reiniciar un enlace amoroso consumido por el tiempo y las circunstancias vitales. Todo esto mezclado, además, con experiencias cósmicas paralelas y doppelgängers. ¿Qué más se puede pedir?

Perdida (David Fincher, 2014)

Perdida El PalomitrónBen Affleck Rosemund Pike son los encargados de dar vida a este matrimonio de extremos en el que el afecto de uno supone el sufrimiento del otro, y viceversa. Plasmando la destrucción de la pareja a partir de la mediatización de una desaparición que acaba transformándose en algo mucho menos evidente y explícito, Perdida define a la perfección lo que una fusión amorosa es. El díptico de puntos de vista que nos plantea este thriller convierten el amor en casi un demiurgo que controla a su voluntad todo el revuelo tanto personal como social que el caso policíaco provoca. ¿Puede la venganza ser una demostración más de amor? Dejamos el dilema en la mesa para que os cuestionéis los límites de los matrimonios en este film de culpa, perdón y redención.

Fuerza Mayor (Ruben Östlund, 2014)

Fuerza Mayor El PalomitrónCuando una avalancha controlada desencadena una serie de reacciones inesperadas, la incomunicación se cierne de forma abusiva sobre un matrimonio incapaz de asumir lo acontecido. Cobardía e instinto crean en Fuerza Mayor una simbiosis que se expande como si de un virus se tratara y que no sólo afecta al matrimonio sino a todo el núcleo familiar e incluso a otra pareja. Los planos estáticos escenifican en esta película un alud (nunca antes mejor dicho) de reproches que sepultan bajo nieve una relación que hasta el momento había estado marcada por la perfección y la calidez. Film que merecidamente triunfó en el Festival de Cannes y que nos deja uno de los mejores inicios de toda la década.

Wildlife (Paul Dano, 2018)

Wildlife El PalomitrónLa necesidad de luchar contra lo que promete quemar todo. El fuego propagándose de la misma forma que lo hace el rencor. La distancia física como minucia en comparación con la sentimental. Wildlife pone el foco de atención en el hijo de un matrimonio que observa, de forma demasiado gráfica, cómo se desmorona la relación de sus padres a causa de decisiones precipitadas y de cambios vitales repentinos. El juego de reproches entre ambas partes, constante a lo largo de sus casi dos horas de duración, se corona en esta película como el verdadero protagonista de la misma. Fácilmente uno de los matrimonios de cine más maltratados por sus propias ambiciones como personas.

Y vosotros, ¿qué matrimonios de cine creéis que son esenciales para cuestionar el concepto de amor? ¿Consideráis que los matrimonios juegan un papel fundamental en la deconstrucción de la psicología humana?

Martí Farrés


#ContenidoRelacionado

Crítica de Historia de un Matrimonio

El-Palomitron-imagen-2-Historia-de-un-Matrimonio

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Estudiante de Comunicación Audiovisual. Tengo una ligera obsesión con los musicales y a veces fantaseo con vivir en algunos de mis favoritos. De pequeño me daba pánico Chucky y, sorpresas de la vida, ahora es uno de mis mayores referentes cinematográficos.