Compartir

LOS ANTECEDENTES

10 años y 18 películas. Un villano anunciado en 2012 que parecía no llegar nunca. Más de 30 personajes conocidos. Y un solo universo. Todo nos ha llevado a esto, al fin de una gran etapa, a la cúspide del blockbuster moderno. El Universo Marvel presenta Vengadores: Infinity War (si aún no la has visto, puedes consultar aquí nuestra guía de personajes) como un evento cinematográfico único, y pese a pecar de presuntuosos no están desencaminados. Lo que ha logrado Marvel en estos años no son solo múltiples récords de taquilla y unas críticas siempre positivas; también han construido con muchísima inteligencia un universo donde todos los personajes coexisten sin problema alguno y para gozo de los fans. Y ahora nos entregan el pastel definitivo, hasta arriba de nata y con una nota que lo describe como “el mayor crossover de la historia”. Y a riesgo de empacho, ha llegado la hora de comer.

LA PELÍCULA

Cuando se estrenó Los Vengadores fuimos muchos los que saltamos de alegría en la butaca. Estaba bien escrita y mejor rodada, tenía un villano fabuloso y reunía por primera vez a los héroes más poderosos de la Tierra, que ya es mucho. Los años pasaron y las películas del estudio definieron de forma más exacta el rumbo que querían tomar, aproximándose entre ellas y resultando cada vez más repetitivas, en especial por la ausencia de libertad artística dada a sus directores. Pero hay que reconocerle a Marvel el trabajo bien hecho. Había que contar muchas historias de los héroes por separado para llegar aquí y que todos saltáramos de nuevo, pese a no contar ninguna nueva.

Hablar de Vengadores: Infinity War sin spoilers es difícil, pero empezaremos con un aviso para los que apenas han seguido las películas del estudio hasta ahora: no veáis Infinity War. El gran evento cinematográfico del año te hará sentir excluido con facilidad. Aquí se cuentan al por mayor las gemas, planetas, personajes y enemigos, y ninguno de los citados recibe el más mínimo contexto. Para algo han hecho 18 pelis, claro. Durante todo este tiempo, Marvel ha logrado lo que Thanos tanto ansía, el equilibrio. Ha conseguido una sensación de unidad entre todas sus películas, que han sido tan distintas como exactamente iguales. Pero su supuesta joya de la corona es realmente diferente, pues oculta lo que a muchos entusiasmaba y a otros aborrecía: la trama. Infinity War es todo clímax. Su guion no tiene inicio ni nudo, pero sí desenlace (entrecomillado, pues queda Vengadores 4), y todo lo que se nos muestra hasta llegar a él es una suerte de secuencias de acción con personajes que corren y luchan de un lado a otro. Su historia se cuenta literalmente en tres palabras (Thanos busca gemas), pero los hermanos Russo trocean esa frase y dividen los trozos en cientos de secuencias que reparten a toda prisa en una película de dos horas y media que no se detiene hasta que quedan unos minutos. Es una locura. Es insano. Y pese a todo, es altamente disfrutable.

A fin de cuentas, para qué engañarnos. Vengadores: Infinity War es una lección de entretenimiento. Un blockbuster que sabe lo que tiene que ofrecer y lo explota gustosamente durante los 150 minutos que dura. Está rodada con una firmeza que ya quisieran muchos, sin atisbo alguno de confusión en las peleas y con una emotividad latente que estalla en su impactante final. No arrebata a la primera Vengadores el titulo por la mejor del estudio, pero sí consigue el del blockbuster superheroíco más atrevido y logrado. Su velocidad para pasar entre secuencias puede resultar vertiginoso, pero teniendo en cuenta todos los personajes que se prometían, no se nos ocurre una forma mejor de escribir/editar la película.

En resumen, podría ser mejor, pero desde luego podría ser mucho peor. Anthony y Joe Russo (directores de Capitán América: El soldado de invierno y Capitán América: Civil War) han firmado una buena película donde la acción y la emoción funcionan en todo momento. ¿Para qué pedir más?

ELLOS Y ELLAS

Otro buen ejemplo del equilibrio de los Russo está en el tiempo en pantalla de sus personajes. Todos tienen un momento para lucirse y un tiempo similar en la película, por lo que disfrutaras de tu héroe o heroína favorita como se merece (salvo que sea Ojo de Halcón). Pero hay alguien que destaca entre la multitud, y para sorpresa de muchos estamos hablando de Chris Hemsworth. El intérprete de Thor presenta un personaje al que se le ven los sentimientos entre los músculos, con matices sentimentales desgarradores y una furia descontrolada. El resto son estrellas y se comportan como tal, demostrando de nuevo un nivel altísimo.

LA SORPRESA

Thanos, más que un villano, es el protagonista central de la película. Sus motivaciones se explican y resultan de interés, pero hay mucho trasfondo en su personaje. Ciertas escenas y comportamientos resultan totalmente inesperados. Básicamente, el mejor enemigo de Marvel con una gran interpretación de Josh Brolin.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El final. Estremecedor.

TE GUSTARÁ SI…

Eres fan de Marvel. De hecho, es la única forma de que te guste Infinity War: siendo fan.

LO MEJOR

  • Su acción está muy bien rodada.
  • Thanos ha cumplido con las expectativas.
  • Lo atrevidas que resultan ciertas decisiones.
  • Ver a tantos personajes juntos, un orgasmo friki.

LO PEOR

  • Su velocidad puede resultar confusa.
  • Es la primera película del estudio que excluye por completo al público no-fan.

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta