El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

ZOMBIELAND: MATA Y REMATA

LOS ANTECEDENTES

Hace ya una década de Bienvenidos a Zombieland, la primera película de Ruben Fleischer, que recuperaba ese espíritu de “comedia romántica con zombies” que ya había puesto en marcha Edgar Wright en Zombies Party. Apoyada de forma decisiva por un gran reparto, la obra primigenia era fácilmente identificable por ejemplo por las famosas reglas de supervivencia de Columbus volando por la pantalla. Llega ahora Zombieland: Mata y remata.

Fleischer ha revelado en alguna entrevista que ya tenía pensada la secuela nada más acabar la primera, pero que querían apuntalar el guion sin precipitarse. Bueno, he aquí el resultado. Diez años dan para mucho y Jesse Eisenberg ha sido mago, ha trabajado con Woody Allen, ha sido Zuckerberg y Lex Luthor. También Woody Harrelson ha sido mago, y ha buscado asesinos junto a Matthew McConaughey, ha formado parte de Star Wars y ha provocado que se colocaran tres anuncios a las afueras de Ebbing, Missouri. Diez años dan para mucho: Emma Stone ha bailado en la ciudad de las estrellas, ha peleado por ser la favorita y dentro de poco será Cruella de Vil. Abigail Breslin, pues en fin, no ha tenido tanta suerte.

LA PELÍCULA

Entronca directamente con el tema central de la predecesora: la familia y el hogar, que no siempre son unos padres y una casa. Zombieland: Mata y remata sigue ambientada en ese futuro post apocalíptico, como es lógico, sólo que ahora hay grupos de gente por ahí dispersos. A más personas más problemas, y eso permite que los personajes originales encuentres conflictos nuevos que resolver: nuevos amores, celos, cambio de roles, pérdida de poder, necesidad de huir, importancia de ceder… De nuevo reclama importancia lo que suele tenerla en este tipo de películas: las relaciones humanas en mitad del desastre.

Si hablamos del humor que emplea, lo cierto es que sueles ver venir la broma de lejos. Como cuando en la primera entrega Columbus se dispone a ir en moto y se cae. Eso no hace que sea menos divertida. Todo lo que se proponen sale del revés una y otra vez y en casa situación comprometida hay una frase de Tallahassee esperando. Es, en fin, una película que difícilmente decepciona. Busca seguir el camino que había marcado su antecesora y lo logra.

ELLOS Y ELLAS

La buena noticia de Zombieland: Mata y remata es que Fleischer ha conseguido volver a reunir a los mismos cuatro personajes. Ninguno está en el mejor papel de su carrera pero todos se ajustan a lo que la película espera de ellos. No tienen problema en reírse de sí mismos, incluso parodiar a los propios personajes en un momento concreto, ni de hacer alguna que otra referencia a la situación actual de Estados Unidos. A estos cuatro que ya conocemos se han unido Zoey Deutch y Rosario Dawson que aportan ese aire fresco que necesitaba lo que ya conocíamos. Otra de las novedades es Avan Jogia, uno de los miembros de ese campamento hippie que rechaza la violencia y las armas, una idea encomiable en pleno apocalipsis zombie.

LA SORPRESA

La película apuesta por la continuidad y le sale bien. Sólo han pasado diez años en nuestro planeta, no en el de Zombieland. No sólo se mantiene el reparto, también el particular estilo de la original, el tipo de humor. Hay otra gran sorpresa que al mismo tiempo es una asombrosa novedad que nadie vio venir: alguien ha tenido la idea de poner a una rubia pija y tonta que resulta insoportable. ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes?

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Hay un plano secuencia en Graceland, la mansión-museo de Elvis, en el que vemos una pelea rodada de forma admirable merced a una combinación del empleo del espacio y la coreografía de los actores.

TE GUSTARÁ SI…

Te gustó la primera. Era difícil ser original. Pero el continuismo hace que si disfrutaste de Bienvenidos a Zombieland lo harás también de esta. Te vas a volver a encontrar con un pringao que tiene que ser el héroe, con un cowboy que disfruta aniquilando muertos que caminan y siempre tiene un chascarrillo en la recámara, con una tipa dura que no necesita más que una bolsa de deporte llena de armas y a su hermana que se ha visto obligada a crecer demasiado pronto.

LO MEJOR

  • La continuidad. Que no iba a haber experimentos era algo que cabía esperar, pero no provoca la sensación de “esto ya lo he visto y no me interesa”.
  • Las constantes referencias a su antecesora.
  • Que cada zombie que cae lo haga de una forma única.

LO PEOR

  • Zombieland tiene una característica única en las películas de este género; los zombies son casi un adorno, una excusa para que pasen cosas. Y esto no es malo, pero es cuanto menos curioso.

Pablo Núñez Noriega

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Walter Murch tiene la teoría de que la felicidad es dedicarse a lo que te gustaba con diez años, y yo tengo un problema porque en mi caso no recuerdo con exactitud de qué se trataba. Mientras tanto, hablo por la radio y escribo en sitios. No confirmo que fuera lo que me gustaba con diez años pero tampoco lo descarto.