El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA REDACTORES RESEÑAS

BIBLIOTECA: CANIS —DEAR MR. RAIN—

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK principal - El Palomitrón

En más de una ocasión he llegado a una obra por algún detalle de la misma. Un detalle que se puede observar a simple vista o, en la mayoría de ocasiones, a través de su argumento. Pero mi camino hasta llegar a Canis ha sido bastante peculiar; propio más bien. Cuando vi por primera vez el diseño de la cubierta caí rendida ante la obra, no tenía ni idea de qué iba pero tanto sus personajes como las tonalidades impregnadas en el diseño tenían algo que me provocaban hacia ella. Pero si hablamos de detalles, no pude evitar fijarme en uno. El sombrero que lleva uno de los protagonistas. Una prenda de vestir que, de una forma u otra, despierta en mí un interés descatalogado hacia la obra. Un interés que recae en mi pasado, exactamente en 2010, cuando ví por primera vez en el cine Alicia en el país de las maravillas de manos de Tim Burton. Uno de mis directores de cine preferidos, y que de alguna forma hizo que me cautivara el sombrerero loco y aquello por lo que se caracterizaba: las prendas para vestir nuestras cabezas —como suelen decir alguna que otra vez en la cinta—. De igual manera que la obra original de Lewis Carroll me embaucó en uno de los viajes que nunca olvidaré, la obra de ZAKK ha conseguido calar en mi interior de una forma realmente única. Singular.

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK vertical color - El Palomitrón

Parece mentira que un simple y mero sombrero haya tenido tal efecto, pero como se suele decir, es en las pequeñas cosas donde reside la auténtica magia. Una que en esta ocasión comenzó en 2012 de la mano de ZAKK y que continúa actualmente su periplo. Al igual que sucede con muchas obras, Canis está compuesta realmente por tres partes, al menos hasta el momento. La primera de ellas es Dear Mr. Rain, es decir, la obra de la que hablaremos a continuación y que supone el inicio de toda la historia. Una narración que hace de sujeto directo para Dear Hatter, la secuela directa de la obra principal y cuya duración se presenta en dos únicos volúmenes. Por último, actualmente ZAKK está escribiendo y dibujando The Speaker, la última parte creada hasta el momento que cuenta con un total de tres tomos todavía sin acabar y que, hila con la historia principal, a través de las bandas de uno de los protagonistas de Dear Mr. Rain. Un conglomerado artístico que nos presenta una de las historias más atractivas de los últimos años. Una historia que podemos disfrutar en nuestro país de la mano de Milky Way Ediciones y que supone una de sus últimas apuestas de cara a 2019. Un año en el que no sólo podremos contar con obras de la talla de Bakemonogatari, sino que además contaremos con joyas escondidas como Canis o Summer Time Render, por ejemplo. Joyas que merecen ser descubiertas por todos nosotros. 

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK cartel reseña - El Palomitrón

«En este mundo, si te dan una palmada en la cabeza, te aparece un halo de ángel y falleces. Sin embargo, si te dan una segunda palmada con suavidad, el halo desaparece y vuelves a la vida.» Bajo estas líneas es como da inicio la historia de Canis; unas líneas que al igual que hizo Kamome Shirahama en Atelier of Witch Hat, nos sitúan en un plano entre la realidad y la fantasía. En un mundo en el que todo parece ser posible; pero también en un mundo donde la muerte tiene su protagonismo.

Satoru, un sombrerero de fama internacional, se siente feliz de poder trabajar en su humilde tienda lejos del centro de atención. De camino a casa, tropieza con Ryô, un joven que yace inconsciente bajo la lluvia y el frío, de modo que decide ayudarle. Para devolverle el favor, Ryô acepta trabajar durante los próximos dos días en la tienda de Satoru, después de lo cual cumplirá su objetivo: morir. La obra de ZAKK destila originalidad por cada una de sus páginas. No sólo cumple con una premisa atractiva, sino que desde la primera toma de contacto consigue envolverte a través de sus personajes y estilo narrativo. Canis se presenta como una historia entre dos chicos cuyo objetivo lo marca el ritmo de sus propias vidas. Un objetivo que en ocasiones estará teñido de color rosado, pero en otras, será el negro azabache quien marque el devenir final.

«Es una sensación muy curiosa… amor a primera vista»

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK Satoru y Ryô sentados en el sofá - El Palomitrón

Kutsuna Satoru y Kashiba Ryô confeccionan ese tipo de personajes que podemos tachar de complementarios. Cada uno aporta unos valores a la obra, pero a su vez cada uno le cede su parte correspondiente al otro para elevarse en su totalidad. Al fin y al cabo las personas nos definimos por eso mismo, por cómo nos suplementamos los unos a los otros; por cómo llegamos a cubrir aquello que le falta al otro. Y justamente eso es lo que consigue ZAKK con Satoru y Ryô. Una dupla que se presenta de manera totalmente contrapuesta pero que, gracias al devenir de la historia, consigue conformarse como una sola unidad.

Kutsuna Satoru se presenta como ese personaje que “lo tiene todo”. Una persona cuyo sueño parece haberse hecho realidad; un sueño reflejado en su profesión: sombrerero. Un trabajo tan artístico como inusual que llama la atención desde el primer momento. La autora se molesta en enseñarnos todas sus virtudes, y cómo a través de él, Satoru consigue hacerse un hueco en el mundo. Un espacio que le ha costado mucho trabajo y esfuerzo para así dejar atrás un pasado marcado por multitud de sombras; ya sean en forma personal o animal. Por otro lado, Kashiba Ryô es el personaje “sin nada”. El prototipo perfecto de ser humano perdido, aunque con un fin en la vida: morir. Un objetivo que gracias a Satoru conseguirá vencer y seguir adelante con su vida; una sin ningún tipo de matiz al que apegarse. Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK Satoru y Ryô encuentro - El PalomitrónEl perfil de ambos nos demuestra cómo ZAKK ha sabido confeccionar esa dupla perfecta, esa pareja creada para encandilar al lector y hacerle reír, pero también llorar. Poco más de 200 páginas le sirven a la autora para hilar una historia a través de ellos dos; un periplo que nos conducirá frente al sombrero más locuaz y al “canis” más afligido.

Puede que sea cosa del azar, pero el encuentro de Satoru y Ryô era totalmente necesario en las vidas de ambos. Satoru ayuda a Ryô cuando lo encuentra tirado en plena calle bañado por el agua de la lluvia; pero no sólo le concede esa ayuda, sino que le ofrece un hogar e incluso un trabajo. Y puede que más tarde, algo más… Pero Ryô, a pesar de presentarse como el personaje perdido sin nada que ofrecer, le concede a Satoru una vuelta a su pasado; la reminiscencia de Kotarô. Ambos sirven de amparo frente al otro; se ofrecen a sí mismos un nuevo futuro. Una nueva experiencia en la vida. Nunca antes habían gozado de tal sensación, y gracias a un accidente que más tarde marcará el sino de la historia, ZAKK teje una nueva telaraña en la vida de ambos. Construye una nueva dosis de “homo + canis, y a través de ella es cómo Canis empieza su verdadera historia. Una en la que tendrá cabida el amor y la alevosía, pero también la fortuna y la desventura. 

[Cuando me di cuenta… la silueta de Ryô, a pesar de ser humano, se solapaba con la de Kotarô. Y recordé… que un perro como Kotarô era una persona para mí]

 Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK Satoru, Ryô y Kotarô - El Palomitrón

Canis —Dear Mr. Rain— tiene una receta un tanto habitual pero la mezcla de sus ingredientes es lo que la hace realmente especial. Podemos ver como la obra de ZAKK destaca por ser un slice of life, pero también como gracias al humor que posee se traza como algo diferente. Un carácter que no siempre está presente pero sus pinceladas son tan sutiles como necesarias. Unas que están más presentes en Ryô en los primeros compases de la obra, y que poco a poco, van surgiendo en Satoru. Otro elemento que va brotando a lo largo de la historia es el amor. Un sentimiento que en ningún momento se hace factible a través de las palabras pero que, de una forma u otra, se presiente entre ambos protagonistas. Una emoción que todavía no se ha desvelado al máximo pero que, gracias a la incursión de ciertos detalles, sonará constantemente en Canis. Un sonido que a veces será lluvia; otras será sol.

A pesar de que el amor, el humor o la cotidianidad estén presentes en este primer volumen de Canis, hay otro “sentimiento” que no deja de palpitar en todas sus páginas. El pasado. Una inquietud que sonará tanto en Satoru como en Ryô, aunque lo hará con más intensidad en éste último. En 2013, Spike Jonze, dirigió la película Her, y en ella consiguió firmar una frase que define al pasado tal y como es, tal y como se siente en la obra de ZAKK: «El pasado es solo una historia que nos contamos a nosotros mismos». De una forma u otra, la autora define a sus personajes a través de lo que fueron; a través de sus sombras. Una fórmula que en ocasiones peca por ser el factor lacerante de la obra. Es cierto que por el momento no se ha llegado a desvelar qué oculta el pasado de Satoru o de Ryô, pero en ambos surgen elementos dolorosos; elementos que pueden llegar a cambiar el presente e incluso el futuro. Posiblemente sean las siguientes piezas de la obra quienes escriban por completo esos fragmentos, pero su incursión —por pequeña que sea— en esta introducción hace del pasado un elemento fundamental en el devenir de los personajes.

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK Ryô - El Palomitrón

Cogiendo el testigo de la última idea citada, podemos entrever qué significa Canis —Dear Mr. Rain— en la totalidad de la obra. Líneas atrás comentaba que ZAKK ha compuesto esta obra en diferentes piezas. Por el momento se nos presenta como una trinidad, pero no sabemos cuánto se podría extender. Dear Mr. Rain funciona como preámbulo en la historia general; uno que se caracteriza por la presentación de sus personajes en el presente y ofrecernos alguna que otra dosis de un pasado un tanto desolador. Dear Hatter se presenta como una secuela directa de esta introducción; una en la que, posiblemente, conozcamos en mayor profundidad el tiempo pretérito y el nuevo devenir de Satoru y Ryô, uno que quizá deje atrás la tranquilidad por el peligro. En última instancia encontramos The Speaker, la obra en la que actualmente está trabajando la autora que funciona como spin-off de la historia principal y que nos presenta a una de las bandas sujeta a uno de los protagonistas de Dear Mr. Rain. Es cierto que este modelo se ha empleado en más de una ocasión, pero Canis cuenta con una red especial que funciona de telón global para los tres actos de la obra; una que desde el primer momento se empieza a tejer. Ya sea a través de la sonrisa traviesa de Ryô, la mirada sugerente de Satoru o la sintonía de la propia obra.

«Mi billete al cielo. O al infierno, quién sabe.»

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK Satoru y Ryô abrazo - El Palomitrón

Tras desgranar la obra, toca hablar de la última parte de la misma. Un aspecto que pocas veces pasa desapercibido en esta industria. El dibujo. ZAKK consigue transmitir, a través de cada una de sus líneas todos los pensamientos que se presentan por su cabeza. No sólo atiende a cada gesto y mirada de forma delicada, sino que también lo hace en los escenarios y en los aspectos más nimios de cada una de las viñetas que componen Canis. Su trazo es algo más grueso que el habitual, pero es esa característica la que hace de su dibujo algo totalmente único. Establece un patrón muy difícil de imitar y nos permite embarcarnos en un estilo bastante ajeno a lo conocido. Por otro lado, Canis —Dear Mr. Rain— posee una composición realmente sugerente; consigue destacar por su aspecto cinematográfico así como por la transposición de planos y secuencias.

ZAKK sabe conjugar realmente bien todos los aspectos de la obra a través de su dibujo, y es gracias a éste como Canis realmente es lo que es. Actualmente existen muchos mangakas con un arte peculiar y exquisito, pero en el caso de ZAKK estamos ante una personalidad irreverente y dispar que se ciñe en un trazo grueso en contraposición de los sentimientos más delicados. Algo parecido a lo que hace Kohske en su obra; pero con un pesar bañado por ZAKK. Es cierto que Canis —Dear Mr. Rain— no es la obra con más potencial con la que iniciamos este 2019, pero sin duda es una historia que merece ser descubierta, sentida y palpada.

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK cartel edición - El Palomitrón

Reseña de Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK portada - El Palomitrón

Con motivo del pasado Salón del Manga de Barcelona, la editorial asturiana Milky Way Ediciones anunció un total de seis nuevas licencias. Entre ellas encontramos Canis —Dear Mr. Rain—, de ZAKK. Una joya invernal única que desde la editorial asturiana afirman que llegará a más de un corazón. Canis —Dear Mr. Rain— está compuesto por un total de 210 páginas en blanco y negro contando además con dos páginas a color. Estamos ante una edición con formato B6 rústica con sobrecubierta (tapa blanda) y cuya dimensión es de 13 x 18 cms.

La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea de este tipo de obras de la editorial. La portada logra un gran impacto visual tanto por su diseño como por sus tonalidades grisáceas y cobalto que aportan sosiego y ternura a partes iguales. En esta ocasión, al igual que ocurre en la totalidad de su catálogo, la editorial ha apostado por una edición realmente exquisita que guarda total consonancia con todo lo publicado hasta el momento. Como ocurre en muchas de sus obras, el diseño de la portada respeta al máximo el japonés. La ilustración se encuentra en la misma localización al igual que el título, que guarda total semejanza y ubicación —añadir tan solo que en esta ocasión el título japonés es sustituido por el inglés, ‘Canis Dear Mr. Rain‘—. Al igual que ocurre con el tomo original, la portada principal está protagonizada por Kashiba Ryô y Kutsuna Satoru dejando entrever una de las escenas más impactantes de la obra: cómo se conocieron los protagonistas. Una ilustración que continúa en la contraportada y que nos deja ante un panel a color realmente exquisito que sirve a su vez como carta de presentación. Una carta que algunos leerán por su estilo, otros por su argumento y algunos, como es mi caso, por el sombrero. 

Canis —Dear Mr. Rain— salió a la venta el pasado mes de enero a un precio de 8,50€. Este tomo consta de un total seis capítulos y un capítulo extra, en los que reside el inicio de la historia de Kashiba Ryô y Kutsuna Satoru. Además, tras concluir el tomo, también contamos con unas páginas que sirven como una pequeña preview de la próxima obra de ZAKK que continúa a la actual, Canis —Dear Hatter—Como sello exclusivo de la editorial también nos encontraremos dentro de cada tomo un marcapáginas con un diseño basado en la portada, algo que tan sólo conseguirás si haces el pedido de manera directa a Milky Way Ediciones. En cuanto a errores de impresión o diseño no hemos encontrado ninguno. Tanto el entintado, como el sangrado y las viñetas gozan de una perfecta armonía en el tomo y además está perfectamente traducido a nuestro idioma, cortesía de Agnès Pérez Massegú (DARUMA Serveis Lingüístics, SL).

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.