El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

SECRETOS DE ESTADO

LOS ANTECEDENTES

Si regresamos a ese año 2003 que nos parece todavía tan reciente, pero a la vez tan lejano, para recordar cómo la Guerra de Irak conmocionó al mundo y levantó protestas en las calles de todas las ciudades del orbe, podremos entonces entender la nueva película del director Gavin Hood, quien regresa a esa conmoción planetaria para explicarnos la historia verídica de una mujer que se atrevió a desafiar al gobierno británico luchando ella sola contra el inicio de una guerra que consideró injusta y, por ello, sometida al escrutinio público y a la amenaza de un gobierno que perseguía cualquier objetor de conciencia entre sus filas en un momento de unidad.

LA PELÍCULA

Quizá la primera referencia a la que acudiremos para visionar Secretos de Estado sea su actriz principal, Keira Knightley, actriz a la que recordamos por su conocido papel en Piratas del Caribe (2003, 2006, 2007), pero también por su visión a la hora de escoger proyectos solventes llenando papeles de corte elegante e inteligente en películas tales como El día que vendrá (2019) o Colette (2018), o también papeles de época como lo demuestran todas sus colaboraciones con el director Joe Wright, para quien la actriz británica se ha convertido en su actriz fetiche.

El director de Secretos de Estado, Gavin Hood, es también director de Espías desde el cielo (2015), quizá su película que más se acerca a Secretos de Estado, y el Juego de Ender (2013), pero también director de la recordada por esperada, pero poco agradecida, X-men orígenes: Lobezno. Quizá, sin embargo, debamos despegarnos de su anterior filmografía para visionar esta película, ya que el correcto producto final que nos ofrece es un regalo para todos aquellos que quieran buscar una película que nos ayude a entender el mundo en el que vivimos.

Katharine Gun es una mujer que trabaja en el año 2003 para el Servicio de Inteligencia británico con documentos oficiales clasificados. Es este el momento en el que acontece la Guerra de Irak, uno de los ejecutores de la cual fue el gobierno laborista de Tony Blair. Cuando Katharine se topa con un documento de vital importancia con el que cree que podrá detener una guerra injusta, ha de decidir si tomar la decisión de hacerlo público traicionando, de esa manera, al sistema para el que trabaja o guardar silencio, pero, con ello, proteger su vida.

La película parte de una factura técnica exquisita acompañada de una banda sonora que fluye sutilmente, pero que no devora escenas hasta el punto de entrelazarse en un final in crescendo de ritmo tenso. Los actores alcanzan un nivel de corrección que, sin embargo, no por poco arriesgado, deja de ser importante, aunque la interpretación de Keira Knightley no se encuentre entre los mejores trabajos de su carrera.

Quizá la crítica que se le pueda hacer a la película sea la de no decantarse necesariamente por un género concreto hasta el punto de bascular constantemente entre el thriller de espías, el cine de periodismo y el cine judicial, aunque no debemos perder de vista que esta película es la historia verídica de una mujer que necesita ser contada de forma temporal con respecto a los sucesos acontecidos, con lo cual se justifica el hecho de que la cinta bascule constantemente de un género a otro sin llegar a entrar con profundidad en ninguno.

Al final, Secretos de Estado es la película de una historia real que merecía ser contada para recordarnos cómo ese Leviatán que es el estado se levanta sobre todos nosotros, expectante, al acecho para recordarnos quién sostiene la espada que pende sobre nuestras cabezas. Secretos de Estado es la historia real de una mujer que se atreve a desafiar al sistema, al estado y a un mundo que ella cree injusto. Al fin y al cabo, la historia de Katharine Gun es la historia de todos aquellos que se ven ante la oportunidad de cambiar las cosas y deben decidir qué camino tomar.

ELLOS Y ELLAS

Aunque la cinta esté principalmente protagonizada por Keira Knightley, no debemos olvidar al resto del elenco que la acompaña, como Matthew Goode (Downton Abbey) y Matt Smith (The Crown) en el papel de los periodistas que llevan el gran secreto a las páginas de su periódico, el siempre fantástico Ralph Fiennes (Holmes y Watson, El bailarín) en el papel del abogado Ben Emmerson, quien dirigió el caso de Katharine Gull junto a la abogada y el abogado interpretados por Indira Varma (La protectora, Una) y John Heffernan (Bréxit, La casa torcida). Interpreta el papel del marido de Katharine Gun el actor Adam Bakri (Slam).

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

El momento en que por fin se publica la noticia, Katharine Gun la descubre en el periódico The Observer y contempla, contrariada, cómo la guerra sigue su curso a pesar del escándalo desvelado.

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutaste de thrillers de espías tales como El Topo o cine sobre periodismo como Spotlight, pero también si deseas ver algo de entereza y principios en unos tiempos convulsos como los de hoy en día, ya que la película nos recuerda que todavía hay moral en el mundo.

LO MEJOR

  • Su capacidad para aunar tres géneros que, aunque parecidos, son distintos entre sí.
  • El dilema moral que encierra la película y que la trasciende toda ella.

LO PEOR

  • Precisamente, el hecho de aunar tres géneros que, aunque parecidos, son distintos entre sí, decisión que no a todo el mundo contentará.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.