Compartir

Todos lo saben, Petra, El reino y La enfermedad del domingo, ¿Qué tienen en común cuatro de las películas españolas del año? Un nombre en mayúsculas: Bárbara Lennie. Repasamos la carrera de la actriz que nunca deja de estar de moda y que actualmente tiene en cartelera la friolera de tres títulos.

LOS INICIOS

A la tierna edad de quince años debutaba en 2001 con el filme de Víctor García LeónMás vale pena que gloria, una coming of age de barrio donde ella era el interés amoroso. Con una presencia muy tímida en el metraje, lograba dejar huella. Cuatro años después, y tras su paso por la RESAD, protagoniza Obaba de la mano de Montxo Armendáriz. Este primer papel protagónico en una película mayormente coral la situaría en el mapa, valiéndole también su primera nominación a los Goya como actriz revelación. Con la cámara de vídeo en mano, y llevando el hilo conductor del filme, interpretaba a Lourdes, una estudiante curiosa que se plantea descubrir los secretos de un pequeño y misterioso pueblo en el norte de España. Después de este proyecto, poco más hizo falta para que progresivamente más gente se fuera fijando en ella.

CONSOLIDACIÓN

Varios protagónicos más en películas de modesto recorrido y apariciones como secundaria en películas como Las trece rosas la mantienen dentro del panorama cinematográfico.

Mientras tanto, asoma la cabeza en la televisión, principalmente desde la cadena pública: episódica en Águila Roja y con papeles más prolongados en Amar en tiempos revueltos (139 capítulos) o Isabel (una temporada).

En 2009 “vuelve” a sus orígenes argentinos con Los condenados. Española de nacimiento, Bárbara tiene padres argentinos y residió allí desde temprana edad hasta los seis años, y en el filme de Isaki Lacuesta interpreta a una mujer argentina con un acento remarcable.

Tras esto, chica Almodóvar (La piel que habito) y Trueba (Todas las canciones hablan de mi). Coprotagoniza varios filmes más en esta etapa, varios dramas de época, pero no es hasta 2014 cuando la narrativa vuelve a girar en torno a ella gracias a Magical Girl, donde interpreta a un personaje bastante difícil de olvidar.

LA NIÑA DE FUEGO

Es aquí donde comienza la montaña rusa de Bárbara Lennie. Doblemente nominada al Goya por El Niño y Magical Girl y finalmente ganadora por esta última. En boca de todos, se convierte en la actriz del momento, y son las decisiones que toma a partir de este momento las que hablan por ella.

Las películas modestas que ha venido haciendo hasta el momento se compatibilizan con grandes superproducciones (Contratiempo, Oro). Trabaja con autores como el uruguayo Federico Veirog en su segundo filme, El apóstata, y con el dramaturgo Miguel del Arco en su debut cinematográfico Las furias.

Bárbara elige personajes y elige nombres con los que trabajar sin dejar de confiar en los debuts y en películas pequeñas, como es el caso de María y los demás, de Nelly Reguera, que le supondría no solo su tercera nominación en los Goya, sino reafirmarse ante la crítica y la Academia con un papel cómico fuera de su registro más habitual. 

MAGICAL IT-GIRL

Y hasta ahora no ha parado. Actualmente regenta la cartelera con tres títulos que poco tienen que ver. Una despiadada periodista en busca de su exclusiva, una mujer destrozada por el pasado de su marido y una hija en busca de su padre. Y en el cuarto título que ha estrenado este año (ya en plataformas digitales), una hija buscando el cariño de su madre.

Poco le queda por hacer a Bárbara Lennie en el cine español; la pregunta que nos queda hacernos a nosotros es por cuál de todas le van a caer las nominaciones este año. Porque el beneplácito de la crítica por las cuatro interpretaciones lo tiene más que conseguido, y si hay algo que su carrera (hasta el momento) ha demostrado más allá de su versatilidad, es su puro magnetismo.

 

Juan Luis Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.