El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE DOSSIER CINE REDACTORES

AKELARRE: MÚSICA PARA EL SABBAT

Los Goya ya están prácticamente aquí y ha llegado la hora de ir ultimando las quinielas. Mejor película, Mejor dirección, Mejores actor y actriz protagonistas y de reparto, Mejor guion original y adaptado, ¿tenéis claros vuestros favoritos? Seguro que sí, por eso hoy queremos dedicar un espacio a una categoría menos comentada, la de Mejor música original, para reivindicar una de las fuertes contendientes que optan a alzarse con el galardón este año. Hoy hablamos de las claves de la banda sonora de Akelarre.

EL TÁNDEM ARROITAJAUREGI-CALLEJA

Akelarre compositoras

Las dos compositoras detrás de la banda sonora de Akelarre son la guipuzcoana Maite Arroitajauregi (también conocida como Mursego), y la vizcaína Aránzazu Calleja.

Entre otros proyectos, Maite puso música a Invisible, ópera prima de Víctor Iriarte, y participó en la banda sonora de Amama (Asier Altuna). Aránzazu por su parte, es una habitual del cine de Borja Cobeaga, y es la artífice de la impactante banda sonora de El Hoyo (Galder Gaztelu-Urrutia).

Esta es su primera colaboración juntas, y fue la propia Maite quién sugirió a los productores que Aránzazu le echase una mano. No es de extrañar el tándem tan armonioso que formaron dado que ambas son partidarias del minimalismo musical en las composiciones para piezas audiovisuales. A la vista está en el acompañamiento sonoro de Akelarre. Los silencios se ponen en valor, y la música está donde tiene que estar, en su justo momento, y su justa medida. Como curiosidad, la banda sonora se condensa en 27 poderosos minutos.

EL PROCESO DE COMPOSICIÓN

Akelarre bso ensayos

Desde el inicio, el director Pablo Agüero tenía claro lo que buscaba. Quería “recuperar el espíritu duro y rebelde de la música popular pagana, y hacerlo atemporal. Que fuera al mismo tiempo ancestral y contemporáneo.” Así, en una primera fase de investigación, Maite Arroitajauregi rebuscó hasta dar con la melodía tradicional que sirve de base al tema principal de Akelarre. Después, asesorada por Ander Berrojalbiz, tomó referencias de distintos instrumentos tradicionales que encajasen con la época, y algunos de ellos que además pudiesen tocar las chicas: la alboka, el ttun-ttun (un tambor de cuerdas), la txirula (flauta), la rabita, el pandero (pandereta), las castañuelas, o la peculiar nyckelharpa.

Una vez creada la música diegética, esto es, las canciones que cantan y tocan las actrices en escena, comenzó la segunda fase a la que se incorporó Aránzazu Calleja. Para entonces Akelarre ya estaba en fase de postproducción y era el turno de la música incidental, aquella que realza y complementa la película más allá de la propia ficción. Estas nuevas composiciones se apoyaron por supuesto, en algunas de las melodías e ideas atesoradas durante la primera etapa.

Y…SE HIZO LA MÚSICA

Akelarre Alos Quartet

Violonchelista la una y violinista la otra, Maite y Aran tuvieron claro desde el primer momento que sus composiciones tenían que trasladarse a un cuarteto de cuerda. A las dos les gusta mucho Alos Quartet, así que no tuvieron dudas a la hora de elegirlos para dar vida a sus partituras.

El cuarteto vasco-navarro formado por Xabi Zeberio (violín y nickelharpa), Francisco Herrero (violín), Lorena Núñez (viola) e Iván Carmona (violonchelo), ha celebrado recientemente su vigésimo aniversario. La trayectoria del conjunto se extiende desde la música de cámara a la contemporánea, han trabajado con Dulce Pontes, Oskorri o Ken 7, en 2014 registraron una obra musical de una compañía de danza, y llevan publicados varios álbumes.

A través de la banda sonora de Akelarre plasman dos mundos contrapuestos, el de las “brujas” y el de los inquisidores. Los graves del violonchelo toman protagonismo en los temas del grupo de chicas, colocada la nickelharpa como solista en las piezas más intimistas, mientras que los agudos de los violines marcan las apariciones en escena del juez Rostegui y sus acompañantes.

EZ DUGU NAHI BESTE BERORIK

Akelarre Amaia Aberasturi cantando

Zure muxuen sua baino. ¿Quién no ha salido de la sala de cine con la melodía en la cabeza? A la hora de la verdad no importa tanto entender o no su letra (está escrita en euskera, al igual que los títulos de todos los tracks que forman parte de la BSO); quizás sean las armonías, los irrintzis…pero este leitmotiv tiene algo, una fuerza arrolladora para permanecer con nosotros por mucho tiempo.

Son tan solo ocho compases y cuatro armonías que se repiten, van in crescendo, evolucionando a lo largo de la película, y que se inspiran, como hemos señalado previamente, en una vieja canción popular navarra llamada Anaiai gaztigatu nion. El encargado de poner letra a la adaptación para Akelarre fue el bertsolari Jon Maia.

En cuanto al trabajo realizado con las actrices, Maite Arroitajauregi tuvo algunas sesiones intensivas previas al rodaje con ellas para formarlas y observar sus características y capacidades vocales de manera de poder desarrollar las canciones a partir de estos ingredientes, y de algunos elementos de los personajes que interpretan en la cinta.

Akelarre parte con 9 nominaciones en los Goya, y es, junto con Las niñas, la segunda película con más candidaturas de esta edición. Sus mayores bazas residen en el apartado técnico (no nos resistimos a mencionar la bella fotografía de Javier Agirre Erauso), y dentro de este, sería muy especial que su banda sonora resultase vencedora. Si echamos la vista atrás, 35 ediciones y casi 100 nominaciones a Mejor música mediante, únicamente dos compositoras han sido mencionadas en la fiesta del cine español. De un lado Eva Gancedo, dos veces nominada y única compositora ganadora de un Goya por La buena estrella en 1997; y Najwa Nimri como parte de Najwajean por Asfalto en 2001.

Este año dos nombres más han pasado a formar parte de la historia de los premios, y les deseamos la mejor de las suertes este sábado.

Aitziber Polo


68 SSIFF: AKELARRE (CRÍTICA) 

#ContenidoRelacionado

1 COMENTARIO

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Criminóloga con sueños de directora. Pisé el cine por primera vez a los dos años. Con siete vi cómo un cocodrilo gigante se zampaba una vaca entera de un bocado en Mandíbulas, y empecé a leer a Stephen King (y así me he quedado). Mi película perfecta tendría guión de los Coen, banda sonora de Zimmer + Horner y plotwist made in Shyamalan.