El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

LAS NIÑAS

LOS ANTECEDENTES

Las niñas, flamante ganadora del Festival de Málaga está ya a punto de aterrizar en cartelera el próximo 4 de septiembre después de meses de espera. Con esta obra arranca su carrera Pilar Palomero (Zaragoza, 1980), la que da visos de ser una autora con voz intimista para sus historias.

LA PELÍCULA

La trama sigue muy de cerca las vivencias en el paso de la niñez a la adolescencia para las alumnas de una escuela de monjas. Más concretamente, será Celia, una niña de once años, quien cargue con el grueso de la narrativa. Celia, hija de madre soltera, hace preguntas sobre su familia, coquetea con el mundo de los adultos y soporta a maestras y compañeras en el colegio.

El film evita las conclusiones y momentos catárticos y se limita a peregrinar por un mundo sombrío, autoritario y cínico, el de la infancia. Desde la primera escena hasta la última encontramos un alegato que describe la niñez como un lugar frío, injusto, donde los sentimientos no importan casi nada. Los momentos de rebeldía, como el primer cigarro o el primer paseo en moto con un chico recuerdan más a la clandestinidad de una dictadura que a las travesuras de un púber.

La dirección y el montaje van claramente encaminados a cuestionar el país en el que crecieron. Hasta tal punto es así, que también durante las escenas de risas el espectador sigue sintiendo la incomodidad de un colegio casi inquisitorial. A costa de esta crudeza, el ritmo se resiente, se ralentiza, y en torno a la segunda mitad puede hacerse pesado.

Las niñas está llamada a ser un paseo nostálgico por 1992, en el supuesto salto a la modernidad de la Expo y las Olimpiadas. Esta es la infancia de la llamada generación X nacida entre los años setenta y ochenta. Además de eso, Palomero ajusta cuentas con el pasado retratando la impotencia de estas pequeñas adultas en una sociedad más cerrada de lo que se recuerda.

 

ELLOS Y ELLAS

Sorprende la ausencia total de personajes masculinos. Los hombres solo están en el televisor, distraídos en el confesionario o dando silenciosos paseos en moto, pero nunca hablando con las protagonistas. Al revés, las víctimas y las verdugas de la asfixiante vida que se muestra son mujeres. Mujeres en ocasiones estrictas, estresadas, confundidas y despiadadas. En todos los casos, tenemos actuaciones más que convincentes, crudas, apoyadas en un guión muy centrado en sus silencios.

LA SORPRESA

La gran sorpresa de esta cinta, más allá de su mensaje revisionista, es el virtuosismo teatral de las actrices más pequeñas. Todas las niñas de Las niñas demuestran un talento innato para la actuación. Especialmente la protagonista, Andrea Fandós, que sin haber terminado el colegio ha interpretado con más tino incluso que sus compañeras adultas.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

El clímax aparece cuando apenas lleva un tercio de película, en el momento en que Claudia lee a su nueva amiga Brissa una redacción. El texto, según explicó Palomero en una entrevista para la Cadena Ser, es en sí el germen de Las niñas. Al parecer, lo encontró cuando revisaba sus propios recuerdos de la infancia.

TE GUSTARÁ SI… 

Si estás buscando cine de autor innovador y con una trama original. También si pasaste tu infancia o adolescencia durante estos años es probable que la nostalgia te haga conectar con la película. No obstante, si estás buscando algo divertido o para pasar el rato, puede que esta no sea la mejor opción.

LO MEJOR

  • El retrato de la infancia y de los años noventa.
  • Las actuaciones de sus protagonistas y el estilo personal de la directora.

LO PEOR

  • El ritmo, ausente, ha sido sacrificado para mostrar la vida de una forma más cruda y, en ocasiones, aburrida.

Isidro Ruiz de Osma

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.