El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Juego de tronos - El Palomitrón
LA BATALLA DE LAS SERIES REDACTORES SERIES

LA BATALLA DE LAS SERIES: JUEGO DE TRONOS

Es un hecho que el modo de consumir ficciones está cambiando. Con la llegada de múltiples plataformas en streaming y miles de series en las que elegir, muchas acaban pasando sin pena ni gloria por nuestros hogares. Porque sí, al hablar de series tenemos que ser conscientes de que hay series y SERIES. Mientras que algunas las consumiremos un domingo de resaca a modo maratón, otras se quedarán en nuestra conciencia (y corazones) durante mucho tiempo. Es lo que ocurre con la serie Juego de Tronos

Los Soprano, Twin Peaks, Perdidos,… Todas las décadas han tenido sus series por excelencia. Y en 2011 llegó a la HBO una de las que definiría la pequeña pantalla durante 9 intensos años. Una serie que de primeras podría parecer de fantasía pero que con un breve vistazos descubres que no es de fantasía sino fantástica.La adaptación del libro homónimo de George R.R. Martin llegó para quedarse. Un continente desconocido, Poniente, y siete reinos que lucharán por un mismo objetivo: El Trono de Hierro. Esta es una de las series más vistas y comentadas de HBO. Con más de medio centenar de premios Emmy a sus espaldas, su último capítulo fue visto por más de 19 millones de personas. Y aunque la última temporada no fue a gusto de todos aquí os resumiremos por qué Juego de Tronos ha sido y será una de las mejores series de la década. 

(¡SPOILERS!) *Este artículo ha sido escrito pensando en el público que ha visto la serie completa.

1. LOS SIETE REINOS

Antes de hablar en profundidad de todo el universo creado por George R.R. Martin debemos hablar de quiénes viven en él. Targaryen, Stark, Lannister, Tyrell, Baratheon, Martell y Greyjoy, desde el soleado Desembarco del Rey hasta la fría Invernalia cada una de las casas de Juego de Tronos tiene su propia personalidad e historia. Con sus propios escudos, tierras, lemas y costumbres, todas acaban teniendo protagonismo en algún momento de la historia, ya sea por un Rey que pretende quemar a todos, un padre asesinado desde el cuarto de baño o un príncipe encantador interpretado por Pedro Pascal.

2. LA MÚSICA

La música es una parte esencial en Juego de Tronos, más allá de su mítica cabecera que todos podemos entonar en nuestra cabeza, su banda sonora es una de las razones por la que esta serie es de las mejores de la década. Acordes llenos de tensión, belleza y lujuria acompañan al unísono a las escenas haciendo de cada una una experiencia única. ¿El culpable? El compositor Ramin Djawadi. 

Djawadi llamó la atención del consolidado compositor Hans Zimmer tras su pasa por el Berklee College of Music. Esto le ha llevado a componer las bandas sonoras de grandes proyectos audiovisuales como Piratas del Caribe o Batman Begins. Debido a su espectacular trabajo en Juego de Tronos ha sido nominado varias veces a los premios Emmy, es más, su espectacular acompañamiento musical a la destrucción del Septo de Baelor fue considerada por la International Film Music Critica Assotiation la mejor composición musical del año para una serie de televisión.

3. EL UNIVERSO DE GEORGE R. R. MARTIN

Toda gran saga tiene su propio universo, como Harry Potter, El Señor de los Anillos o Star Wars, y George R.R. Martin consigue llevarlo a otro nivel. Aunque en los libros se explique en mayor profundidad, no olvidemos que la serie está basada solo en el primero, lo cierto es que Juego de Tronos tiene su propia historia y mitología.

El pasado y el presente se entremezclan para contarnos el por qué de cada cosa y es que al igual que en la vida misma, son estos acontecimientos los que van marcando el día a día. De ese modo el espectador acaba queriendo conocer la verdadera historia del Rey Loco, por qué Jon Nieve es el heredero natural al Trono de Hierro o todo el misterio que engloba lo que sucede más allá del Muro y la existencia del Rey de la Noche. Y es que Juego de Tronos no es una simple historia, sino todo un Universo. 

4. LOS FINALES DE TEMPORADA

Si hay algo que saben hacer en Juego de Tronos es terminar las temporadas a lo grande. En la ficción hay un término conocido como cliffhanger, básicamente se trata de colocar al final de un capítulo importante de la historia a uno de los personajes principales en una situación extrema. De este modo se genera una tensión psicológica que hace que el espectador espere con ansias el próximo capítulo o temporada. Podríamos llamarle también “el continuará”, que a fin de cuentas es dejarnos en ascuas durante mucho tiempo.

Esto sumado a ese don para finalizar las temporadas de la forma más épica posible hace que el recorrido por cada una de ellas sea una auténtica fantasía, con capítulos como La Boda Roja o La Batalla de los Bastardos que se coronaron como los mejores momentos de la series. O con cliffhangers tan seguidos como la no-muerte de Jon Nieve que llevó a todas las especulaciones y teorías posibles.

5. NADIE ESTÁ A SALVO EN PONIENTE

Otra cosa no, pero en Juego de Tronos morir se muere la gente que da gusto. Mientras que en la gran mayoría de series tienes casi asegurado que hay determinados personajes que no pueden morir, como los hermanos Winchester en Sobrenatural, en Poniente nadie está a salvo de acabar muerto. Y es que si algo nos ha enseñado esta serie es a no encariñarnos con ningún personaje porque posiblemente acabe con una espada cruzándole el corazón. Cada temporada empieza con ese temor tan ácido pero a la vez tan emocionante, no sabes quién saldrá vivo para la próxima. Ya en la primera nos dábamos cuenta de ello con la muerte del buenazo de Ned Stark, el que de primeras parecía ser uno de los personajes principales de la serie no tuvo ni 5 minutos de protagonismo. 

Además, Juego de Tronos te abre la posibilidad de “disfrutar” cuando por fin muere ese personaje que tanto odias. Desde el inesperado envenenamiento de Joffrey en su boda, hasta la venganza de Sansa Stark a Ramsay tras La Batalla de los Bastardos. Aunque tampoco faltan muertes emotivas, aun lloramos al recordar cómo muere Hodor sujetando la puerta, cómo Oberyn Martell acabo siendo puré o cómo Theon Greyjoy murió para salvar a Bran Stark del Rey de la Noche. 

6. LOS TYRELL

Más allá del triángulo Stark – Lannister – Targaryen, hay una casa a la que hacer especial mención en esta recopilación: los Tyrell. Llegaron desde Altojardín y se convirtieron en un eslabón vital para grandes acontecimientos de la serie. Siendo sinceros, se podría hacer un artículo solo de por qué Margaery Tyrell es uno de los personajes más fuertes e importantes de Juego de Tronos. Su perspicacia e inteligencia, junto con el apoyo y los consejos de su abuela Lady Olenna, la llevaron a pasar por las manos de nada más que tres reyes en Poniente. Una mujer de carácter y de ideas claras con el Trono de Hierro como objetivo.

Esto lleva a la familia a ser protagonista de dos de los momentos más importantes de Juego de Tronos. Por un lado, es Lady Olenna la que tras ver cómo Joffrey Baratheon trataba a su nieta decide acabar con su vida en su propia boda con Margaery, eso sí con veneno y culpando a otros. Por otro, Margaery y su hermano Loras son víctimas de uno de los finales de temporadas más impactantes de la televisión: el fuego valirio acabando con el Gran Septo de Baelor. Tras sufrir la pérdida de su hijo y ser maltratada por la Fe de los Siete, Cersei Lannister decide vengarse y acabar de los Tyrell de la mejor forma posible. Aunque como resultado de ello, el Rey Tommen acaba con su vida tirándose por la ventana.

7.  NI LOS BUENOS SON TAN BUENOS, NI LOS MALOS TAN MALOS

Como ya mencionábamos anteriormente, nadie está a salvo en Poniente, y eso nos lleva darnos cuenta de que no siempre ganan los buenos o los malos. Juego de Tronos rompe con muchos de los tópicos narrativos más comunes y desdibuja esa línea entre quiénes son buenos y quiénes son malos. Si bien es cierto que hay personajes cómo Joffrey o Ramsay cuyos corazones son negros como el hollín, otros muchos no dejan claras sus intenciones y acaban siendo buenos o malos dependiendo de cómo y cuándo se les observe. 

La evolución juega aquí un papel fundamental. Tenemos personajes como Sansa Stark, que al principio de la serie su único objetivo es conseguir casarse con Joffrey para así ser reina y vivir en la alta sociedad el resto de su vida, pero que poco a poco se va convirtiendo en una mujer fuerte, vivaz, inteligente y merecedora de ser la Reina en el Norte. También tenemos a Daenerys Targaryen, quien ha suscitado innumerables teorías, críticas y opiniones. Mientras que en un principio vemos a una mujer que pretende gobernar junto con el pueblo, poco a poco sus ansias de poder, y posiblemente la herencia del Rey Loco, le lleva a masacrar a todo Desembarco del Rey sin inmutarse. Y no olvidemos a Theon Greyjoy, que a pesar de haber traicionado a su familia “adoptada” como a la de sangre, acaba redimiéndose y dando su vida por salvar Poniente. 

8. EL RETRATO POLÍTICO 

Tras la fantasía llega la realidad política, dejando a los dragones a un lado podemos observar cómo el retrato social y político de la serie juega un papel esencial en la historia. Al igual que en unas elecciones democráticas, aunque con más sangre y epicidad, las diferentes casas tienen sus seguidores y su estilo de vida. En Poniente también se revelan contra los abusos políticos y apoyan de forma popular a un candidato u a otro. Es más, no solo vemos una sola realidad política y es que mientras que en algunos reinos aún existe la esclavitud en otros el abolicionismo es inamovible. O por ejemplo con las mujeres o la orientación sexual, mientras que el Norte recibe con los brazos abiertos a Sansa como Reina, otros muchos cuestionaron a Daenerys por el hecho de ser mujer. Al eliminar el relato fantástico observamos un paralelismo con nuestra propia sociedad que lleva a un continuo debate entre moralidad, ética, poder y derechos humanos. Esto ha convertido a Juego de Tronos en un referente de estudio en campos como la sociología o la antropología.

9.  LOCALIZACIONES DE ENSUEÑO

Una serie en la que los escenarios son un personaje más de la trama tiene que saber cómo adaptar cada lugar y de que modo hacerlo. En el caso de Juego de Tronos esto se convierte en una de sus principales señas de identidad. Desde 2011 los protagonistas y el equipo han viajado por países Malta, Marruecos, Croacia o España y los han convertido en su propio escenario. De ese modo Girona acabó siendo Braavos, el Alcázar de Sevilla fue parte del idílico reino de Dorne, Dubrovnik fue Desembarco del Rey y la misteriosa Ouarzazate en Marruecos fue Pentos, entre otros. Si a unas localizaciones de ensueño le añades una labor de post producción digna de una gran producción de Hollywood el resultado es una verdadera joya audiovisual.

10. UN ELENCO SOBRESALIENTE

Porque sí, porque hay que decirlo y admitirlo: sin el reparto Juego de Tronos no sería lo mismo. Y es que una de los motivos por lo que esta serie ha acabado siendo lo que es por la profundidad de sus personajes. Se quedan a un lado los personajes planos y varios para dar con personas con inseguridades, temores, furias y esperanzas. No habría Juego de Tronos sin la inteligencia de Tyrion Lannister, la nobleza de Jon Nieve o la valentía de Arya Stark. Todos los personajes, desde el último secundario hasta el mayor principal, tienen su propia historia y personalidad. Todos. 

Y fin, aunque los motivos para valorar Juego de Tronos como una de las mejores series de los últimos años son innumerables, estos son algunos de los aspectos más destacados.  Porque aunque para muchos esta dejase de tener valor con sus últimos capítulos, lo cierto es que sus 7 temporadas anteriores la respaldan como una serie de sobresaliente. 

Sara Gómez


LA BATALLA DE LAS SERIES

#ContenidoRelacionado

 

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.