Compartir

Este 9 de noviembre vuelve a las carteleras la popular saga Millennium con la cuarta entrega de la serie de novelas negras suecas protagonizadas por la hacker más popular de la ficción contemporánea: Lo que no te mata te hace más fuerte, obra póstuma inacabada del autor Stieg Larsson, completada posteriormente por David Lagercrantz.

La adaptación cinematográfica de la trilogía sueca en 2009 nos descubrió a Noomi Rapace en el complejo papel de Lisbeth Salander. En la posterior adaptación o reboot americano en manos de David Fincher pudimos comprobar la versatilidad y la amplitud de registro de Rooney Mara. Este año, la hacker del celuloide regresa a la gran pantalla de la mano del director uruguayo Fede Álvarez (Posesión Infernal (Evil dead), No respires) y su Lisbeth británica Claire Foy (The Crown), con los que hemos tenido ocasión de conversar.

De criatura extraña a unicornio

Abruma la cantidad de material cinematográfico que las novelas han generado. Cuesta enfrentarse a una nueva película americana que rompe con los rostros y la narrativa de su adaptación anterior, que ya de por sí podría ser considerada un remake, en cuanto a dar vida a los mismos personajes.

Sin embargo, nos sigue fascinando ella, Lisbeth, un personaje que hasta ahora siempre ha sido fetichizado y marcado desde una mirada masculina en todas sus manifestaciones: “La historia es siempre a través de los ojos de Mikael Blomqvist, él es con el que conectas, su arco, su vida… Lisbeth es como un unicornio que él va cazando, intentando entender… Y es parte de la fascinación que nos genera Lisbeth, lo que yo quería hacer era darle a Lisbeth su película. Es siempre la chica del poster, que no sea solo la chica del poster, que sea la historia de ella. Que empiece con ella y que acabe con ella.” Fede justificaba de esta manera su visión en la adaptación dando una de las claves de la película y Claire Foy lo confirmaba: “Muchas veces se la ve como musa, una criatura extraña a la que vemos desde fuera y sobre quien proyectamos cosas, sobre como es el personaje (…) Fede quería hacer una película con este personaje en el centro, y lo ha conseguido”. Y efectivamente, por primera vez en cinco películas la protagonista indiscutible es ella, ella toma las riendas de la narrativa y cuenta su propia historia, dejando de lado a Mikael Blomqvist que discretamente aparece en la historia, interpretado en este caso por Sverrir Gudnason.

Los ecos de James Bond

Si en algo se ha puesto de acuerdo la crítica que ha comentado la película es en destacar la adrenalina y ritmos del personaje. Desde la secuencia de créditos, con muchas más escenas de acción, persecuciones trepidantes y explosiones, la nueva adaptación ha sido comparada en numerosas ocasiones con el estilo de James Bond: “No lo concebí como un papel de acción, Lisbeth es un estudio psicológico por su pasado traumático, tanto dolor… (…) No me interesan los héroes, yo creo que las personas de carne y hueso son mucho más heroicas, la gente que es capaz de superarse. Personas que son capaces de enfrentar dificultades o incluso personas que fracasan continuamente y siguen adelante, para mí eso tiene mucho más de heroísmo que un héroe con capa y espada”.

Claire lo tiene claro, y Fede también cuando la eligió para el papel: “Fue mi primera opción, porque, aunque suene muy disparatado es un personaje parecido a la reina (The Crown). Tiene cosas muy en común. Es un personaje que hace muy poco físicamente, no se lo permiten, no te cuentan emocionalmente como se sienten, necesitas un actor que sepa transmitir eso de manera muy minimalista”. Y lo consigue con solvencia, la actriz es uno de los grandes aciertos del film que consigue contener todas las emociones del personaje. Queda claro que el film apuesta por el personaje.

La libertad

Una carrera dentro del cine de género avalan a Fede Álvarez, tras No Respires y Posesión Infernal, confiesa que encuentra satisfacción en el género: “Confrontar a la gente con sus propias perversiones, su propio placer. Seguimos viviendo en una especie de tiempo arcaico donde nos da vergüenza que nos gusta ver ciertas perversiones en la pantalla”.

A Fede Álvarez le interesa poco la maquinaría de Hollywood o la industria, se muestra ajeno al sistema y va directo a plasmar su visión, independientemente del estudio que esté detrás de la película: “No hago películas donde no sienta que voy a tener cien por cien de libertad de contar la historia como yo quiera (…) y el estudio me dio toda la libertad para elegir mi approach. Lo más importante es ser fiel al personaje, no traicionar su esencia”. Claire Foy nos habla de esta esencia y se muestra muy contenta con su trabajo: “Me llevo mucho, es un personaje en el que sigues pensando. Me ha encantado como ella acepta a las personas y no las juzga, ya sea por sus deseos, ideas políticas o sexualidad. Ella no juzga a las personas como nosotros, todas esas barreras sociales. Creo que eso es admirable, podríamos ser más así”.

Aunque ambos humildemente señalan que no tienen ningún trabajo en el horizonte, estamos seguros de que les espera un futuro lleno de nuevos proyectos.

Millenium: Lo que no te mata te hace más fuerte aterriza en la cartelera española este 9 de noviembre.

Juan Luis Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.