El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

EN LOS 90

LOS ANTECEDENTES

Los coming of age siempre han estado presentes en el cine como un género de vital importancia para ayudar a multitud de adolescentes a comprender mejor el mundo. O, como poco, a algo tan importante como verse reflejados y representados en la gran pantalla. Los hemos visto de todas clases, destacando algunas pelis de grupos de amigos (Cuenta conmigo, It), o ese hermoso amor de verano con un hombre mayor que fue Call me by your name. En esta ocasión quien nos cuenta la historia es Jonah Hill, actor conocido por comedias como Supersalidos que más tarde adaptó un papel más serio en Moneyball o El lobo de Wall Street. Y precisamente Martin Scorsese fue uno de los que revisaron el guión de En los 90, ópera prima que brilla en todas sus facetas.

LA PELÍCULA

Hill nos mete de lleno en un barrio de Los Ángeles a mitad de los años 90 para contarnos la historia de Stevie, un preadolescente que proviene de una familia disfuncional, con un hermano mayor que le da violentas palizas y una madre con un pasado repleto de problemas. Intentando huir del mal rollo que ocupa su hogar, acaba encontrado una nueva vida en el skate, aunque este le empieza a interesar por lo guay que parecen un grupo de skaters de su barrio.

Y ahí están las claves de la película. El barrio y el skate. Estos son los verdaderos motores de una película que se mueve a ritmo de hip hop y rap mientras vemos a un joven caerse y levantarse. Una y otra vez y en múltiples sentidos, no en vano se eligió esa frase (“cae, levántate”) como eslogan para vender la película. Pero mientras en la superficie vemos el barrio, la policía y los inicios de un chaval en el alcohol y el sexo, por detrás de esto hay muchas más cosas. En los 90 muestra con las expresiones de su fantástico protagonista las inquietudes de cualquier adolescente, desde las pequeñas mentiras para parecer más mayor y guay de lo que se es, hasta una inmensa frustración por no sentirse ni escuchado ni relevante.

Rodada en 16mm y un formato de 4:3, la película se vuelve más íntima conforme más cerca está de los rostros de sus protagonistas, dejando alguna que otra conversación cómica para el plano general. Solo ahí se ve la comedia propia del actor de Maniac, que ha firmado una película entrañable pero bastante seria. Incluso en más de una ocasión se recrea en el sufrimiento, aunque siempre en la justa medida y especialmente utilizando una muy inteligente pista de sonido.

Si algo es evidente al ver En los 90, es que Hill ha estado muy atento de todos los cineastas con los que ha trabajado, pues estamos ante una primera película excepcional. Tan pequeña como cuidada, con muchas cosas que contar y sin abusar de la (más que excesiva hoy día) nostalgia. Una película bonita, divertida, y dolorosa que se mueve sobre ruedas hasta nuestro ranking de las mejores del año.

ELLOS Y ELLAS

Jonah Hill encontró a su protagonista en El sacrificio de un ciervo sagrado, pero también en varios vídeos de skate en youtube. Y es que no quería enseñar a actores a montar en skate, por lo que prefirió enseñar a actuar a skaters. Todo el reparto, a excepción de Sunny Suljic y los miembros que su familia ficticia, son skaters profesionales a los que Jonah pensaba dejar improvisar, pero el empeño de todos por aprenderse los diálogos le hizo cambiar de idea. Finalmente tenemos un reparto perfecto, con todos los miembros del grupo de amigos siendo extremadamente reales, añadiendo sus conflictos y vivencias a sus personajes y creando multitud de matices de lo más sinceros.

Y sobre todos ellos, el pequeño Sunny brilla con luz propia. Toda la película se sustenta sobre sus hombros, aguantándole la mirada a la cámara que siempre suele tener cerca y haciendo una de las mejores interpretaciones del año. Y se crece aún más cuando tiene cerca a Lucas Hedges (Identidad Borrada) y Katherine Waterston (Animales Fantásticos), que se complementan de maravilla. Especialmente Hedges, que sigue encarrilando una gran interpretación con otra.

LA SORPRESA

La apuesta de Jonah Hill por una película tan dramática. Si ha debutado con esto, estaremos encantados de ver como progresa su faceta de director y guionista.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Son muchos los momentos destacables, y aunque el final es una maravilla, nosotros nos quedamos con la escena de la fiesta en la que Stevie conoce a una chica.

TE GUSTARÁ SI…

Te gusta el cine independiente americano, los coming of age, o el mundo del skate.

LO MEJOR:

  • La sensibilidad del guión y la puesta en escena.
  • El reparto, especialmente su protagonista.
  • La música y la ambientación.
  • Que no se excede con la nostalgia. 

LO PEOR:

  • Las camisetas de los 90.

Ignasi Muñoz

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.