Compartir

De Netflix a los Oscar y de la gran pantalla a la pequeña: Ese es el nuevo camino de la oscarizada Emma Stone, y definitivamente no es la primera que lo hace. Netflix y HBO están consiguiendo llevarse a su terreno a grandes actores que conocemos por sus actuaciones en el cine.

Su nuevo proyecto, Maniac, era una de las series más esperadas no solo por su historia y el material que se había filtrado, sino por el gran elenco que tiene a sus espaldas. No hace falta hablar del presupuesto, pero presuponemos, valga la redundancia, que habrá sido alto comparado con la mayoría de series que ha sacado la plataforma de streaming en los últimos tiempos (quitando las más importantes).

Desde el 21 de Septiembre hemos podido disfrutar de esta nueva ficción creada por Patrick Somerville y dirigida por Cary Fukunaga. La serie gira en torno a dos jóvenes extraños, Annie Landsberg (Stone) y Owen Milgrim (Jonah Hill), que se han unido gracias a un misterioso ensayo farmacéutico. Cada uno de los dos protagonistas tiene sus propias razones para participar en este ensayo, ya que ninguna de sus vidas ha ido bien. Annie, sin esperanza en la vida ni rumbo, está obsesionada con la nula relación con su madre y hermana; mientras que Owen es el quinto hijo de una familia adinerada de Nueva York y toda su vida ha luchado contra la esquizofrenia.

El nuevo y radical tratamiento consiste en una secuencia de píldoras inventadas por el Dr. James K. Mantleray (Justin Theroux), que supuestamente pueden curar desde una enfermedad mental hasta una ruptura sentimental. Gracias a esta promesa, los dos jóvenes junto a otras diez personas, son atraídos a las instalaciones de Neberdine Pharmaceutical y Biotech. Aquí permanecen durante tres días para realizar el ensayo que, según los doctores, no tiene efectos secundarios y resolverá todos sus problemas para siempre. Pero el proceso se tuerce y no sale como todos esperaban.

Así es como nos presenta Netflix esta serie que entremezcla el suspense, la comedia e incluso la fantasía y de la cual os vamos a dar nada más y nada menos que 10 motivos para verla:

1. Emma Stone

Fácilmente Emma Stone podría ser los 10 motivos para ver la serie, ya que sigue sin decepcionar y vuelve a mostrarnos una de sus mejores partes en este mundo de intercambio de realidades del ensayo clínico en el que pasa por distintas etapas y personajes. Su carisma y su interpretación consiguen ser una parte importante ante un Jonah Hill que quizá podría haberlo hecho algo mejor (quizá este tipo de proyectos no es lo suyo pero es imposible negar que al menos lo intenta.

2. La soledad

Es extraño que esto aparezca como motivo pero a continuación os explicamos el porqué de esta decisión: Es posible que la soledad sea aún un cliché en nuestra vida, que no se hable tanto de ella como debería y que no se trate de la mejor forma posible. Este es el motivo por el cual Maniac decide coger este concepto y mostrarlo de muchas formas distintas, sumergiéndonos en la soledad mental y física de los personajes, en cómo intentan sobrellevarla en un mundo de multirrealidades donde tienen que lidiar tanto con el ensayo clínico como con sus problemas de la vida diaria.

3. La mezcla de géneros

Aunque es cierto que no sabríamos muy bien en qué genero encajaría la serie, estamos seguros que en este problema reside su encanto. Drama, suspense, fantasía y comedia son los géneros que van entrelazándose a lo largo de los minutos durante toda la serie, consiguiendo así un ritmo disfrutable y nada pesado que nos permite pararnos a indagar en cada uno de ellos.

4. Ritmo

No todas las series consiguen o quieren llevar un ritmo rápido en el que te des cuenta de todo lo que va a pasar en cuestión de un capítulo. Si buscas una serie rápida, esta no es la tuya. Su guion y sus directores se han tomado su tiempo en presentarnos a los personajes que vamos a ver durante toda la ficción, adentrándose no solo en su historia sino también en sus emociones y en aquello que ellos llevan en lo más profundo de su ser.

5. La capacidad de transmitir un problema de forma real

Por todos es sabido que Netflix tiende mucho a coger una enfermedad, ya sea mental o física (como hizo en Hasta los huesos, por ejemplo) para llevarla a un extremo que no siempre es respetable y que no a todos gusta. En este caso, uno de los personajes principales tiene una enfermedad mental, prácticamente intratable y, a pesar de que la serie casi siempre tiene un toque humorístico, no se trata este tema como algo que pasar por alto, sino que se habla de la importancia real que tiene, sin romantizarlo y sin tratarlo como un problema adolescente.

6. Justin Theroux

Todo el tema de comedia de la buena recae sobre él, dándole así los mejores momentos cómicos de toda la serie. Theroux es un actor que a pesar de todos los proyectos en los que ha participado, nunca ha cautivado demasiado a una parte de los aficionados del cine y de las series, dividiendo opiniones continuamente. Pero esto se acabó: En Maniac nos muestra una de sus mejores facetas ya que no es una serie fácil de llevar con todo lo que tiene detrás. ¡Bravo Justin!

7. El aspecto técnico

En el aspecto técnico, poco que añadir que no hayamos visto, pero no por ello menos importante: Netflix mejora cada año y en una producción de este estilo no se iban a quedar atrás. Destaca sin ninguna duda la fotografía y el aspecto visual.

8. ¡Tiene escena post-créditos! 

Otro aspecto más del cine que se pasa al mundo de las series: Siempre hemos visto este tipo de escenas en la gran pantalla y, en los últimos tiempos, ha sido en las películas de superhéroes para así dejarnos con la miel en los labios y hacernos esperar uno, dos o incluso tres años más. ¿Quiere decir eso que habrá una segunda temporada? Tendremos que esperar para verlo.

9. Su dirección

Cary Fukunaga (True Detective) y Patrick Somerville (The Leftovers) han sido los encargados de crear la que muchos consideran la serie del año. En el caso de Fukunaga, en ella ha recaído el peso de la dirección de absolutamente todos los capítulos al igual que aparece como guionista junto a Somerville. Tras haber participado en ficciones de envergadura como las anteriormente nombradas saben llevar perfectamente algo así, dejando a casi todo el público con un sabor de boca de lo más dulce, sin echar nada en falta en el tema dirección.

10. Aire fresco

Si algo consigue transmitir la serie es una sensación de aire fresco. Era lo que la plataforma de streaming necesitaba y lo que necesitaban los millones de clientes de la misma forma. Las creaciones de Netflix han sido de lo más dispares en los últimos tiempos y eso no ha convencido a todo el mundo, no obstante esta aportación de material e historias diferentes es uno de los principales motivos para verla.

• Fecha de estreno: 21 de septiembre
• Plataforma de emisión: Netflix
Número de episodios: 10
• Duración aproximada: 40 minutos
Te gustará si te gusta… Legión o el estilo de cintas como Her.

Irene Ruiz

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.