El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Portada Saoirse Ronan Paseo de la fama – El Palomitron
CINE PASEO DE LA FAMA: VIDA OBRA Y MILAGROS DE LAS ESTRELLAS REDACTORES

DESCUBRIENDO A SAOIRSE RONAN

saoirse ronan Paseo de la fama – El Palomitrón

Mitad irlandesa mita estadounidense, nombre impronunciable y tantos años como proyectos a la espalda. Pocas actrices nos vienen a la cabeza dando estas pistas. Saoirse Ronan – se pronuncia Seer-sha – ha ido forjándose una carrera en Hollywood a base de bien desde su primer gran papel con tan solo trece años. Tres nominaciones a los Oscar después y con tan solo 24 primaveras, la joven nacida en el Bronx (Nueva York) el 12 de abril de 1994 lleva en la cresta de la ola más años de los que pensamos, y es que su carrera no empezó con Lady Bird, ni mucho menos. Hoy nuestro paseo de la fama está dedicado a Saoirse Ronan.

De la pequeña pantalla a Expiación (2003 – 2007)

Saoirse Ronan Expiacion El Palomitron

Como una gran mayoría de actores y actrices, Ronan dio sus primeros pasos en la pequeña pantalla. Su primera aparición fue durante The Clinic (2003-2009), una serie dramática irlandesa creada por Orla Bleanhen-Melvin y Lilie Ferrari sobre la vida de un grupo de médicos y personal de una clínica. Encarnó a Rhiannon Geraghty durante cuatro episodios entre 2003 y 2004, en la primera y segunda temporada respectivamente. Un año después apareció en la segunda temporada de Proof, una coproducción irlandesa y alemana dirigida por Ciaran Donnelly y Thaddeus O’Sullivan. Al igual que en The Clinic apareció durante cuatro episodios durante su segunda temporada.

En 2007 debutó en la gran pantalla con cuatro largometrajes: El novio de mi madre (Amy Heckerling) donde trabajaría con Michelle Pfeiffer y Paul Rudd, The Christmas Miracle of Jonathan Toomey (Bill Clark), El último gran mago (Gillian Armstrong) y Expiación (Joe Wright) Su papel en esta última como Briony Talis con tan solo 13 años le costó su primera nominación al Oscar convirtiéndose en una de las nominadas más jóvenes de la historia de la Academia, así como al Globo de Oro y al BAFTA.

De Peter Jackson a Wes Anderson (2008 –2013)

saoirse Ronan Hanna El Palomitron

En 2008 llegaría su primer papel como protagonista con La ciudad de Ember (Gil Kenan), decantándose por la ciencia ficción y las historias de aventuras con actores del calibre de Bill Murray o Tim Robbins como compañeros de reparto. Un año después pasó de las aventuras a una ciencia ficción dramática con The Lovely Bones (Peter Jackson), adaptación del libro de Alice Sebold en el que vemos una madurez interpretativa en Ronan a destacar, encarnando a una niña que ha sido brutalmente asesinada y vive en su cielo particular viendo cómo en la Tierra su familia intenta seguir adelante.

En 2010 prestó su voz en el largometraje de animación Arriety y el mundo de los diminutos (Hiromasa Yonebayashi) en su doblaje al inglés y trabajó con Peter Weir en Camino a la libertad junto a Colin Farrell, Ed Harris y Mark Strong.

Los papeles en los que se adentró entre 2011 y 2012 son de lo más dispares en registros radicalmente opuestos. La primera es Hanna, una película magistral de Joe Wright en la que se adentra en una aventura donde la mala malísima es Kate Blanchett y su padre Eric Bana. Con una caracterización casi albina y una frialdad exquisitamente llevada, borda el papel de Hanna como asesina adiestrada. La segunda, Violet y Daisy (Geoffrey Fletcher), sigue con la dinámica de asesina de su anterior film pero compartiendo tarea con Alexis Bledel (Las Chicas Gilmore). Este dueto interpretativo intentará asesinar a un objetivo aparentemente fácil que terminará complicándose.

Con el cambio de año vino un nuevo cambio de registro y estrenó Byzantium (Neil Jordan), una historia de vampiros tratada desde un punto de vista poco habitual. Si bien no es una de las películas por las que se le recuerdan constituye un suma y sigue en la diversificación de sus papeles y en su desarrollo como actriz.

Por llegar llegó hasta su incursión en los blockbusters adolescentes, como bien hicieran actrices como Jennifer Lawrence con Los juegos del hambre o Chlöe Moretz con La quinta ola, estrenando en 2013 con la adaptación de la novela de Stephanie Meyer The Host: La huésped. Sin embargo, su película fue única y no se encasilló en una saga, siendo un proyecto más en su carrera. Tal cual vino, se fue.

En la cima, y subiendo (2013 – 2015)

Saoirse Ronan Mi Vida Ahora – El Palomitron

Con Mi vida ahora terminó 2013. Este largometraje dirigido por Kevin Macdonald nos muestra a una adolescente estadounidense atrapada en un pequeño pueblo británico tras el estallido de una guerra mundial. Una película intimista que adopta una perspectiva diferente al habitual en tratamiento de conflictos mundiales.

Del cine intimista pasó a El gran hotel Budapest, una gran superproducción de Wes Anderson donde encarnó a Agatha y se codeó con Ralph Fiennes, Adrien Brody o William Dafoe. Ese mismo año participó en la primera incursión a la dirección de Ryan Gosling en el film Lost River, interpretando a Rat la vecina del protagonista. Un papel pequeño sin demasiada complejidad actoral que constituye un largometraje más en su carrera.

Tras otro papel que pasó desapercibido en Stockholm, Pennsylvania (Nikole Beckwith) llegó la película que supuso su segunda nominación al Oscar y el reconocimiento de la actriz como alguien a tener en cuenta. Brooklyn, último largometraje estrenado hasta la fecha por John Crowley, fue nominado a tres Oscar que incluían mejor actriz, mejor película y mejor guion adaptado. Aunque la estadounidense no alzó la estatuilla fue devuelta al punto de mira en Hollywood.

Establecimiento como actriz (2015 – actualidad)

Lady Bird Saoirse Ronan Paseo de la fama – El Palomitron

Desde que la viéramos en Brooklyn no han sido pocos los proyectos que ha estrenado. En 2017 puso voz a Marguerite Gachet en la película de animación Loving Vincent, participó en el videoclip Galway Girl de Ed Sheeran y estrenó la que se considera una de sus mejores largometrajes hasta la fecha. Lady Bird es la ópera prima en solitario de Greta Gerwig, una película de corte más bien independiente que indaga en el lado más adolescente de Ronan a través de una naturalidad que le costó su tercera nominación al Oscar y su primer Globo de Oro a mejor actriz. Volviendo al lado más dramático y romántico de la actriz ese mismo año estrena En la playa de Chesil, dirigida por Dominic Cooke y adaptando la novela de Ian McEwan.

Entre sus últimos estrenos encontramos La gaviota, adaptación del drama escrito por Anton Chekhov ambientado a principios del S.XX dirigido por Michael Mayer donde comparte reparto con Elisabeth Moss (El cuento de la criada), y María, Reina de Escocia, su último largometraje estrenado en el que se adentra en la piel de María Estuardo, legítima heredera al trono de Inglaterra ocupado por Isabel I (Margot Robbie) donde sigue demostrando que sus dotes actorales todavía tienen mucho que decir.

Actualmente tiene dos proyectos confirmados: Mujercitas, en la que volverá a trabajar con Greta Gerwig y Timothée Chalamet (Beautiful Boy), que será estrenada este 2019 y The French Dispatch, la última película de Wes Anderson que se encuentra en pleno rodaje y está previsto que llegue a las carteleras en 2020.

Saoirse Ronan actriz – El Palomitron

Así vemos como Ronan lleva más de diez años destacando en el mundo de la interpretación y dando vida a mujeres de lo más diversas, aportando parte de sí misma a cada una de ellas. A pesar de no haber tenido el reconocimiento máximo de la Academia todavía, sabemos que no hace falta que tenga sobre la repisa de su entrada un Oscar para demostrar que es una actriz enorme.

Cris Domínguez

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nací en los noventa y Los Simpson me dejaron como estoy. Sí, yo también soy cinéfila. Me gusta analizar movimientos de cámara y mi madre se lo cree porque no me entiende. Si Tim Burton, Gus Van Sant y Darren Aronofsky dirigieran una película juntos saldría yo.