El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

69 SSIFF CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

SSIFF 69: CRÍTICA: JOSEFINA

ANTECEDENTES

Allá por el 2015, un joven llamado Javier Marco decidió escribir el guión de un largometraje llamado Josefina. Sin saber siquiera si ese largometraje llegaría a realizarse algún día, comenzó a dirigir videoclips, spots y cortometrajes como Uno, El Vestido o Ella con el objetivo de, algún día, poder dirigir un largometraje. Años después y, tras haber ganado el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción, Marco pudo ver cómo su sueño se hacía realidad.

Es entonces cuando decidió apostar a lo grande. Ya que había conseguido financiar su largometraje, ¿por qué no iba a conseguir a dos de los mejores actores españoles para interpretarlo? Es así como se puso en contacto con Roberto Álamo y con Emma Suárez, sin esperar respuesta alguna. A las semanas, ambos le confirmaron que querían formar parte de este proyecto y hacer de Josefina una de las mejores óperas primas de los últimos años.

LA PELÍCULA

Si hubiera que describir a Josefina con una sola palabra, esta palabra sería sencillez. Todo en ella parece ajustado a la realidad, sin grandes alardes y fijándose en los pequeños detalles. Son esos pequeños detalles, precisamente, los que hacen que Josefina sea una película grande. Un debut más que correcto. 

En Josefina, Juan, funcionario de prisiones, observa en silencio cada domingo la visita de Berta, la madre de uno de los presos. El día que por fin logra acercarse a ella, se sorprende a sí mismo haciéndose pasar por otro padre e inventándose a una hija dentro de la cárcel: Josefina. La necesidad de llenar el vacío en el que viven Juan y Berta les llevará a seguir encontrándose más allá de la realidad que les rodea.

Tal y como se puede observar en su sinopsis, Josefina pone sobre la mesa un tema silencioso pero de rabiante actualidad, la soledad. Muchas son las personas que adolecen de la falta de compañía sin que nadie haga nada por ellos, sin que nadie les tienda la mano. Esta película refleja esta dolorosa realidad mediante una historia sencilla y detallista que demuestra que sabe bien lo que quiere y cómo lo quiere.

Puede ser criticada por su pausado ritmo y por lo plana que puede resultar para algunas personas esta historia, pero lo cierto es que esta forma de contar lo que sucede es enriquecedora por sus matices y por la capacidad de reflexión que este filme insufla en el espectador. Sin casi darnos cuenta, al salir de la sala todos tenemos la necesidad de arropar a alguien que se encuentra solo y de hacer algo por evitar el inmenso dolor que esto puede causar. Y ese es, precisamente, el objetivo de Josefina.

ELLOS Y ELLAS

Era de esperar que los intérpretes se harían con las riendas de esta película para lograr emocionar al espectador. Actores como Roberto Álamo o Emma Suárez nunca pasan desapercibidos. En esta ocasión, cambian su registro para interpretar a unos personajes más sencillos, dolidos y reservados de lo habitual.

En el caso de Álamo, su personaje es excesivamente reservado, por lo que su interpretación se centra principalmente en lo gestual. Además de las más que correctas interpretaciones de dos estrellas como Suárez y Álamo, cabe destacar la espontaneidad y la idoneidad de Miguel Bernardeu para su papel. Su interpretación sorprenderá a los que no le veían futuro más allá de Élite.

LA SORPRESA

Que una película ponga encima de la mesa el problema de la soledad en nuestros días ya es una sorpresa. No debería serlo, pero hablar de estos temas no es habitual en el cine actual. Se agradece que películas como Josefina hablen de ello con tanta honestidad y claridad. 

LA SECUENCIA/ EL MOMENTO

La escena de Roberto Álamo y Emma Suárez en la parada de autobús es más que destacable. Es esta escena la que se refleja en el cártel de la película.

TE GUSTARÁ SI…

Si te gustan las películas que se centran en las pequeñas cosas, en los pequeños detalles. Esas películas en las que cada secuencia invita a la reflexión.

LO MEJOR

  • Su acertado y glamouroso reparto.
  • El necesario trasfondo que contiene.
  • Su apuesta por la sencillez y por los pequeños detalles.
  • La importancia de los personajes secundarios.

LO PEOR

  • No perdura en la memoria tanto como debería.
  • Que los espectadores desconecten de la película por su ritmo.

Jorge Gutiérrez Leguina

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.