Compartir

Ola de crímenes - El Palomitrón LOS ANTECEDENTES

Gracia Querejeta estrena su octava película. Se trata de la primera con un guion no escrito por ella, y es Luis Marías (Todo por la pasta) quien ejerce como responsable de que la cineasta haya recaído por fin en la comedia. Ola de crímenes es un filme de personajes. Extremos, patéticos y muy divertidos.

LA PELÍCULA

Querejeta se suma a la lista de directores que quieren sentar cátedra sobre la idea de que el cine puede y debe reírse de cualquier tema, por escabroso que parezca. Es verdad que la premisa de Ola de crímenes daba para un filme mucho más oscuro e intenso, más al estilo al que nos tiene tan bien acostumbrados. Esta vez, sin embargo, la cineasta tira por los derroteros de la comedia pura, nada que ver con el sutil humor negro de otras producciones como Felices 140 o 15 años y un día. Su octavo largometraje pretende ser sobre todo gamberrismo y disparate.

La historia empieza cuando Leyre (Maribel Verdú), una acomodada ama de casa divorciada, trata de proteger a su hijo adolescente cuando este mata accidentalmente a su tiránico padre (Luis Tosar). Como un efecto mariposa, el intento de ocultar el asesinato provocará una red de muertes “accidentales” en su círculo más cercano, al mismo tiempo que se irán descubriendo las debilidades en las aparentemente intachables vidas de unos y otros. Así, salen a la luz corruptelas, ambición desmedida y adicción al poder.

En esta ensalada de virtuosos personajes se invierten los roles de malvados y corruptos: las protagonistas absolutas de Ola de crímenes son mujeres: ellas son las que manejan el cotarro y las que hacen lo que sea por la pasta, una personalidad macabra normalmente asociada a los personajes masculinos. Desde luego es su sobresaliente reparto lo que más brilla en la película y lo que hace que mantenga a flote este cuadro de humor negro un poco flojo. Caótico y loco, sí. Entretenido también. Pero da la sensación de que la obra se queda encorsetada, a medio gas, y le falta un buen puñado de incorrección y mala leche.

Ola crímenes - El Palomitron

ELLOS Y ELLAS

Maribel Verdú se pone por cuarta vez a las órdenes de Gracia Querejeta y vuelve a demostrar por qué es una musa de nuestro cine desde que no levantaba un palmo del suelo. Leyre no será la interpretación más memorable de su carrera, pero, una vez más, la actriz ejerce de protagonista casi absoluta y consigue convencer en la piel de esta criminal que produce una extraña ternura.

Ahora bien, el resto del reparto no se queda atrás. La directora ha escogido un selecto grupo de secundarios como Luis Tosar, Antonio Resines, Raúl Arévalo, Javier Cámara, Paula Echevarría, Juana Acosta o Nora Navas, que consiguen levantar cualquier gag de humor dudoso. Mención aparte merece Miguel Bernardeau (el hijo de Ana Duato y Miguel Ángel Bernardeau), una nueva promesa para el cine español.

LA SORPRESA

Puede que Ola de crímenes quede en la filmografía de Gracia Querejeta como un trabajo menor. Sin embargo, la cineasta se lanza a la piscina experimentando, de manera aceptable, en un género que se aleja hasta ahora de cualquier estilo que le hayamos visto.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Maribel Verdú y Javier Cámara. Ella, un ama de casa desquiciada por las circunstancias. Él, un cura enganchado a Twitter. Dos maestros de la interpretación que se echan a la espalda una secuencia cómica tan disparatada como memorable.

Ola de crímenes 3 - el palomitrón

TE GUSTARÁ SI…

No vas esperando encontrarte otra película trascendente de Querejeta, sino una historia gamberra y caótica con la que desconectar. Olvídate de la cineasta de 15 años y un día y Siete mesas de billar francés.

LO MEJOR

  • Maribel Verdú. Como siempre, a sus pies.
  • El resto de secundarios. Respaldarse de Luis Tosar, Antonio Resines, Raúl Arévalo, Javier Cámara o Nora Navas puede levantar cualquier gag de humor dudoso.

LO PEOR

  • Pinta como una comedia negra gamberra y sin frenos, pero le acaba faltando un poco de locura.

María Robert

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.