Compartir

CRÍTICA SMALLFOOT MIGO CABRA - EL PALOMITRÓN

LOS ANTECEDENTES

Nadie puede negar que la industria cinematográfica de animación está prácticamente monopolizada por Disney Pixar. Las creaciones de Fox Animation Studios, DreamworksSony Pictures Animation y, de vez en cuando, Warner Animation Group intentan plantar cara a los estrenos de la primera, ya sea utilizando grandes sagas que tengan su hueco en el público, como Ice Age, o películas que lo enamoren desde el primer momento, como La LEGO película.

Después del éxito cosechado por esta última, y los diferentes spin-offs que han surgido (La LEGO película 2, aún sin estrenar, o Batman: La LEGO película), W. A. G. se aventura en la creación de nuevos mundos con Smallfoot. La cinta se inspira en las leyendas sobre el Bigfoot, dándole un giro y desarrollando una mitología propia para centrarse en la vida de estos “monstruos”.

LA PELÍCULA

Migo es el hijo del encargado del gong, un joven que pretende suceder a su padre en poco tiempo y que tiene gran aprecio al mundo en el que vive. Su comunidad está llena de trabajo, solidaridad y diversión, pero un día se ve obligado a enfrentarse a ella. Un error lo ha llevado al otro lado del Himalaya, donde se ha encontrado con un Smallfoot, una criatura mitológica de la que las leyes de su sociedad niegan la existencia. Comunicar su hallazgo provoca su exilio del pueblo, lo que dará pie a la nueva búsqueda del “pie pequeño” para recuperar su hogar y el respeto de sus compañeros.

Con esa base, el largometraje dirigido por Karey Kirkpatrick y Jason Reisig propone una sociedad en la que los Bigfoot son los verdaderos seres civilizados y la humanidad una especie que vive solo en la imaginación del pueblo. Conforme avanza la trama, se desarrollan elementos como la separación de hombre y monstruo por razones de seguridad, recurso utilizado ya en la saga Hotel Transilvania, la falta de comunicación como problema principal entre grupos sociales y los diferentes modos de actuar ante lo desconocido.

Smallfoot está dirigida claramente a un público infantil, con la introducción de enseñanzas vitales y los gags pensados para entretener a los más pequeños. Quizás por esto mismo sus creadores hayan decidido incluir tres números musicales en los que se alejan ligeramente de la estética visual del resto de la cinta. Las canciones no acaban de cuadrar en la historia, convirtiéndose más en una escena de relleno que en una secuencia que alimente la trama. Solo se salva una de ellas, “Let it Lie”, pues forma parte de uno de los grandes giros argumentales de la película.

CRÍTICA SMALLFOOT SES - EL PALOMITRÓN

ELLOS Y ELLAS

Los doblajes de animación al castellano tienen cada vez más nombres conocidos entre sus filas. Javier Gutiérrez se estrena en el género con Smallfoot, interpretando al padre de Migo. Le acompañan Berta Vázquez en el papel de Meechee, la hija del Guardián de la que el joven está enamorado, e Ingrid García-Jonsson como Kolka, una de las pocas que creen en la existencia del Smallfoot. Los papeles masculinos están doblados por Álvaro Morte, quien interpreta al “loco” Gwangi, y El Chojin, el gran Guardián de Piedras.

LA SORPRESA

A la hora de ver alguna película de animación, siempre hay algo que tenemos claro: la historia va a tener una moraleja o enseñanza final. Sin embargo, en el caso de Smallfoot, la trama juega con diferentes giros para enviar valores a los más pequeños de forma constante, buscando el cumplimiento de su función didáctica.

La cinta creada por Warner Animation Group habla sobre la importancia de la comunicación a la hora de evitar los conflictos y analiza la historia del ser humano y cómo el miedo a lo diferente ha causado el genocidio de grupos sociales e incluso otras especies. Además, intenta transmitir la importancia de ser fiel a uno mismo y de decir la verdad en todo momento, aunque se crea que una mentira piadosa puede ser más beneficiosa para quien la recibe.

En un tono más adulto, Smallfoot busca el rechazo al control de la información y la manipulación de esta para utilizarla en beneficio propio.

CRÍTICA SMALLFOOT COMUNIDAD - EL PALOMITRÓN

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El encargado de conducir la escena más llamativa de la película es El Chojin y, aunque parezca mentira, se trata de uno de los números musicales. Se trata de la canción “Let it Lie” (interpretada en su versión original por el rapero Common) en la que El Guardián explica a Migo su versión de los hechos.

La secuencia se asemeja en su estilo narrativo a “You’re Welcome”, de Vaiana, por la introducción del rap en la cinta y la utilización del dibujo en la pared con la finalidad de ilustrar su letra mediante escenas. La fuerza visual que muestra el cuento narrado por El Guardián se une a la gran dureza de la letra para provocar en el espectador adulto una sensación de choque entre ficción y realidad.

“Let it Lie” muestra la historia de la crueldad humana hacia lo diferente (no solo los Bigfoot), el control de la información en tiempos de crisis y lo beneficioso que puede ser para los poderosos que este se mantenga una vez pasado el horror. Además, se convierte en la semilla del debate entre qué es más beneficioso para la sociedad: ignorancia o conocimiento. “Si hay algo peor que el miedo, es la curiosidad”.

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutas las películas de animación sin necesidad de que hayan sido creadas por Disney Pixar. Si te apetece ver una cinta entretenida, con una sociedad extraña que sirve de crítica al mundo occidental y que explore la falta de comunicación, no pierdas la oportunidad de ver Smallfoot.

LO MEJOR

  • Los valores que promueve.
  • La mitología creada para el mundo de los Bigfoot.

LO PEOR

  • La integración de las canciones.
  • Un final poco realista para lo que muestran momentos antes.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.