Compartir

LOS ANTECEDENTES

En un año en el que el cine vasco ha estado más que a la altura (amén de Handia), el joven director alavés Paul Urkijo da el salto al largometraje con un guion que comenzó a escribir hace ya seis años. Amante del cine fantástico, su debut se inspira en un cuento popular vasco de título Patxi Errementaria. Tras estrenarse en la pasada edición de Sitges y en la 28.ª Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián (donde se alzó con el Premio del Público a Mejor película), llega por fin a la cartelera con nada menos que Álex de la Iglesia como productor y aval del proyecto.

LA PELÍCULA

Nos contaba Paul durante el 65SSIFF que Patxi Errementaria era uno de sus libros preferidos de niño. Siempre le llamaron la atención sus personajes y lo que simbolizaban: un temible herrero, aislado de todo el mundo y tan malvado que incluso los demonios eran víctimas en comparación con él. Este es tan solo el germen de una historia de claroscuros que ha ido erigiendo Urkijo con mimo, dándole una dimensión, unos matices y unas vueltas de tuerca que enriquecen la obra original y que nos arrastran a lo desconocido junto a Usue, una niña de armas tomar que se atreve a adentrarse en la guarida del “monstruo”. Errementari es puro fantástico, una fábula de las de antes, de esas que se contaban a los niños que se habían portado mal para atemorizarlos antes de irse a la cama. Su ambientación está cuidada al milímetro, y no por capricho se encuentran en su guion tres euskalkis o dialectos diferentes que se utilizaban en Álava en la época de las guerras carlistas. Impregnan al relato de un toque mágico que contribuye al misticismo y superstición que rodean el recóndito pueblo en el que tiene lugar la acción.

ELLOS Y ELLAS

La tríada protagonista la componen el consagrado Kandido Uranga, el ganador del Goya a Mejor actor revelación Eneko Sagardoy (Handia) y la debutante Uma Bracaglia. Uranga, con su contundencia y profundidad de voz, era el firme candidato de Paul Urkijo para interpretar a Patxi, y, por supuesto, no defrauda. A su lado, Uma Bracaglia se desenvuelve con el desparpajo de la niña que es, consiguiendo, pese a su inexperiencia, transmitir la mala baba de Usue. Por último, pero no menos importante, Eneko Sagardoy (irreconocible tras el maquillaje) demuestra un descomunal trabajo gestual, corporal y de voz dando vida al demonio Sartael, el componente más tangible de que estamos ante una cinta 100 % fantástica.

El nivel interpretativo está comprensiblemente más justo en los más pequeños del elenco, pero se compensa con infalibles secundarios: Ramón Aguirre (Handia), Josean Bengoetxea (Loreak) o Itziar Ituño (La casa de papel), quien seguro arrancará más de una carcajada.

LA SORPRESA

Sin duda alguna, lo que más cautiva de la película es su estética. Siempre oscura, siempre entre tinieblas, o junto a llamas en la oscuridad. Lo módico del presupuesto (especialmente teniendo en cuenta las sumas que se barajan para cintas de este género) se suple con un poderoso trabajo de fotografía (a cargo de Gorka Gómez Andreu, premio Spotlight de la ASC por House of Others), así como abogando por las tradicionales prótesis y maquillaje allá donde ahora todo son efectos especiales. Eso es lo que más valoramos de Errementari y de su director: que se atreven con todo y nos traen a las criaturas del folclore más primarias, “demonios rojos, de los de toda la vida”, como nos decía Urkijo.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El desenlace. Como decíamos, la atmósfera está muy lograda durante todo el metraje, pero su carácter de fábula se convierte en un festival en sus últimos compases y parece que hayas quedado atrapado entre las páginas del cuento.

TE GUSTARÁ SI…

Si quieres volver a sentirte como un niño durante hora y media. Además, la disfrutarás si te gustan la fantasía, el folclore y las historias de terror gótico con un toque rural.

LO MEJOR

  • La conseguida atmósfera de cuento que fluye de una manera muy orgánica dentro del contexto histórico en el que se enmarca.
  • La valentía y mérito de Paul Urkijo al hacer exactamente la película que tenía en la cabeza.
  • Su distribución más allá de los festivales…

LO PEOR

  • …aunque puede que no cuaje tan bien fuera de ellos.
  • Que el buen hacer de los actores, y todo el trabajo de lingüística que se ha realizado, vaya a perder buena parte de su encanto con el doblaje.

 

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.