El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

Reparto, Los espabilados, EL PALOMITRÓN
PRIMERAS IMPRESIONES REDACTORES SERIES

LOS ESPABILADOS: LA BELLEZA DE ENCONTRAR

“Un niño solo se convierte en alguien diferente por culpa de un adulto estropeado”.  Con un puño en la mesa, la nueva carrera emocional de Albert Espinosa se abre paso entre las primeras novedades seriéfilas de este año. Con residencia en Movistar+, Los espabilados son una nueva puerta a la superación, a la aceptación y en ocasiones a la grandilocuencia.

Con 7 episodios de apenas 24 minutos, la serie creada por el escritor barcelonés recoge el testigo sembrado por su ficción primogénita, Pulseras rojas, emitida originalmente en TV3 y posteriormente en Antena 3. Con reflejos de su novela Lo que te diré cuando te vuelva a ver, Los espabilados decide tomar un nuevo rumbo, uno repleto de trabas y enseñanzas existenciales.

En clave de road movie, una con mucha vuelta, Los espabilados cuenta la historia de Mickey, Sam, Guada, Yeray y Lucas, un grupo de chavales que internados en una institución psiquiátrica deciden escaparse para encontrarse con el hermano de uno de estos. Durante el camino, no solo se pondrá a prueba su fuerza como grupo, sino también las virtudes y emociones que les hacen ser ellos mismos. De esta manera, se conjuga lo que posiblemente sea lo más interesante de su temporada, un cóctel de miedos, violencia y fobia social.

Cast, Los espabilados, EL PALOMITRÓN

MAQUINARIA EMOCIONAL

A grandes rasgos, se podría decir que Los espabilados habla de anclas. Unos pesos muertos que a veces nos arrastran a lo más profundo de cada uno. La vitalidad o la lucha por hacerse notar son elementos que Espinosa y Roger Cual, director de la serie, marcan desde el principio. En su planteamiento tiene todas las papeletas para destacar, el problema es que ese despegue se queda un poco a medio gas. Un tanto vacío en sus discursos, las palabras de rabia o amor acaban perdiéndose en frases demasiado “profundas”, que funcionan muy bien sueltas, pero no saliendo por la boca de un niño. Aun así, el mensaje de Los espabilados es capaz de emocionar.

Desde una perspectiva familiar la serie es un caramelito, sobre todo para el público adolescente de la casa. Con gestos que recuerdan al club de los perdedores de IT, cuenta con los engranajes para sembrar la semilla de la visibilización, un elemento que ya forma parte del sello Espinosa. Además, levanta la herida de temas como la eutanasia, la depresión o los abusos desde una perspectiva infantil, algo realmente a valorar.

En contraposición al torrente de conveniencias narrativas, Los espabilados llevan a buen puerto su premisa de road movie. Sus protagonistas quieren conocer mundo, y eso la serie lo cumple. Pasando por diferentes personajes, todos ellos “complejos”, se va construyendo un arco narrativo cuyo fin es el aprendizaje personal. De esta manera y trazando una línea un poco confusa, nuestros incomprendidos visitan Francia, Alemania e incluso Italia.

Aitor valadés, Los espabilados, EL PALOMITRÓN

RITMO Y OPORTUNIDADES

Al ser una temporada única de siete episodios, la trama va en quinta y acelerando. Esto más que una virtud, solo emborrona el trabajo de personajes, que evolucionan con un cambio de secuencia. Aun así, hay momentos realmente emocionantes, en mayor medida en las escenas protagonizadas por Sam (Aitor Valadés), uno de los que más juego aporta al desarrollo.

Si de algo habla la miniserie es de las oportunidades. Al igual que los espabilados, sus actores también han encontrado en este proyecto una ventana para darse a conocer. Protagonizada por Álvaro Requena, Marco Sanz, Sara Manzano, Aitor Valadés Y Héctor Pérez, la ficción de Movistar no ha reparado en confianza, depositando toda esta en la labor de los jóvenes, que muestran continuos atisbos de carisma. Aunque con menor tiempo de pantalla, la presencia de Miki Esparbé O Àlex Brendemühl allana el camino a los nóveles, que dan lo mejor de sí en presencia de estos.

Exteriores, Los Espabilados, EL PALOMITRÓN

EXTERIORES Y FUTURO

Dinámica en su historia, Los espabilados también se permite jugar en el terreno técnico. Rodada en exteriores, se ha intentado hacer el viaje lo más creíble posible, huyendo así de platós y lugares comunes. Otro bonus, es su publicidad, concretamente la llevada a cabo por Alfred García, extriunfito y compositor del tema original de la serie.

En general, lo que ofrece Movistar+ con este producto es un entretenimiento familiar con el que dar inicio al nuevo año seriéfilo. Tras unas navidades extrañas protagonizadas en la plataforma por el estreno de Dime quién soy, el servicio de streaming comienza a atarse las zapatillas. La temporada está comenzando y la carrera promete ser de fondo. Aun así, Los espabilados son una buena primera parada, una dosis de optimismo y deportividad. Ya lo dicen ellos mismos: “Ni carpe diem, ni chorradas. Hay que vivir la vida intensamente”.

Alonso Muñoz


#ContenidoRelacionado

LOS ESPABILADOS, UNA SERIE QUE CURA

Los espabilados, EL PALOMITRÓN

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.