Compartir

Libro Jaulas de Seda -El Palomitrón.

Antes de leer

Iria G Parente (Madrid) y Selene M Pascual (Vigo) son dos de las escritoras contemporáneas más prolíficas, en tan solo tres años han publicado ocho novelas, en su mayoría publicadas por Nocturna (Sueños de Piedra, Títeres de la Magia, Ladrones de Libertad y Antihéroes), pero también en La Galera (Alianzas) y en Alfaguara (Rojo y Oro).

Alianzas (la primera parte de la trilogía Secretos de la luna llena)  obtuvo el premio a mejor novela perteneciente a saga nacional en 2014, premio que otorga El templo de las mil puertas.  Sueños de piedra, primer libro de la misma saga que Jaulas de Seda también estuvo nominada al mismo premio en 2015.

En la actualidad la representación LGTB+ y feminista está en auge y Selene e Iria no se han quedado atrás. Estas jóvenes autoras construyen sus historias en la diversidad.

Jaulas de Seda es su última novela ambientada en el universo Marabilia, creado en Sueños de Piedra y desarrollado en Títeres de la Magia y Ladrones de Libertad.

Las autoras han creado un universo que ha terminado por cobrar vida. En las cuatro novelas ambientadas en este cosmos, Marabilia ejerce como un personaje más. Todas las historias contadas en los distintos libros son independientes, pero van montando los engranajes de la historia de Marabilia.

La historia

Jaulas de Seda trata sobre Ivy princesa de Dione. La princesa ha sabido siempre que su destino era casarse para poder reinar. Su prometido, al que todavía no conoce, es el heredero del trono de Granth, Fausto. Cuando por fín se conocen comienzan una serie de intrigas acaecidas entre los preparativos de una gran cumbre donde se reúnen los ocho reinos de Marabilia.

Jaulas de Seda habla de inseguridades, de miedo, de las máscaras que creamos para ocultarnos del exterior. Es una historia de personajes rotos que han encontrado su camino recomponiendo ellos mismos sus piezas, pegando los pedazos con la propia inercia del camino.

Es una historia de personajes completos con un discurso desgarrado que nos recuerda que nos descuidamos y descuidamos a los demás sin darnos cuenta. Es una historia que abraza la pena con la intensidad necesaria para transformarla en el empuje para seguir.

Pero sobre todo, Jaulas de Seda, es un canto a las mujeres fuertes que han vivido en la sombra, pero que saben que su papel es más importante del que parece. Un canto a las ganas de ser escuchadas, de coger las riendas de su propia vida. Es una historia con argumentos que ya han sido contados mil veces, pero las autoras han sabido capaces de darle una vuelta. En este libro los personajes masculinos (menos Fausto, su nigromante y el rey de Dione) luchan por el poder de manera bélica mientras que las mujeres, en secreto, se muestran su apoyo y manejan los hilos bajo cuerda.

Las autoras van enlazando la historia principal con las subtramas, pero esto lo hacen de una forma muy curiosa, las subtramas van completando a la principal mediante la visión de los personajes colindantes a esta.

Los personajes

Jaulas de Seda tiene, indiscutiblemente, cuatro protagonistas que ejercen como narradores. De esta forma se crea un puzle de cuatro voces que va haciendo que el lector vaya montando, con precisión, la historia.

  • Cordelia: La bondad, es la mujer que le han dicho que debe ser.
  • Fausto: Lealtad, teme que algo se le escape de su control.
  • Ivy: Rebeldía interna, no le gusta lo que piden de ella pero se resigna.
  • Samira: La picaresca, no encuentra su lugar en el mundo.

Personajes que luchan con su contexto de forma real y creíble, imposible si no estuvieran bien construidos. Si tuviera que poner una pega sería que hay ciertas acciones de los personajes que se van haciendo evidentes y no existe esa sorpresa que se prevé en la forma que está estructurada esa revelación. Algo mínimo porque terminas cogiendo cariño tanto a los personajes como a la historia. También es cierto que hay revelaciones en la historia que no esperas.

Fausto mantiene un secreto durante todo el libro que al ser revelado da un vuelco a la historia. Es en ese momento cuando empiezas a entender la motivación del personaje y porque sus actos pueden ser algo sospechosos.

Ivy es una chica atormentada por sus obligaciones, sabe que tiene que hacer, pero lo detesta. Hasta que conoce a Fausto , en ese momento empieza a desvelar sus inquietudes. La relación con su padre, el rey de Done es lo que hace que Ivy permanezca en su jaula de seda. La figura paterna es muy importante en este libro, hay una contraposición entre la bondad del rey de Dione y la maldad del rey de Granth (padre de Fausto).

Pero sin lugar a dudas el personaje que más ternura despierta es el de Samira, una adolescente que no encuentra su lugar en el mundo y desea que la quieran. Uno de los pilares emocionales de Jaulas de Seda. De ella es el secreto más atroz de la historia.

La tinta sobre el papel:

Cuando decides introducirte en los libros de Iria y Selene sabes que empatizarás con sus personajes. Con un lenguaje sencillo, que no simple, se va tejiendo la historia con precisión de orfebre. Una vez dentro es difícil salir.

La muerte aparece como hachazos que marcan una pauta, cuando menos te lo esperas aparece una muerte que describen con una intensidad que te anima a seguir leyendo.

Estas autoras suelen ofrecer libros muy extensos que, sin embargo, no son pesados de leer ya que prima la historia a la escritura. La sencillez de la prosa ayuda a entender las tramas que sin ser muy rebuscadas tienen la complejidad suficiente para sorprender.

Lo mejor

  • Prosa sencilla que te va guiando de una emoción a otra.
  • Una vez iniciada la lectura no se puede parar hasta llegar al final.

Lo peor

  • En ciertas ocasiones predecible. Hay personajes que se sabe cual es el final antes de la cuenta.

Francisco Raposo

Reseña Panorama
Nuestra valoración
Compartir
Artículo anterior27 FCM: IGUAL-ES. COLOQUIO CON LA DIRECTORA INÉS PARÍS
Artículo siguiente27FCM: CLAUSURA Y PALMARÉS
Periodista y escritor desde que tengo memoria. Apasionado de la literatura y de saber de aquello que no conozco (soy como un niño de cuatro años pero con algunos años más). Escribo en Perro come perro y hablo en La Guerra de los medios. La intensidad está demasiado infravalorada.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.