El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Reseña de Boku no Giovanni destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA REDACTORES RESEÑAS

BIBLIOTECA: MI GIOVANNI #1

Oigo una voz…

…que me llama.

¿Quién…

…eres?

En pocas ocasiones tan pocas palabras dicen tantas cosas. Estamos ante las dos frases que componen el inicio de la obra que nos acontece; dos frases que leeremos al principio, pero también al final. Hay obras, ya sean escritas o visuales, que necesitan iniciarse de nuevo una vez acabas con su último fotograma o palabra. Esta es una de ellas. Reseña de Boku no Giovanni violonchelo - El PalomitrónPues una vez consigues cerrar el último capítulo del tomo, corres apresuradamente al inicio y ves como aquellas palabras cobran todavía más significado. Más valor. Se introducen en ti y te empiezan a hablar. O al menos eso es lo que me ha ocurrido a mí.

Hozumi inicia su nuevo periplo a través de un mensaje; uno que lleva escondido en él más de un significado pero que hasta ahora tan sólo he logrado centrarme en uno. La búsqueda. ¿Quién no se ha sentido perdido alguna vez en su vida? ¿Quién no ha escuchado voces que acuden en su ayuda? ¿Quién no ha nadado en océano sin rumbo? Esas y muchas más cuestiones son las que la obra, de una forma u otra, consigue exponer desde su inicio. Puede que al principio tan sólo sea una conjunción de una frase y una pregunta, pero cuando vuelves a ellas, se transforman en el verdadero sentido de la obra. Pero no solo hablamos de Mi Giovanni, sino que Hozumi se atreve a cruzar una pared de hormigón para llegar hasta nosotros y nos cuestiona cuál es nuestro camino en la vida. Una pregunta que, para algunos, excederá en pretensiones y, para otros, les conducirá hasta las profundidades más suspicaces de su obra.

Es cierto que estamos ante una autora que ha logrado, a través de todos sus trabajos, tratar diversos temas a través del terreno personal. Puede que esta sea su obra más cercana, pero desde que inició su carrera con Izakaya Sachiko la mangaka Hozumi no ha dejado de cosechar éxitos gracias a saber representar los deseos y las ambiciones de las personas. En cada ocasión escoge un telón de fondo como por ejemplo el arte con Sayonara Sorcier o la fantasía con La posada de los objetivos perdidos, pero esta vez ha trasladado la música a sus páginas para tejer una historia acerca de dos chicos cuya principal ambición radica en las melodías más tradicionales. Es difícil trabajar en tantos temas y hacerlo bien, pero estamos ante una artista excepcional que ha logrado adaptarse a cada una de sus ideas y contarnos una historia diferente en cada ocasión. Ahora nos acontece hablar de Tetsuo e Ikumi, hablar de música, preguntarnos quiénes somos… y de una forma u otra, hacerle frente a nuestro destino.

Reseña de Boku no Giovanni hermanos - El Palomitrón

Mi Giovanni nos cuenta la historia de dos chicos adolescentes que, debido al capricho del propio sino, acaban encontrándose a causa de un accidente marítimo. Una voz les acaba uniendo pero ninguno de ellos sabrá que ese sonido será el que les acompañe el resto de sus vidas. Tetsuo, uno de los personajes principales de la obra, es un joven que toca el violonchelo prácticamente desde que tiene uso de razón. Algo que ha hecho que, con el paso de los años, vaya perfeccionando su técnica e incluso acabe ganando un certamen en Tokio. Un premio que valorará mucho más su propia familia que él mismo. A pesar de haber ganado un premio en Tokyo su realidad se resume en Hiyoshi, un pueblecito costero donde no deja de sentirse atrapado y frustrado. Siente que su arte no tiene cabida en ese trozo de tierra y desea, por encima de todas las cosas, poder huir algún día del lugar donde nació.

Por otro lado tenemos a Ikumi, el segundo personaje que copará prácticamente todas las viñetas de la obra. Tiene la misma edad que Tetsuo pero su situación difiere mucho a la de éste; pues, debido a un naufragio que acontece cerca de Hiyoshi, Ikumi se queda totalmente solo en el mundo. Logra lanzarse al mar y salvarse del trágico accidente nadando hasta la costa del pueblo antes citado, pero a cambio de su vida, el destino le dejará totalmente solo y sin nada ante lo que luchar. Miles de leyendas y cuentos populares citan que, a pesar de que la vida logre arrebatarte todo lo que tienes en cuestión de segundos, también es capaz de ofrecerte un nuevo camino. En esta ocasión todo apunta a que las notas del chelo de Tetsuo guiarán al joven Ikumi a encontrar un nuevo camino en su vida; unas notas que conseguirán entrelazar el destino de ambos creando así una nueva nota en la escala musical de sus vidas.

Reseña de Boku no Giovanni Ikumi - El Palomitrón

Es cierto que en la obra se presentan más personajes pero ninguno destaca al nivel del dúo protagonista, a pesar de que la familia de Tetsuo tiene un papel importante en las vidas de ambos y su hermano mayor parece ser otra de las piezas en las que, más pronto que tarde, la obra empleará para dejarnos descubrir más aspectos de la personalidad de Tetsuo. Cada uno de los jóvenes es completamente diferente al otro; se podría decir que son personajes complementarios pues las carencias de uno las suple las virtudes del segundo. Es una forma de combinar dos piezas opuestas; lograr encajar un puzle en términos de sentimientos y personalidad. Hasta ahora Tetsuo había sido un adolescente bastante tímido y cohibido, apenas exponía sus emociones y sentía que ni su propia familia era capaz de entender su forma de vivir. Una en la que la música, concretamente el chelo, era su forma de expresarse ante el mundo. Pero todo cambia cuando Ikumi aparece en su vida; otro joven con su misma edad que por circunstancias de la vida acaba viviendo junto a él. Esa unión no sólo hilará el argumento de la obra, sino que nos dejará explorar a otro Tetsuo gracias a la luz que infunde Ikumi en su vida. Una luz que le despierta nuevos sentimientos y nuevas pasiones. Una luz que, de nuevo, recae en la pasión por la música.

De una forma u otra ambos personajes son seres solitarios ante el mundo, pero cuando están juntos constituyen una dupla muy difícil de quebrar. Aunque la obra se atreva a mostrar incluso en sus primeros compases un elemento que puede disuadir el camino y los deseos de ambos. Una pieza que preferimos mantener en secreto pero que tendrá mucha más fuerza una vez avance la historia. Dejando este pequeño —pero tentativo— matiz de lado, volvamos a ese nexo que une a ambos jóvenes. Ese nexo que dotará a la obra de sonoridad y postulará a Hozumi ante un nuevo registro: la música.

Reseña de Boku no Giovanni Ikumi y Tetsuo - El Palomitrón

Hace unos meses tuve el placer de descubrir una obra en la que, a pesar de ser el baile la pieza fundamental de ésta, la música también tenía su propio valor. Me refiero a Música de Acero, uno de los últimos trabajos de Mizu Sahara que también podemos disfrutar gracias a Milky Way Ediciones. De una forma u otra, ambas obras se han conectado en mi cabeza y por mucho que piense en buscar lazos insólitos o singulares, está claro que no sólo están ligadas por la música sino por cómo consiguen hacerla sonar a través de su fuerza y detallismo. Música de Acero consigue hacerte vibrar a ritmo de sevillanas o bulerías, pero Mi Giovanni lo hace a través del vibrato del propio chelo. Es complicado explicar la sensación que se produce al ver una sucesión de viñetas en la que no existen las palabras, tan sólo el dibujo; uno en el que, poco a poco, muestra cómo los personajes tocan los instrumentos y, de una forma mágica, esa música que parece existir entre las páginas suena en tu interior y te llega a emocionar. Incluso te hace palpitar.

Tetsuo es el pequeño maestro que guiará en un nuevo camino a Ikumi, quien no ha tocado ningún instrumento en la vida; pero gracias al talento del primero y a su facilidad por saber leer la música, se convertirá en una pieza fundamental en la vida de Tetsuo, en su carrera musical y en el propio hilo argumental de la historia. Personalmente creo que aquellas obras que apuestan por dejar la acción de lado y centrarse el día a día de un personaje tienen un valor único, un valor en el que como lectores podemos sentirnos identificados. Y justamente esa emoción es la que consigue Hozumi a través de este trabajo, pues aunque no seas un fiel amante de la música la obra conseguirá empaparte y envolverte entre sus notas; desde las más agudas hasta las más altas. Es cierto que en esta ocasión no nos guiará una partitura, pero sí que lo harán Tetsuo e Ikumi a través de su propia aventura musical. Una en la que los sentimientos jugarán un papel importante y en la que las personalidades de ambos no siempre casarán a la perfección. La obra se atreve a sacarte alguna que otra sonrisa, pero también lo hace en el terreno inverso y emplea el coraje para devolverte de nuevo a la realidad. En el terreno musical no siempre todo suena bien, y Mi Giovanni es un claro ejemplo de ello y de cómo a través de dos personajes totalmente opuestos encontraremos esos dos perfiles y multitud de emociones que conseguirán acercarnos a la verdadera definición de música.

Reseña de Boku no Giovanni tetsuo - El Palomitrón

«Seguro que en un futuro habrá quien te envidie… quien no te comprenda… quien te malinterprete. Es probable que a veces sientas emociones que no comparten los demás…»

Pero Hozumi no sólo ha venido a mostrarnos un pentagrama más que leer, también ha regresado para mostrarnos, a través de Ikumi y Tetsuo, el camino de búsqueda ante la vida. Es cierto que en un primer momento puede resultarnos algo gravoso, pues estamos ante dos niños de menos de 15 años; pero justamente en ese detalle es donde la autora aprovecha para relucir que da igual la edad, todos necesitamos un camino por el cual transitar y en esta ocasión todo apunta a que la lozanía marcará el periplo de ambos jóvenes. A lo largo de la vida se tienen millones de sueños, algunas aspiraciones y un deseo verdadero. Y esto es algo que se refleja a la perfección en Tetsuo, una persona que vive por y para la música y cuyo mayor deseo es despuntar en este terreno; con trabajo y mucho esfuerzo. Pero a su vez, Hozumi se interpone en este plano tan palpable para todos nosotros y nos muestra a Ikumi, un joven que lo ha perdido todo y parece haber encontrado su camino gracias a las notas de Tetsuo. Unas notas que al principio tan sólo servirán de apoyo pero que, poco a poco, también se convertirán en su pasión y en su deseo. Uno en el que, en esta ocasión, está de lado de la fortuna y dejará asomar a un genio disfrazado de niño. Este enfrentamiento de talento, por denominarlo de alguna forma, se empieza a vislumbrar al inicio de la obra; y, posiblemente, sea otro de los pilares bajo los que se apoye a lo largo de su historia. Como decíamos antes, en la música no todo suena al compás y en este punto es donde Hozumi nos demuestra el verdadero camino que te lleva a cumplir tu sueño; un camino lleno de trabas pero también de felicidad, un camino que te definirá, afinado o no, como persona y ser ante el mundo que nos ha tocado vivir. Un mundo cuya sonoridad dicta el corazón de cada persona y las cuerdas de su destino.

«…pero, yo nunca te traicionaré.»

Reseña de Boku no Giovanni hermanos tocando - El Palomitrón

A nivel artístico Mi Giovanni presenta un dibujo magnífico, con diseños muy marcados por sus líneas, cautivadores y ante todo con unas escenas muy elaboradas donde los personajes son los protagonistas; dejando así a los fondos un espacio menor aunque no descuidado. En cada una de sus páginas no solo nos encontramos un trazo grueso a la vez que definido al más puro estilo Hozumi, sino que podemos llegar a palpar y sentir cada una de las notas que se muestran en cada una de sus escenas. Un trabajo no sólo de composición, sino de saber mostrar el plano perfecto en el momento indicado. Algo que Hozumi ha logrado a la perfección, haciendo sonar su obra desde el plano más exámine posible, el papel. A su vez, la autora ha logrado unos primeros planos sensacionales donde no solo podemos apreciar el sumo cuidado que tiene Hozumi con los rasgos faciales —tal y como ha demostrado en todas sus obras hasta el momento—, sino que también podemos percibir el mimo que antepone a todos los elementos de cada escena; en esta ocasión elementos dotados de personalidad sonora, costera y sentimental. Una nota, una lágrima, una brisa… todo tiene cabida en Mi Giovanni.

En definitiva, estamos ante una obra en la que no sólo tiene espacio una narrativa exquisita, sino que también goza de un apartado visual digno de admirar. Hozumi ha vuelto a demostrar que sabe captar las emociones en el papel y las miradas de sus personajes son las principales culpables de ello. Parece un detalle nimio, pero la autora consigue algo único dibujando emociones a través de los ojos de sus personajes. Seguramente cada uno de nosotros recibamos nuestra propia mirada particular, y es ahí donde reside la auténtica magia de Hozumi. En saber contar su historia pero también en saber transmitirla a todos sus lectores. Mi Giovanni no sólo nos contará el periplo de Tetsuo e Ikumi, también nos cantará… también nos conmoverá… también nos preguntará ¿quién eres? ¿de dónde viene esa voz llamada sino?

Reseña de Boku no Giovanni cartel edición - El Palomitrón

Reseña de Boku no Giovanni portada - El Palomitrón

Con motivo del pasado Salón del Manga de Barcelona, la editorial asturiana Milky Way Ediciones anunció un total de seis nuevas licencias. Entre ellas encontramos Mi Giovanni. Una joya atemporal única que desde la editorial asturiana afirman que llegará a más de un corazón y que sonará en él eternamente. Mi Giovanni  #1 está compuesto por un total de 192 páginas en blanco y negro. Su edición mantiene un formato C6, rústica con sobrecubierta y una dimensión de 11,5 x 17 cms.

La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea de otro tipo de obras de la editorial. La portada logra un gran impacto visual tanto por su diseño como por sus tonalidades níveas y añiles que aportan cierta proximidad y elegancia. En esta ocasión, al igual que ocurre en la totalidad de su catálogo, la editorial ha apostado por una edición realmente exquisita que guarda total consonancia con todo lo publicado hasta el momento. Como ocurre en muchas de sus obras, el diseño de la portada respeta al máximo el japonés. La ilustración se encuentra en la misma localización al igual que el título, que guarda total semejanza y ubicación —añadir tan solo que en esta ocasión el título japonés es sustituido por el castellano, ‘Mi Giovanni‘—. Al igual que ocurre con el tomo original, la portada está protagonizada por Tetsuo e Ikumi, los dos protagonistas de la obra en su lozanía. La ilustración nos deja conocer a ambos, pero también el lugar que les unió, la playa de Hiyoshi. En esta ocasión en la contraportada tan sólo encontramos la sinopsis de la obra y una pequeña ilustración de un violonchelo, pieza clave en la obra que nos acontece. En conjunto, se trata de una composición sencilla pero que a su vez rebosa gentileza y sosiego para presentarnos de la mejor manera posible la última propuesta de Hozumi. Añadir que, a modo de sorpresa, os recomendamos retirar la sobrecubierta para observar el diseño de la portada y la contraportada interiores; un diseño que nos trasladará en cuestión de segundos a un nuevo universo copado por uno de los artes más queridos de todos los tiempos, la música.

Mi Giovanni #1 salió a la venta el pasado mes de marzo a un precio de 8,00€. Este tomo consta de un total de seis capítulos, en los que residen los primeros compases de la historia de Tetsuo e Ikumi. Como sello exclusivo de la editorial también nos encontraremos dentro de cada tomo un marcapáginas con un diseño basado en la portada, algo que tan sólo conseguirás si haces el pedido de manera directa a Milky Way Ediciones. En cuanto a errores de impresión o diseño no hemos encontrado ninguno. Tanto el entintado, como el sangrado y las viñetas gozan de una perfecta armonía en el tomo y además está perfectamente traducido a nuestro idioma, cortesía de Judit Moreno (DARUMA Serveis Lingüístics, SL).

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.